Man­te­ner vi­va la his­to­ria

Habanos - - Coleccionismo - POR ZOE NOCEDO PRI­MO, DI­REC­TO­RA DEL MU­SEO DEL TA­BA­CO FO­TOS FERVAL

TO­DO LO RE­LA­CIO­NA­DO CON EL

HABANO PRO­VO­CA ILU­SIÓN. ES CO­NO­CI­DO QUE EXIS­TEN, EN CU­BA Y EL

EX­TE­RIOR, GRAN­DES CO­LEC­CIO­NIS­TAS DE PIE­ZAS VIN­CU­LA­DAS A LA IN­DUS­TRIA TA­BA­CA­LE­RA, Y EN ES­PE­CIAL A LA DEL ME­JOR PU­RO PRE­MIUM DEL MUN­DO

“El con­cep­to de Pa­tri­mo­nio es am­plio e in­clu­ye sus en­tor­nos tan­to na­tu­ra­les co­mo cul­tu­ra­les. Abar­ca los pai­sa­jes, los si­tios his­tó­ri­cos, los em­pla­za­mien­tos, así co­mo la bio­di­ver­si­dad, los gru­pos de ob­je­tos di­ver­sos, las tra­di­cio­nes pa­sa­das y pre­sen­tes, y los co­no­ci­mien­tos y ex­pe­rien­cias vi­ta­les. Re­gis­tra y ex­pre­sa lar­gos pro­ce­sos de evo­lu­ción his­tó­ri­ca cons­ti­tu­yen­do la esen­cia de muy di­ver­sas iden­ti­da­des na­cio­na­les, re­gio­na­les, lo­ca­les, in­dí­ge­nas y es par­te in­te­gran­te de la vi­da mo­der­na. Es un pun­to de re­fe­ren­cia di­ná­mi­co y un ins­tru­men­to po­si­ti­vo de cre­ci­mien­to e in­ter­cam­bio. La me­mo­ria co­lec­ti­va y el pe­cu­liar pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de ca­da co­mu­ni­dad o lo­ca­li­dad es in­sus­ti­tui­ble y una im­por­tan­te ba­se pa­ra el desa­rro­llo no so­lo ac­tual sino fu­tu­ro”.

Un bre­ve aná­li­sis del con­te­ni­do de es­tos fun­da­men­tos, re­fle­ja­dos en la Car­ta so­bre Tu­ris­mo Cul­tu­ral del ICOM, per­mi­te in­ter­pre­tar la im­por­tan­cia que re­vis­te pa­ra el in­di­vi­duo, la so­cie­dad y muy es­pe­cial­men­te pa­ra los es­pe­cia­lis­tas que la­bo­ran pa­ra el Pa­tri­mo­nio, ser ce­lo­sos del cum­pli­mien­to de las fun­cio­nes esen­cia­les de los mu­seos; con­ser­var, pro­te­ger, in­ves­ti­gar y ex­hi­bir el Pa­tri­mo­nio, pues es la vía en es­tas ins­ta­la­cio­nes, en los lu­ga­res pú­bli­cos, o en el man­te­ni­mien­to de las tra­di­cio­nes, pa­ra con­ser­var vi­va la his­to­ria y cul­tu­ra de una na­ción, cons­ti­tu­yen­do la in­ter­pre­ta­ción de los va­lo­res ma­te­ria­les y es­pi­ri­tua­les de una so­cie­dad.

Es co­no­ci­do que la exis­ten­cia y evo­lu­ción del hom­bre ha man­te­ni­do apa­re­ja­da, la afi­ción por la co­lec­ción de ob­je­tos, aun­que ha­ya te­ni­do un ca­rác­ter es­pon­tá­neo y anó­ni­mo. El Re­na­ci­mien­to, al de­cir del ar­qui­tec­to Jo­sé Li­na­res, pres­ti­gio­sa per­so­na­li­dad del Pa­tri­mo­nio, fue la eta­pa en que es­ta ac­ción fue­se rea­li­za­da con una ma­yor ex­pre­sión, dí­ga­se co­no­ci­mien­to y ge­ne­ra­li­za­ción, y por ello su ejer­ci­cio a tra­vés de los años dio lu­gar a la apa­ri­ción del mu­seo.

Co­lec­cio­nes pri­va­das ya exis­tían, da­da la pro­pia evo­lu­ción de la so­cie­dad y mu­chas de ellas han con­ta­do con una ca­li­dad in­dis­cu­ti­ble, tan­to por su con­te­ni­do y por la for­ma de ser pro­te­gi­da.

