Sí, pe­ro to­da­vía no

Trabajadores - - NACIONALES - | Betty Bea­tón Ruiz | fo­tos: De la au­to­ra

BUE­NA par­te de los 258 mil 918 tra­ba­ja­do­res es­ta­ta­les san­tia­gue­ros que se aco­gen a la Re­so­lu­ción 6 (R/6) —a tiem­po 213 mil 920, por ren­di­mien­to 44 mil 998, de ellos por re­sul­ta­dos 37 mil 124, y a des­ta­jo 7 mil 874— la han re­ci­bi­do con me­jo­res áni­mos que a su an­te­ce­so­ra, la lle­va­da, traí­da y nun­ca bien pon­de­ra­da 17.

Las ade­cua­cio­nes he­chas a las dis­po­si­cio­nes de es­ta úl­ti­ma pro­pi­cian más tino en la apli­ca­ción de las for­mas y sis­te­mas de pa­go, lo cual ha con­tri­bui­do a que has­ta la fe­cha el sa­la­rio me­dio men­sual de la pro­vin­cia se ubi­que en los 700 pe­sos (en las em­pre­sas de su­bor­di­na­ción lo­cal es de 535), su­pe­rior al to­ta­li­za­do al cie­rre del 2015 que fue de 628.

No obs­tan­te, en un acer­ca­mien­to pre­li­mi­nar al asun­to, que­da cla­ro que aún hay tre­cho por re­co­rrer pa­ra po­der ase­gu­rar ple­na sa­tis­fac­ción con la ma­te­ria­li­za­ción del men­cio­na­do cuer­po le­gal.

“Uno de los pro­ble­mas es que fal­ta in­for­ma­ción en la ba­se, con­si­de­ra Ya­mi­lé Sie­rra Hidalgo, miem­bro del se­cre­ta­ria­do pro­vin­cial de la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de Cu­ba (CTC) en Santiago de Cu­ba; hay que ex­pli­car­la más, ca­si des­me­nu­zar­la pa­ra que ca­da afi­lia­do com­pren­da có­mo se for­ma y dis­tri­bu­ye el sa­la­rio.

“Eso les co­rres­pon­de a los di­rec­ti­vos y en es­pe­cial a los de las áreas con­ta­bles y de re­cur­sos hu­ma­nos, pe­ro el sin­di­ca­to no pue­de es­tar ajeno a ese pro­ce­so, to­do lo con­tra­rio, es par­te fun­da­men­tal y de­vie­ne im­pul­sor prin­ci­pal de la ca­pa­ci­ta­ción, del diá­lo­go, que no pue­de re­du­cir­se a un día y ya, ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que for­mar par­te de la agenda co­ti­dia­na de la or­ga­ni­za­ción, mu­cho más en es­tos tiem­pos en que es im­pres­cin­di­ble re­du­cir gas­tos ma­te­ria­les y ex­plo­tar las re­ser­vas de efi­cien­cia y aho­rro de ca­da en­ti­dad”.

Ha­ri­na de otro cos­tal

En la uni­dad em­pre­sa­rial de ba­se (UEB) Ce­rea­les Frank País Gar­cía el bol­si­llo an­da con­ten­to, es­ti­mu­la­do por un sa­la­rio me­dio que ron­da los mil 150 pe­sos, ade­más de otras me­jo­ras, en par­ti­cu­lar en las con­di­cio­nes la­bo­ra­les. To­do es­to tri­bu­ta a un am­bien­te pro­pi­cio pa­ra asu­mir el en­car­go que le co­rres­pon­de en el su­mi­nis­tro de ha­ri­na y otros pro­duc­tos no so­lo al te­rri­to­rio san­tia­gue­ro, sino a va­rias provincias orien­ta­les.

La apli­ca­ción de la R/6 es­tu­vo an­te­ce­di­da de un in­ten­cio­na­do pe­río­do de ca­pa­ci­ta­ción “ca­si una al­fa­be­ti­za­ción en la ma­te­ria”, a de­cir de An­ge­li­na Hernández Pu­po, se­cre­ta­ria ge­ne­ral del bu­ró sin­di­cal.

