Res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da

Trabajadores - - ECONOMIA - Vla­di­mir Re­guei­ro Ale*

Es in­dis­cu­ti­ble y de co­no­ci­mien­to so­bra­do pa­ra los tra­ba­ja­do­res en nues­tro país el sis­te­ma de pro­tec­cio­nes de se­gu­ri­dad so­cial que re­ci­ben en fun­ción de su víncu­lo la­bo­ral, co­mo ex­pre­sión de un de­re­cho re­fren­da­do cons­ti­tu­cio­nal­men­te.

La Ley No. 105 de la Se­gu­ri­dad So­cial re­co­no­ce la res­pon­sa­bi­li­dad del Es­ta­do en ga­ran­ti­zar una pro­tec­ción ade­cua­da al tra­ba­ja­dor, me­dian­te el sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial, an­te si­tua­cio­nes de en­fer­me­dad y ac­ci­den­tes de ori­gen co­mún o pro­fe­sio­nal; ma­ter­ni­dad, in­va­li­dez y ve­jez y, en ca­so de muer­te, a su fa­mi­lia.

El pre­su­pues­to del Es­ta­do, que anual­men­te aprue­ba la Asam­blea Na­cio­nal del Po­der Po­pu­lar, es­pe­cí­fi­ca­men­te me­dian­te el pre­su­pues­to de la se­gu­ri­dad so­cial, cons­ti­tu­ye el so­por­te fi­nan­cie­ro pa­ra el desa­rro­llo de es­te sis­te­ma de pro­tec­cio­nes al tra­ba­ja­dor.

Pa­ra el 2016 se ha pre­vis­to un gas­to por ese con­cep­to en el or­den de los 5 mil 700 mi­llo­nes de pe­sos, pa­ra dar co­ber­tu­ra a un mi­llón 696 mil pen­sio­na­dos.

Al pre­su­pues­to de la se­gu­ri­dad so­cial se des­ti­nan las re­cau­da­cio­nes de la con­tri­bu­ción que apor­tan las em­pre­sas y uni­da­des pre­su­pues­ta­das por sus tra­ba­ja­do­res, que re­pre­sen­tan más del 75 % de los in­gre­sos. Y en me­nor me­di­da la re­cau­da­ción de la con­tri­bu­ción es­pe­cial que apor­tan tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia, usu­fruc­tua­rios de tie­rras, so­cios de coope­ra­ti­vas no agro­pe­cua­rias, artistas y crea­do­res, así co­mo los tra­ba­ja­do­res de en­ti­da­des que im­ple­men­tan el per­fec­cio­na­mien­to em­pre­sa­rial y de uni­da­des pre­su­pues­ta­das con in­cre­men­tos sa­la­ria­les, en­tre otros.

Sin em­bar­go, los re­cur­sos que ge­ne­ran es­tas dos con­tri­bu­cio­nes no son su­fi­cien­tes pa­ra cu­brir los gas­tos de se­gu­ri­dad so­cial que el Es­ta­do asu­me, por lo que el pre­su­pues­to cen­tral trans­fie­re al pre­su­pues­to de la se­gu­ri­dad so­cial re­cur­sos cap­ta­dos por otros tri­bu­tos e in­gre­sos, en el or­den de los mil 200 mi­llo­nes de pe­sos.

Es­tos gas­tos han ve­ni­do cre­cien­do en los úl­ti­mos años en co­rres­pon­den­cia con la ten­den­cia al en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción cu­ba­na, ya que es ma­yor el nú­me­ro de ju­bi­la­dos, así co­mo la cuan­tía de las pen­sio­nes de quie­nes se ju­bi­lan.

Por con­si­guien­te, la de­man­da de re­cur­sos pa­ra sos­te­ner el sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial es ca­da vez ma­yor, en un es­ce­na­rio don­de se han ele­va­do las re­mu­ne­ra­cio­nes en el sec­tor em­pre­sa­rial, a par­tir de la ac­tua­li­za­ción de los sis­te­mas de pa­go por ren­di­mien­tos, y de la ge­ne­ra­li­za­ción de la dis­tri­bu­ción de uti­li­da­des co­mo es­tí­mu­lo a los tra­ba­ja­do­res por la efi­cien­cia em­pre­sa­rial.

En la me­di­da que han cre­ci­do las re­mu­ne­ra­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res, au­men­tan las cuan­tías de las pres­ta­cio­nes por en­fer­me­dad, ma­ter­ni­dad y las pro­pias ju­bi­la­cio­nes, en­tre otras, por lo que el pre­su­pues­to de la se­gu­ri­dad so­cial asu­me ma­yo­res gas­tos y, en con­se­cuen­cia, re­quie­re po­ten­ciar sus in­gre­sos con ese fin.

An­te es­ta si­tua­ción, me­dian­te la Ley No. 120 del Pre­su­pues­to del Es­ta­do pa­ra el 2016, se apro­bó la apli­ca­ción en es­te año de la con­tri­bu­ción es­pe­cial a la se­gu­ri­dad so­cial y el im­pues­to so­bre los in­gre­sos per­so­na­les a los tra­ba­ja­do­res del sec­tor em­pre­sa­rial.

A ta­les efec­tos el Mi­nis­te­rio de Finanzas y Pre­cios emi­tió la Re­so­lu­ción No. 261, de 22 de ju­lio del 2016, que re­gu­la las con­di­cio­nes y tér­mi­nos pa­ra la apli­ca­ción de es­tos tri­bu­tos.

Las nue­vas ba­ses de eje­cu­ción de la con­tri­bu­ción es­pe­cial des­cri­ben que el tra­ba­ja­dor que­da obli­ga­do a su pa­go, a ra­zón de un 5 %, cuan­do en el mes re­ci­be in­gre­sos su­pe­rio­res a los 500 pe­sos y que en adi­ción a su sa­la­rio es­ca­la per­ci­ba un pa­go adi­cio­nal por el per­fec­cio­na­mien­to em­pre­sa­rial, por ren­di­mien­to o por la dis­tri­bu­ción de uti­li­da­des.

Al pa­gar la con­tri­bu­ción es­pe­cial el tra­ba­ja­dor par­ti­ci­pa en el fi­nan­cia­mien­to de un sis­te­ma que lo pro­te­ge; pues es­te tri­bu­to se mul­ti­pli­ca y re­tor­na en be­ne­fi­cios y pres­ta­cio­nes pa­ra él y su fa­mi­lia. Es un apor­te so­li­da­rio pa­ra el man­te­ni­mien­to de un sis­te­ma de pro­tec­cio­nes de se­gu­ri­dad so­cial que el Es­ta­do de­be ga­ran­ti­zar, y cu­ya res­pon­sa­bi­li­dad aho­ra se­rá más com­par­ti­da.

* Di­rec­tor de In­gre­sos del Mi­nis­te­rio de Finanzas y Pre­cios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.