El co­lec­cio­nis­mo de ob­je­tos re­la­cio­na­dos con la in­dus­tria ta­ba­ca­le­ra cu­ba­na, no es­tá exen­to de es­te desa­rro­llo. El pre­sen­tar­se al mun­do nues­tro ta­ba­co ne­gro co­mo el de ma­yor ca­li­dad del pla­ne­ta, in­ci­ta a que fu­ma­do­res o no, con­ser­ven con pa­sión los Ha­ba­nos o aque­llos uten­si­lios que in­ter­vie­nen en el há­bi­to de fu­mar.

Una in­dus­tria que as­cen­día del chin­chal al ta­ller y de és­te a la fá­bri­ca, aque­llos pa­la­ce­tes fa­bri­les que des­de me­dia­dos del si­glo XIX se ins­ta­la­ron pa­ra el tor­ci­do de los me­jo­res pu­ros del mun­do, mo­ti­va­ba una ma­yor afi­ción por res­ca­tar en­va­ses, los “hie­rros” con los cua­les se mar­ca­ban aque­llos gran­des ca­jo­nes de pi­nos que tras­la­da­ban la ma­te­ria pri­ma ha­cia Se­vi­lla, pa­ra nu­trir a la fá­bri­ca que des­de las pri­me­ras dé­ca­das de ese si­glo es­ta­ba en ple­na pro­duc­ción y más ade­lan­te lle­nos de más de mil uni­da­des de pu­ros tor­ci­dos.

To­da pie­za re­la­cio­na­da con el ta­ba­co cu­bano, co­mo se le lla­ma­ría an­tes de ser de­no­mi­na­do Habano, pro­vo­ca­ba ilu­sión, pues pa­ra­fra­sean­do a don Fer­nan­do Or­tíz, ese sa­bio cu­bano, es­tu­dio­so pro­fun­do de nues­tra so­cie­dad, el “con­tra­pun­teo en­tre el ta­ba­co y el azú­car” era la ex­pre­sión de la lu­cha en­tre los dos pro­duc­tos esen­cia­les de la eco­no­mía cu­ba­na.

La de­man­da ca­da vez ma­yor del ta­ba­co cu­bano por par­te de la Metrópoli se­ría mo­ti­vo de una ma­yor ne­ce­si­dad pa­ra in­cre­men­tar la pro­duc­ción, de ahí que sur­gie­ran cien­tos y cien­tos de fá­bri­cas, mu­chas de re­nom­bre in­ter­na­cio­nal des­de sus pri­me­ros mo­men­tos. Los mar­quis­tas res­pon­die­ron a ello con la uti­li­za­ción de las ani­llas y ha­bi­li­ta­cio­nes, co­mo re­sul­ta­do de la evo­lu­ción del ar­te li­to­grá­fi­co en Cu­ba y a la par, los co­lec­cio­nis­tas co­men­za­ron a con­ser­var con re­ce­lo es­tas ma­ra­vi­llas de pa­pel que co­men­za­ban a inun­dar el mun­do.

Ha si­do la Vi­tol­fi­lia, en el mun­do del ta­ba­co, el ar­te más di­fun­di­do, al co­lec­cio­nar ani­llas y ha­bi­li­ta-

La pro­li­fe­ra­ción

mun­dial del ta­ba­co cu­bano co­mo el de ma­yor ca­li­dad, in­ci­tó a la con­ser­va­ción de los uten­si­lios que in­ter­vie­nen en el há­bi­to de fu­mar

cio­nes, pues los afi­cio­na­dos a es­tas or­ga­ni­za­ban sus co­lec­cio­nes, in­ter­cam­bia­ban pie­zas, de­fi­nían los te­mas que ca­rac­te­ri­za­ban a su co­lec­ción y de­ter­mi­na­ban la an­ti­güe­dad de sus pie­zas, sien­do fie­les apa­sio­na­dos y de­fen­so­res de es­tas. La con­cep­ción se am­plía y la Me­mo­ra­bi­lia, y otras ma­ni­fes­ta­cio­nes en el co­lec­cio­nis­mo ta­ba­ca­le­ro, se unen a es­te con­cep­to, ya que no son po­cos los que au­men­tan sus co­lec­cio­nes con ta­ba­que­ras, uten­si­lios del fu­ma­dor, ca­ji­tas de fós­fo­ros, do­cu­men­tos, bi­blio­gra­fía, mo­bi­lia­rio y otros ob­je­tos re­la­cio­na­dos con es­te pro­duc­to.