Ti­za y pi­za­rrón en mano Is­rael Sil­va Agui­lar, es­pe­cia­lis­ta prin­ci­pal de re­cur­sos hu­ma­nos, an­du­vo área por área y co­do a co­do con los di­ri­gen­tes sin­di­ca­les, dan­do los de­ta­lles ne­ce­sa­rios pa­ra una ca­bal com­pren­sión del ci­ta­do cuer­po le­gal.

“El re­sul­ta­do es que nin­gún tra­ba­ja­dor vie­ne a re­cla­mar­nos cues­tio­nes vin­cu­la­das con el pa­go”, ase­gu­ra Is­rael y lo re­fren­da Zu­cel Cas­ti­llo Fi­gue­roa, je­fa de bri­ga­da del es­ta­ble­ci­mien­to de ha­ri­na des­ti­na­da al mer­ca­do in­terno en di­vi­sa.

“Hay mu­ra­les en va­rios pun­tos del cen­tro y se ac­tua­li­za la mar­cha del plan, la gen­te lo lle­va a pun­ta de lá­piz por­que sa­be que la for­ma­ción y dis­tri­bu­ción del sa­la­rio de­pen­de del apor­te in­di­vi­dual y ade­más de la su­ma­to­ria del que rea­li­zan los 430 tra­ba­ja­do­res que con­for­ma­mos es­te co­lec­ti­vo”.

Aun cuan­do en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos de es­te 2016 hu­bo pro­ble­mas tec­no­ló­gi­cos y con la dis­po­ni­bi­li­dad de la ma­te­ria pri­ma que in­ci­die­ron en el cum­pli­mien­to del plan, no se afec­tó el pa­go por re­sul­ta­dos.

Ro­dol­fo Lo­res Mar­tín y Eduar­do Cam­pos Ovie­do, del es­ta­ble­ci­mien­to de tri­go, ase­ve­ran que tiem­po atrás eso era im­pen­sa­ble, “in­clu­so a ve­ces la UEB cum­plía sus pla­nes y no co­brá­ba­mos co­mo de­bía ser”, di­ce Lo­res Mar­tín, y “sin lu­gar a du­das, se pue­de afir­mar que la 6 su­pera a la an­te­rior”, en­fa­ti­za Cam­pos Ovie­do.

A jui­cio de Wal­dis Gon­zá­lez Pei­na­do, di­rec­tor de la uni­dad bá­si­ca san­tia­gue­ra, la esen­cia ra­di­ca en re­du­cir gas­tos pa­ra que no se al­te­ren los in­di­ca­do­res es­ta­ble­ci­dos, una ac­ción que im­pul­sa la efi­cien­cia y que no siem­pre se ma­te­ria­li­za en to­dos los lu­ga­res por igual.

De cal y de are­na

Con gas­tos que su­pe­ran lo pre­vis­to en es­te 2016 —un mi­llón 479 mil pe­sos por en­ci­ma— la Em­pre­sa Pro­vin­cial de Pro­duc­ción de Ma­te­ria­les de la Cons­truc­ción (Em­pro­mac) ha tra­ta­do de ma­nio­brar y sa­lir ai­ro­sa en la mi­sión de fa­bri­car 57 ren­glo­nes de al­ta de­man­da, los cua­les se cum­plen sin ma­yo­res con­tra­tiem­pos con ex­cep­ción de los la­dri­llos de ba­rro que no to­ta­li­zan los vo­lú­me­nes pac­ta­dos.

Aun­que el con­su­mo in­ter­me­dio (gas­tos ma­te­ria­les y otros mo­ne­ta­rios) ex­ce­de en un mi­llón 533 mil lo pla­ni­fi­ca­do, la en­ti­dad lo­gra al cie­rre de agos­to un sa­la­rio me­dio men­sual de 771 pe­sos, su­pe­rior a lo pre­vis­to (714) y a lo to­ta­li­za­do en 2015 (759).

“En la ac­tua­li­dad el cen­tro ha cul­mi­na­do la eta­pa de ins­ta­la­ción de un gru­po de equi­pos ob­te­ni­dos gra­cias a la co­la­bo­ra­ción in­ter­na­cio­nal, pun­tua­li­za Carlos Ma­nuel Pei­na­do Fe­rrer, es­pe­cia­lis­ta en desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co de Em­pro­mac ex­pli­ca que ya es­tán en ex­plo­ta­ción las lí­neas de ári­dos, las má­qui­nas pa­ra ha­cer blo­ques, pren­sas hi­dráu­li­cas, y hor­mi­go­ne­ras.

