Leal, en­tre La Ha­ba­na y Car­ta­ge­na

Trabajadores - - NACIONALES - Yai­ma Puig Me­ne­ses

Car­ta­ge­na de In­dias, Co­lom­bia.— An­dar Car­ta­ge­na de In­dias con el doc­tor Eu­se­bio Leal Spen­gler es to­do un pri­vi­le­gio. En diá­lo­go con la pren­sa cu­ba­na, po­cas ho­ras des­pués de lle­gar a es­ta her­ma­na tie­rra ca­ri­be­ña, evo­có una vi­si­ta an­te­rior en la que acom­pa­ñó al Co­man­dan­te en Je­fe Fi­del Cas­tro Ruz y com­par­tió al­gu­nas de sus emo­cio­nes por en­con­trar­se una vez más en sue­lo co­lom­biano.

Re­me­mo­ró que so­bre­vo­la­ban aún el cie­lo de Car­ta­ge­na y Fi­del le pre­gun­tó “qué pue­do ha­cer, qué po­de­mos ha­cer por La Ha­ba­na Vie­ja”. Y así pu­die­ra de­cir­se, con esa in­te­rro­gan­te sal­va­do­ra, “se de­ci­dió un po­co el des­tino de lo que es hoy nues­tro cen­tro his­tó­ri­co”.

“Re­co­rrer es­tas ca­lles, es­tas pie­dras, dis­fru­tar de es­tos bal­co­nes flo­ri­dos, y so­bre to­do es­tar aquí, fren­te al Ca­bil­do y la Ca­te­dral, en el lu­gar don­de se pro­cla­mó la in­de­pen­den­cia de Car­ta­ge­na, es muy emo­cio­nan­te; co­mo tam­bién lo es pen­sar en el Li­ber­ta­dor; pen­sar en la ciu­dad bom­bar­dea­da y sa­quea­da; pen­sar en la re­sis­ten­cia he­roi­ca; pen­sar en las gran­des no­ve­las que el Ga­bo (Ga­briel Gar­cía Már­quez) es­cri­bió des­de aquí, fun­da­men­tal­men­te El amor en los tiem­pos del có­le­ra”.

“Lo que va a su­ce­der aquí nos con­vier­te en tes­ti­gos de la his­to­ria”, ase­gu­ró el His­to­ria­dor de la Ciu­dad de La Ha­ba­na.

Es que Car­ta­ge­na, Car­ta­ge­na la he­roi­ca, Car­ta­ge­na la be­lla, Car­ta­ge­na pa­tri­mo­nio, a par­tir de es­te lu­nes se­rá ade­más re­fe­ren­te de paz en el mun­do. A pro­pó­si­to, Leal Spen­gler re­cor­dó las pro­fun­das pa­la­bras pro­nun­cia­das por el Ge­ne­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz, ha­ce al­go más de dos años en La Ha­ba­na, “cuan­do to­da­vía es­to era ca­si uto­pía” y se pro­cla­mó a Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be co­mo Zo­na de Paz.

Por eso —co­men­tó— la afir­ma­ción de que la gue­rra ha­ya con­clui­do aquí y lo ha­ga de ve­ras, cons­ti­tu­ye un hi­to pa­ra la re­gión. Que la Re­vo­lu­ción cu­ba­na se con­vir­tie­ra en el es­ce­na­rio de las ne­go­cia­cio­nes que han con­du­ci­do al mo­men­to ac­tual en Co­lom­bia, es real­men­te un he­cho no­ta­ble que “acen­túa el va­lor mo­nu­men­tal del pen­sa­mien­to de Fi­del” y la fé­rrea vo­lun­tad de se­guir ha­cia el fi­nal del ca­mino por el cual nos guía Raúl, va­lo­ró.

Por ello, ser par­te de la de­le­ga­ción cu­ba­na en es­te tras­cen­den­tal mo­men­to que vi­ven Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, sig­ni­fi­ca “el más gran­de ho­nor pa­ra mí”. “Des­pués de un tiem­po de mu­chas ex­pec­ta­ti­vas, vol­ver a ver el cie­lo de Cu­ba, el de Car­ta­ge­na, el de Co­lom­bia… vol­ver a es­tar aquí, es real­men­te un mo­men­to muy emo­cio­nan­te.

“So­bre ello he me­di­ta­do mu­cho hoy, so­bre las opor­tu­ni­da­des mis­te­rio­sas y se­cre­tas que ofre­ce a ve­ces la vi­da… es­ta, de­fi­ni­ti­va­men­te, es una de ellas”, nos con­fió Leal, con pa­la­bras sen­ci­llas y pro­fun­das, emo­cio­na­do por tan­ta fu­sión de pie­dras y co­lo­res a su al­re­de­dor y que mu­cho le re­cuer­dan a su que­ri­da Ha­ba­na.

| fo­to: Es­tu­dios Re­vo­lu­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.