Es co­no­ci­do que exis­ten, en Cu­ba y el ex­te­rior, gran­des co­lec­cio­nis­tas de pie­zas re­la­cio­na­das con la in­dus­tria ta­ba­ca­le­ra, y en es­pe­cial la del Habano. Con ce­lo han con­ser­va­do esa ma­ra­vi­llo­sa his­to­ria que en­ri­que­ce al ta­ba­co cu­bano, evi­tan­do su des­truc­ción o aban­dono.

¿Có­mo lo­grar que ta­les co­lec­cio­nes pri­va­das, con la apro­ba­ción de sus due­ños, en mo­men­tos de­ter­mi­na­dos pue­dan ser ex­pues­tas en fun­ción de la so­cie­dad, pa­ra su con­tem­pla­ción y edu­ca­ción, que ha­ga po­si­ble en­ri­que­cer la cul­tu­ra de los pú­bli­cos asis­ten­tes, mos­tran­do lo que ha si­do la his­to­ria y el ar­te re­la­cio­na­dos con el ta­ba­co cu­bano?

Re­fie­re Luis Alonso Fer­nán­dez en su obra Mu­seo­lo­gía. In­tro­duc­ción a la Teo­ría y Prác­ti­ca del Mu­seo (1993), que “…el mu­seo…de ins­ti­tu­ción cuestionada y com­ba­ti­da…se trans­for­ma­ría co­mo uno de los ins­tru­men­tos so­cio­cul­tu­ra­les más de­man­da­dos y co­di­cia­dos en la ac­tual so­cie­dad pos­t­in­dus­trial. Ha ad­qui­ri­do nue­vos pa­rá­me­tros de de­fi­ni­ción, ex­pre­sión e in­ter­pre­ta­ción del bien cul­tu­ral”.

En la li­te­ra­tu­ra de­di­ca­da a es­tos te­mas se des­ta­ca per­ma­nen­te­men­te, có­mo las ins­ti­tu­cio­nes de­ben so­cia­li­zar es­te tra­ba­jo y su ges­tión pa­ra con­se­guir una ma­yor in­ci­den­cia pú­bli­ca y pro­mo­ver la in­for­ma­ción, sien­do ello una for­ma de be­ne­fi­ciar al tu­ris­mo cul­tu­ral y lo­grar un en­ri­que­ci­mien­to de to­da es­ta la­bor.

Par­tien­do de es­tas con­si­de­ra­cio­nes, po­drá com­pren­der­se la im­por­tan­cia que tu­vo, que el Dr. Eu­se­bio Leal Spen­gler, Di­rec­tor de la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor de la Ha­ba­na, fun­da­ra el 26 de fe­bre­ro de 1993 el Mu­seo del Ta­ba­co o Sa­las de la Cul­tu­ra del Ta­ba­co co­mo apa­re­ce en su fa­cha­da, en una de las ca­lles más po­pu­lo­sas e im­por­tan­tes de la otro­ra Vi­lla de San Cris­tó­bal de La Ha­ba­na, en la ac­tua­li­dad Cen­tro His­tó­ri­co Ha­ba­ne­ro, dan­do so­lu­ción aun­que de for­ma tran­si­to­ria co­mo él mis­mo ex­pre­só, a la au­sen­cia en Cu­ba de dos mu­seos: el del ta­ba­co y el del azú­car.

En el No. 120 de es­ta ca­lle y fran­quean­do con la ca­lle de Obis­po, col­ma­da en su his­to­ria co­lo­nial de ta­ba­que­rías, y al otro la­do la ca­lle de la Obra­pía, iden-

ti­fi­ca­da por la ca­so­na que le ha­ce es­qui­na y tam­bién por al­ma­ce­nes de ta­ba­co en otra de sus ca­sas, en­con­tra­rá una ca­sa de los pri­me­ros años del si­glo XVIII, de dos plan­tas, que per­te­ne­cie­ra en la co­lo­nia a Bar­to­lo­mé Lu­que y des­pués a otros pro­pie­ta­rios por el ac­to de com­pra y ven­ta.

