SAN­TIA­GO DE CU­BA

Un en­cuen­tro con lo au­tén­ti­co

Habanos - - Gastronomía - POR MSC. ARQ. OMAR LÓ­PEZ RO­DRÍ­GUEZ, CON­SER­VA­DOR DE LA CIU­DAD DE SAN­TIA­GO DE CU­BA

El des­tino Cu­ba es­tá pro­vis­to de si­tios em­ble­má­ti­cos del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral y na­tu­ral; va­rios po­los son re­co­no­ci­dos in­ter­na­cio­nal­men­te y for­man par­te del iti­ne­ra­rio fre­cuen­te del mo­vi­mien­to tu­rís­ti­co in­ter­na­cio­nal. La Ha­ba­na Vie­ja y Va­ra­de­ro son íco­nos pa­ra los vi­si­tan­tes de cual­quier rin­cón del mun­do. Jun­to a ellos, nues­tra lar­ga is­la ofre­ce otros en­can­tos sin­gu­la­res don­de de­lei­tar­se y dis­fru­tar de una es­tan­cia inol­vi­da­ble por va­rios días.

San­tia­go de Cu­ba es uno de es­tos po­los que ofre­ce co­mo atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos un pa­tri­mo­nio te­rri­to­rial de al­ta sig­ni­fi­ca­ción, don­de es po­si­ble des­de la ciu­dad ca­be­ce­ra es­ta­ble­cer to­da una se­rie de cir­cui­tos y ex­cur­sio­nes de in­te­rés pai­sa­jís­ti­co y cul­tu­ral. En­tre ellos pue­den des­ta­car­se el pai­sa­je for­ti­fi­ca­do del Ca­ri­be don­de se des­ta­ca el Cas­ti­llo de San Pe­dro de la Ro­ca, Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, lo­ca­li­za­do en la mis­ma en­tra­da de la bahía. Tam­bién re­sul­ta muy atrac­ti­vo el pai­sa­je ar­queo­ló­gi­co ca­fe­ta­le­ro, es­pe­cial con­jun­ción de cul­tu­ra y na­tu­ra­le­za aso­cia­da a un he­cho cul­tu­ral tras­cen­den­te del si­glo XIX, cuan­do co­lo­nos fran­ce­ses de­ja­ron su im­pron­ta en las mon­ta­ñas que ro­dean la ciu­dad al crear un em­po­rio del ca­fé. Un mo­tel, va­rios sen­de­ros y un atrac­ti­vo pai­sa­je na­tu­ral re­ma­ta­do por La Gran Pie­dra, con­for­man un pro­duc­to inigua­la­ble.

El Po­lo San­tia­go vie­ne per­fec­cio­nan­do su tu­ris­mo de ciu­dad. Hoy es­te pro­duc­to se ofre­ce con in­con­ta­bles opor­tu­ni­da­des de dis­fru­te de un cen­tro his­tó­ri­co con un ur­ba­nis­mo ma­ti­za­do por la ubi­ca­ción es­pe­cial de la ciu­dad en­tre el mar y las mon­ta­ñas, y un le­ga­do ar­qui­tec­tó­ni­co que se pre­cia de te­ner ejem­pla­res sig­ni­fi­ca­ti­vos del pe­río­do co­lo­nial, en­tre ellos igle­sias, edi­fi­cios ci­vi­les, cons­truc­cio­nes do­més­ti­cas y pla­zas, don­de se ar­ti­cu­la hoy día la di­ná­mi­ca de la vi­da ur­ba­na.

