El dia­blo y las man­za­nas

Trabajadores - - CULTURA - Yu­ris Nó­ri­do

El Maes­tro y Mar­ga­ri­ta es un li­bro de­li­ran­te­men­te fan­tás­ti­co, pe­ro al mis­mo tiem­po re­sul­ta un tes­ti­mo­nio im­pac­tan­te de una épo­ca, de un país, del de­ve­nir de un es­cri­tor. Una y otra vez se ha di­cho que con su más cé­le­bre no­ve­la, Mi­jaíl Bul­gá­kov (Kiev, 1891-Moscú, 1940) en­tre­gó una es­pe­cie de re­la­to au­to­bio­grá­fi­co.

Él pu­die­ra ser uno de los per­so­na­jes de su his­to­ria, es­cri­bien­do y des­tru­yen­do lo es­cri­to, ocul­tán­do­lo de los ojos de los cen­so­res, de esa cas­ta pseu­do­li­te­ra­ria aho­ga­da por los au­to­ri­ta­rios ca­pri­chos del po­der.

Bul­gá­kov re­crea un mun­di­llo me­dio­cre y cas­tran­te, in­ca­paz de sos­te­ner de­ba­tes pro­fun­dos so­bre la crea­ción o la fi­lo­so­fía: a bue­na par­te de los es­cri­to­res y artistas que pue­blan las pá­gi­nas de El Maes­tro… les in­tere­sa más el pes­ca­do que pue­dan al­mor­zar en el res­tau­ran­te de su gre­mio, que el al­can­ce y la tras­cen­den­cia de sus obras.

Una fuer­za ma­lé­fi­ca, arro­lla­do­ra y des­qui­cian­te co­mo la del mis­mí­si­mo Sa­ta­nás crea un caos pi­ro­téc­ni­co en ese gris pa­no­ra­ma. Ese es el jue­go del au­tor: po­ner en cri­sis, me­dian­te una in­ter­ven­ción so­bre­na­tu­ral, a to­do un sis­te­ma de “va­lo­res”.

En vi­da de Sta­lin, que so­bre­vi­vió a Bul­gá­kov, El Maes­tro… no fue a la im­pren­ta. El no­ve­lis­ta no pu­do ver su obra pu­bli­ca­da, hu­bo que es­pe­rar mu­chos años has­ta que por fin apa­re­cie­ra en la Unión So­vié­ti­ca. Y des­de en­ton­ces ha si­do un éxi­to en­tre sus mu­chos lec­to­res; en Cu­ba cuen­ta ya con tres edi­cio­nes.

Es que la no­ve­la, con sus pro­fun­das im­pli­ca­cio­nes, es tam­bién muy di­ver­ti­da. Hay pa­sa­jes hi­la­ran­tes, si­tua­cio­nes que re­cuer­dan de al­gu­na ma­ne­ra el ab­sur­do des­par­pa­ja­do de Ali­cia en el País de las Ma­ra­vi­llas. Bul­gá­kov com­bi­na con maes­tría tres lí­neas ar­gu­men­ta­les, que ter­mi­nan por ser una, an­te la om­ni­pre­sen­cia y om­ni­po­ten­cia del Dia­blo.

El Maes­tro y Mar­ga­ri­ta ha­bla del De­mo­nio, ese sin­gu­lar per­so­na­je… y de los de­mo­nios que ha­bi­tan en no­so­tros, que nos ro­dean con to­da la na­tu­ra­li­dad del mun­do.

Mor­der la man­za­na

Las man­za­nas del Pa­raí­so es un li­bro du­ro, que nun­ca “pa­sa la mano”. Los lec­to­res ha­bi­tua­les de Gui­ller­mo Vidal (Las Tu­nas, 1952-2004) sa­ben de qué ha­bla­mos. El es­cri­tor se zam­bu­lle sin ca­re­ta en los már­ge­nes, en di­le­mas mar­ca­dos por ex­pre­sio­nes ar­duas de la se­xua­li­dad (al me­nos pa­ra bue­na par­te de la gen­te “nor­mal”).

Y sin em­bar­go, la re­crea­ción se ex­pla­ya a to­do un con­tex­to, a una épo­ca (o el trán­si­to en­tre épo­cas) per­fec­ta­men­te re­co­no­ci­bles por sus más pro­ba­bles lec­to­res, o sea, los cu­ba­nos de aquí y aho­ra.

Vidal fue al grano, con una ru­de­za en el es­ti­lo que por mo­men­tos des­con­cier­ta. El hue­so sin la car­ne. Aquí no hay flo­ri­tu­ra, la no­ve­la avan­za a gol­pe de pura pe­ri­pe­cia, aun­que hay es­pa­cios pa­ra cier­to ex­tra­ña­mien­to.

Es in­tere­san­te el des­do­bla­mien­to del na­rra­dor, la ma­ne­ra en que la tra­ma va sien­do sos­te­ni­da por di­sí­mi­les vo­ces, los lar­gos diá­lo­gos sin aco­ta­cio­nes que ter­mi­nan por ma­ti­zar el en­tra­ma­do.

El cuer­po es­tá en el cen­tro de to­do. El cuer­po es el eje des­de el que se tren­za una his­to­ria con al­can­ces so­cio­ló­gi­cos. Del hom­bre al me­dio, así va Vidal. Mu­chas ve­ces he­mos te­ni­do de­lan­te la man­za­na. Y, ob­via­men­te, nos ha ten­ta­do.

El Maes­tro y Mar­ga­ri­ta fue pu­bli­ca­do por Ar­te y Li­te­ra­tu­ra pa­ra la co­lec­ción Hu­ra­cán.

Las man­za­nas del Pa­raí­so for­ma par­te de la co­lec­ción La no­ve­la, de Le­tras Cu­ba­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.