Esa be­lla ca­sa con su bal­co­nes al ex­te­rior que per­mi­ten la vi­si­bi­li­dad has­ta la ca­lle de la Amar­gu­ra por su de­re­cha y has­ta la es­qui­na de la en­tra­da a la Ca­te­dral de La Ha­ba­na por su iz­quier­da, se con­ver­ti­ría con un ca­rác­ter tran­si­to­rio, en el si­tio pa­ra con­ser­var, pro­te­ger, es­tu­diar, ex­hi­bir y edu­car a to­dos los vi­si­tan­tes en la his­to­ria y cul­tu­ra del ta­ba­co en Cu­ba.

Co­lec­cio­nes de pi­pas, ta­ba­que­ras, ci­ga­rre­ras, bo­qui­llas, ce­ni­ce­ros, hu­mi­do­res, tro­feos, óleos, pie­zas de las ar­tes de­co­ra­ti­vas, ani­llas y ha­bi­li­ta­cio­nes, do­cu­men­tos, bi­blio­gra­fía y otros ob­je­tos, son cui­da­dos con es­me­ro y pa­sión por un pe­que­ño co­lec­ti­vo de tra­ba­ja­do­res en el que con va­ria­das fun­cio­nes de or­de­nar, es­tu­diar, ve­lar o con­ser­var, la­bo­ran día a día pa­ra ofre­cer dos Sa­las ex­po­si­ti­vas y dos Re­ci­bi­do­res.

La ma­yor co­lec­ción que ate­so­ra el mu­seo, es la que co­rres­pon­de al Ar­te Li­to­grá­fi­co, ex­hi­bien­do esas ma­ra­vi­llas de pa­pel, que han ador­na­do con fi­ne­za las ca­jas de los ha­ba­nos y sus ta­ba­cos.

Ani­llas, vis­tas, cu­bier­tas, ta­pa­cla­vos, bo­fe­to­nes, lar­gue­ros, cos­te­ros en­tre otros, cons­ti­tu­yen una de las co­lec­cio­nes más in­tere­san­tes de es­te si­tio. De la li­to­gra­fía más an­ti­gua, a la cro­mo­li­to­gra­fía, pa­san­do al má­xi­mo es­plen­dor, la in­clu­sión del pan de oro en la im­pre­sión y el uso de la pur­pu­ri­na, pol­vo de bron­ce, que con ca­li­dad, ha­ce con­fun­dir a quie­nes so­lo por ob­ser­va­ción con­tem­plen es­tas be­llas im­pre­sio­nes en pie­dra.

Cuan­ta alegría re­ci­be el vi­si­tan­te pro­ce­den­te de Ale­ma­nia por ejem­plo, al po­der con­tem­plar las piedras ca­li­zas pro­ce­den­tes de ese país y mu­chos ver por pri­me­ra vez, la ima­gen de Aloys Se­ne­fel­der, el crea­dor de es­te Ar­te, en un ma­jes­tuo­so mu­ral li­to­grá­fi­co. Tam­po­co son po­cos los vi­si­tan­tes y es­pe­cial­men­te los fran­ce­ses, al con­tem­plar el pa­pel de mar­qui­llas pro­ce­den­tes de su país.

Otra co­lec­ción im­por­tan­te es­tá re­pre­sen­ta­da por las pi­pas, que co­mo es co­no­ci­do fue­ron usa­das des­de la Co­mu­ni­dad Primitiva y en su evo­lu­ción las po­de­mos en­con­trar con­fec­cio­na­das con piedras, ca­ñas, hue­sos, me­ta­les, ma­de­ras y otros ma­te­ria­les, que es­tán ex­hi­bi­das en la ca­sa-mu­seo.

La ar­ci­lla, co­mo ma­te­rial idó­neo pa­ra su fa­bri­ca­ción y el cao­lín co­mo otro de los ma­te­ria­les, se pre­sen­tan en una im­por­tan­te mues­tra de pi­pas ar­queo­ló­gi­cas del Ga­bi­ne­te de Ar­queo­lo­gía de la OHC. A es­tas se su­ma una do­na­ción de dos pi­pas muy an­ti­guas do­na­das al mu­seo por el His­to­ria­dor de la Ciu­dad, tam­bién pi­pas con­fec­cio­na­das en ma­de­ra per­te­ne­cien­tes al si­glo XIX, de con­fec­ción fran­ce­sa, in­gle­sa, ho­lan­de­sa, es­pa­ño­la y otros paí­ses de Eu­ro­pa, sin de­jar de men­cio­nar a la rei­na de to­das las pi­pas que en cual­quier co­lec­ción, se­gún el cri­te­rio del Di­rec­tor del Ga­bi­ne­te, las de es­pu­ma de mar o si­li­ca­to de mag­ne­sio, que pro­ce­den­te del ya des­apa­re­ci­do Mu­seo del Ta­ba­co en Vie­na, se man­tie­nen en es­te si­tio.