Ho­te­les, mo­te­les y hos­ta­les di­se­mi­na­dos por to­da la ciu­dad ofre­cen un alo­ja­mien­to de opor­tu­ni­dad y va­rie­dad; la gas­tro­no­mía ri­ca en tra­di­cio­nes y pla­tos po­pu­la­res se ad­quie­re en res­tau­ran­tes y pa­la­da­res que ga­ran­ti­zan el gus­to in­ter­na­cio­nal y ex­po­nen las de­li­cias lo­ca­les. Una ac­ti­vi­dad ex­tra-ho­te­le­ra pa­ra el ocio vie­ne con­so­li­dan­do una ga­ma de pro­duc­tos don­de la música y el bai­le tie­nen lu­gar pre­fe­ren­te, en una ciu­dad que se re­co­no­ce co­mo uno de los prin­ci­pa­les hi­tos de la música ca­ri­be­ña, cu­na del bo­le­ro cu­bano, la tro­va y el son. Da fe de su je­rar­quía en tér­mi­nos de fies­tas po­pu­la­res su car­na­val que, ce­le­bra­do en ju­lio, es ca­paz de atraer vi­si­tan­tes de to­do el mun­do.

Siem­pre que­da­rá al­go por ver o sen­tir en San­tia­go, la tie­rra hos­pi­ta­la­ria don­de la His­to­ria cu­bre ca­da pie­dra del ca­mino y la cul­tu­ra bro­ta es­pon­tá­nea en ca­da es­qui­na. En sus in­me­dia­cio­nes se en­cuen­tra el San­tua­rio Na­cio­nal a la Vir­gen de la Ca­ri­dad del Co­bre, Pa­tro­na de Cu­ba, si­tio de vi­si­ta obli­ga­da pa­ra to­do cu­bano y tam­bién to­do aquel que se mo­ti­ve por un pai­sa­je aso­cia­ti­vo re­la­cio­na­do con la mi­ne­ría del co­bre, la es­cla­vi­tud y la re­li­gión. Allí se en­cuen­tra el Mo­nu­men­to al Ci­ma­rrón, obra es­cul­tó­ri­ca que anun­cia des­de lo al­to de una co­li­na la re­bel­día es­cla­va y que res­pon­de a la Ru­ta del Es­cla­vo por Amé­ri­ca, pues­ta en vi­si­bi­li­dad por la UNES­CO.

Vi­si­tar es­ta ciu­dad que por­ta la de­no­mi­na­ción de Hé­roe, sig­ni­fi­ca un en­cuen­tro emo­cio­nan­te con pá­gi­nas tras­cen­den­tes de la his­to­ria na­cio­nal que se des­cu­bre an­te el vi­si­tan­te en sus mo­nu­men­tos na­cio­na­les, en las pla­zas y par­ques, en sus mu­seos y si­tios his­tó­ri­cos. El Ce­men­te­rio Pa­tri­mo­nial San­ta Ifi­ge­nia guar­da con ce­lo las re­li­quias de Jo­sé Mar­tí, el Hé­roe Na­cio­nal, de Car­los Ma­nuel de Cés­pe­des, Pa­dre de la Pa­tria, y otras mu­chas per­so­na­li­da­des del acon­te­cer his­tó­ri­co y cul­tu­ral de la Is­la.

San­tia­go, con sus 500 años de exis­ten­cia, ex­tien­de sus ma­nos al vi­si­tan­te, y le ase­gu­ra una es­tan­cia lle­na de vi­ven­cias y emo­cio­nes difíciles de ol­vi­dar. La re­la­ción es­tre­cha en­tre el pa­tri­mo­nio y el tu­ris­mo ha­cen ga­la de in­te­li­gen­cia y res­pon­sa­bi­li­dad, pa­ra en­tre­gar to­da una ga­ma de pro­duc­tos que per­mi­tan un desa­rro­llo sus­ten­ta­ble com­pro­me­ti­do con el me­dio am­bien­te, don­de el vi­si­tan­te y la po­bla­ción re­cep­to­ra –en su roll de por­ta­do­res cul­tu­ra­les– es­ta­blez­can un diá­lo­go fran­co y abier­to so­bre lo au­tén­ti­co y ma­ra­vi­llo­so de exis­tir en el Ca­ri­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.