“Nos que­da po­ner ma­yo­res em­pe­ños en la re­duc­ción de los gas­tos, mu­chos de los cua­les se con­cen­tran en el al­qui­ler de equi­pos, la com­pra de ma­de­ra pa­ra que­mar pro­duc­tos de ce­rá­mi­ca, en­tre otras cues­tio­nes.

“En lo fun­da­men­tal he­mos dia­lo­ga­do con nues­tros tra­ba­ja­do­res acer­ca del cos­to/be­ne­fi­cio de es­ta me­jo­ra tec­no­ló­gi­ca, la cual no so­lo tri­bu­ta al pos­te­rior in­cre­men­to pro­duc­ti­vo sino a hu­ma­ni­zar más la la­bor”.

Es­to úl­ti­mo se ha­ce tan­gi­ble en el es­ta­ble­ci­mien­to La Cam­pa­na, es­pe­cia­li­za­do en la fa­bri­ca­ción de ele­men­tos de pi­so, aun­que en los úl­ti­mos tiem­pos, y en bus­ca de di­ver­si­fi­car sur­ti­dos e in­cre­men­tar sa­la­rio, in­cur­sio­nan en la pro­duc­ción de blo­ques y tan­ques de fi­bro­ce­men­to.

Sin de­jar de ver­ter en el mol­de las mez­clas ne­ce­sa­rias pa­ra con­for­mar un mo­sai­co, Ra­fael Mar­tí­nez Re­veaux dia­lo­ga en torno a las me­jo­ras de que aho­ra, con sus 63 años acues­ta y su con­di­ción de fun­da­dor de Em­pro­mac, dis­fru­ta.

“An­tes era te­rri­ble, ha­bía que ha­cer tre­men­da fuer­za ha­lan­do una so­ga pa­ra pren­sar el mol­de, y so­lo re­ci­bía­mos 0.11 cen­ta­vos por ca­da mo­sai­co, aho­ra te­ne­mos pren­sa hi­dráu­li­ca y nos subie­ron el va­lor del pro­duc­to a 0.20, y ahí va­mos, con unos pe­si­tos más en el bol­si­llo, aun­que pue­den au­men­tar si se ajus­tan al­gu­nos asun­tos.

“Por ejem­plo, pa­gar más por mo­sai­co, aquí hay al­gu­nos que se han ido pa­ra el sec­tor por cuen­ta pro­pia por eso, pe­ro bueno, en lo que se dis­cu­te ese te­ma va­mos pa’lan­te con la 6 y en de­pen­den­cia del es­fuer­zo que se ha­ce se in­gre­sa, yo he lle­ga­do a los mil pe­sos”, ex­pre­sa el jo­ven Yor­lan­dis Brooks Mo­ra.

Si bien en los es­ta­ble­ci­mien­tos de Em­pro­mac, dis­per­sos en los nue­ve mu­ni­ci­pios de la pro­vin­cia, la R/6 se dio a co­no­cer opor­tu­na­men­te, la sub­di­rec­to­ra de Re­cur­sos Hu­ma­nos, Valentina Cal­za­do, pien­sa que to­da­vía son ne­ce­sa­rias más ac­cio­nes de ca­pa­ci­ta­ción al res­pec­to, cues­tión que re­co­no­ce co­mo vá­li­da Is­mael To­rres Tru­tié, téc­ni­co de pro­duc­ción y se­cre­ta­rio ge­ne­ral de La Cam­pa­na.

“Hay que co­no­cer­la bien pa­ra apli­car­la co­mo es­tá es­ta­ble­ci­da y que de ver­dad sea un es­tí­mu­lo pa­ra trabajar co­mo ha­ce fal­ta y tam­bién pa­ra te­ner un sa­la­rio co­mo el que ha­ce fal­ta”.

En la UEB Ce­rea­les Santiago, res­pon­sa­ble de pro­du­cir ha­ri­na pa­ra va­rias provincias del país, se re­co­no­ce co­mo po­si­ti­va la apli­ca­ción de la R/6.

En el es­ta­ble­ci­mien­to La Cam­pa­na, de Em­pro­mac los nue­vos equi­pos hu­ma­ni­zan la la­bor y re­per­cu­ten en el in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.