Di­ver­sos di­se­ños y for­ma­tos em­be­lle­cen es­ta co­lec­ción, aun­que se co­no­ce que el ta­ba­co tor­ci­do se con­vir­tió en el si­glo XIX en la pre­fe­ren­cia del fu­ma­dor en

Cu­ba, por lo que al­gu­nas ca­jas con sus ta­ba­cos, de más de 70 años, se man­tie­nen en la Co­lec­ción.

De igual for­ma, una co­lec­ción de ta­ba­que­ras for­ma par­te de los ob­je­tos del mu­seo. Des­de los años 50, ar­te­sa­nos ya co­men­za­ban a desa­rro­llar es­tos be­llos es­tu­ches, que con di­ver­sos ma­te­ria­les sir­vie­ron co­mo en­va­ses de lu­jo, co­rres­pon­dien­do a la ca­li­dad del ta­ba­co en su in­te­rior.

Ta­ba­que­ras his­tó­ri­cas, co­mo la ob­se­quia­da a Juan Gual­ber­to

Gó­mez, de­le­ga­do del Par­ti­do

Re­vo­lu­cio­na­rio Cu­bano en la

Is­la du­ran­te la Gue­rra de In­de­pen­den­cia de 1895; otras de es­te si­glo y de los ini­cios del XX, que mues­tran el ex­qui­si­to tra­ba­jo de mar­que­te­ría; las ta­ba­que­ras pre­si­den­cia­les por la pre­sen­cia del es­cu­do na­cio­nal en su di­se­ño; y la re­pro­duc­ción de la ca­sa de Fi­del en

Bi­rán, ob­se­quia­da al lí­der his­tó­ri­co de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na y do­na­da, jun­to a otro gru­po de ob­je­tos a la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor, son al­gu­nas de las jo­yas con que cuen­ta es­te mu­seo.

Otras pie­zas, con­si­de­ra­das uten­si­lios del fu­ma­dor, mues­tran sus for­ma­tos, di­se­ños ar­tís­ti­cos, va­rie­dad de ma­te­ria­les, cu­rio­si­da­des en su con­fec­ción, po­si­ble épo­ca, mar­cas y to­do aque­llo que con­tri­bu­ye a con­tar la his­to­ria del ar­te vin­cu­la­da al am­bien­te del fu­ma­dor.

La co­la­bo­ra­ción pa­ra en­ri­que­cer las co­lec­cio­nes del mu­seo han es­ta­do pre­sen­te du­ran­te to­dos es­tos años. Es ejem­plo de ello el in­cre­men­to de la li­to­gra­fía con los apor­tes de al­gu­nos vi­tol­fí­li­cos cu­ba­nos, con ami­gos del ex­te­rior, la ad­qui­si­ción del som­bre­ro que per­te­ne­ció a Com­pay Se­gun­do y fue­ra subas­ta­do en un Fes­ti­val del Habano; el tro­feo Hom­bre Habano en Co­mu­ni­ca­ción, en­tre­ga­do al es­cri­tor cu­bano ya des­apa­re­ci­do Orlando Qui­ro­ga; cu­chi­llas an­ti­guas pa­ra el cul­ti­vo del ta­ba­co; en­va­ses muy an­ti­guos pa­ra ta­ba­co de la mar­ca H. Up­mann o una ca­ja con tres ta­ba­cos de la mar­ca Don Qui­jo­te, con más de 100 años.

Los va­lo­res que ate­so­ra el Mu­seo del Ta­ba­co de la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor, con­ti­nua­rán al ser­vi­cio de la co­mu­ni­dad y de to­dos los vi­si­tan­tes que de­ci­dan co­no­cer so­bre la cul­tu­ra ta­ba­ca­le­ra.

Ac­tual­men­te

exis­ten, en Cu­ba y en el ex­te­rior, gran­des co­lec­cio­nis­tas

de pie­zas re­la­cio­na­das con la in­dus­tria ta­ba­ca­le­ra, y en es­pe­cial la del

Habano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.