Un sal­to cua­li­ta­ti­vo

Trabajadores - - ECONOMIA - Fran­cis­co Ro­drí­guez Cruz

La anun­cia­da ex­ten­sión a par­tir de oc­tu­bre pró­xi­mo del pa­go de dos im­por­tan­tes tri­bu­tos a to­dos los tra­ba­ja­do­res que la­bo­ran en el sec­tor em­pre­sa­rial y re­ci­ben ma­yo­res in­gre­sos por di­ver­sos con­cep­tos, es tal vez el pa­so más re­le­van­te has­ta hoy en la im­ple­men­ta­ción de un ré­gi­men fis­cal más abar­ca­dor pa­ra las per­so­nas na­tu­ra­les en Cu­ba.

Re­cor­de­mos que lue­go de la pues­ta en vi­gor de la Ley 113 del Sis­te­ma Tri­bu­ta­rio ha­ce ya ca­si cua­tro años, e in­clu­so an­tes, co­men­zó la am­plia­ción gra­dual del co­bro del im­pues­to so­bre in­gre­sos per­so­na­les y de la con­tri­bu­ción es­pe­cial a la se­gu­ri­dad so­cial, no so­lo pa­ra los tra­ba­ja­do­res par­ti­cu­la­res, sino tam­bién pa­ra los de al­gu­nos sec­to­res es­ta­ta­les muy es­pe­cí­fi­cos que re­ci­bie­ron au­men­tos sa­la­ria­les o cu­yas con­di­cio­nes la­bo­ra­les per­mi­tían re­mu­ne­ra­cio­nes más ele­va­das.

Pe­ro la ac­tual de­ci­sión mul­ti­pli­ca de un mo­do muy sig­ni­fi­ca­ti­vo las per­so­nas na­tu­ra­les que abo­na­rán am­bos tri­bu­tos, pues in­clui­ría de mo­do po­ten­cial a más de un mi­llón 300 mil tra­ba­ja­do­res de en­ti­da­des es­ta­ta­les que re­ci­ben be­ne­fi­cios sa­la­ria­les por el per­fec­cio­na­mien­to em­pre­sa­rial, sis­te­mas de pa­go por re­sul­ta­dos y por la dis­tri­bu­ción de uti­li­da­des.

La apli­ca­ción ma­si­va de es­tos gra­vá­me­nes so­bre el sa­la­rio es­ta­ba pen­dien­te des­de ha­ce más de 20 años, lue­go de los Par­la­men­tos obre­ros en 1993 y la apro­ba­ción de la an­te­rior ley tri­bu­ta­ria, la cual ya enun­cia­ba esa po­si­bi­li­dad. Sin em­bar­go, la de­ci­sión po­lí­ti­ca que en aquel mo­men­to el mo­vi­mien­to sin­di­cal de­fen­dió y res­pal­dó el Go­bierno, fue que no exis­tían las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas y so­cia­les pa­ra ello.

Pe­ro las cir­cuns­tan­cias hoy, sin du­da, ya no son las mis­mas. El sa­la­rio me­dio en el sec­tor em­pre­sa­rial cre­ció al­re­de­dor de cua­tro ve­ces des­de 1993 has­ta el cie­rre del año pa­sa­do. Y más que eso, el sis­te­ma fi­nan­cie­ro del país in­tro­du­jo in­nu­me­ra­bles cam­bios en su for­ma de ope­rar, que exi­gen nue­vas me­di­das fis­ca­les pa­ra man­te­ner los di­fí­ci­les equi­li­brios ma­cro­eco­nó­mi­cos, pre­su­pues­ta­rios y en la cir­cu­la­ción mo­ne­ta­ria.

No obs­tan­te, es­te nue­vo pa­so en la po­lí­ti­ca fis­cal sus­ci­ta to­da­vía no po­cas du­das. Tal vez in­clu­so al­guien pue­da te­ner la preo­cu­pa­ción le­gí­ti­ma so­bre si el co­bro de am­bos tri­bu­tos es cohe­ren­te o no con la in­ten­ción de es­ti­mu­lar el tra­ba­jo y la per­ma­nen­cia de quie­nes la­bo­ran en el sec­tor es­ta­tal de la eco­no­mía, jus­to cuan­do más ne­ce­sa­rio re­sul­ta el for­ta­le­ci­mien­to de la em­pre­sa so­cia­lis­ta.

La con­di­ción de ex­cluir del pa­go de la con­tri­bu­ción es­pe­cial a la se­gu­ri­dad so­cial a los tra­ba­ja­do­res que ga­nen me­nos de 500 pe­sos en un mes, re­sul­ta una res­pues­ta a par­te de esa in­quie­tud. El mon­to mí­ni­mo de 2 mil 500 pe­sos men­sua­les pa­ra apli­car el im­pues­to so­bre in­gre­sos per­so­na­les, ci­fra que re­pre­sen­ta po­co más de tres ve­ces el ac­tual sa­la­rio me­dio en el sec­tor em­pre­sa­rial (779 pe­sos), in­di­ca ade­más un afán de jus­ti­cia eco­nó­mi­ca.

Por­que, al fin y al ca­bo, el pro­pó­si­to es mo­vi­li­zar el apor­te de tra­ba­ja­do­res cu­yas re­mu­ne­ra­cio­nes son ya bas­tan­te sig­ni­fi­ca­ti­vas, más si las com­pa­ra­mos con otros sec­to­res ocu­pa­cio­na­les tam­bién im­por­tan­tes pa­ra la so­cie­dad, los cua­les to­da­vía no re­ci­bie­ron in­cre­men­tos sa­la­ria­les, por­que la eco­no­mía aún no lo per­mi­te.

La so­li­da­ri­dad que ca­rac­te­ri­za a los tra­ba­ja­do­res cu­ba­nos y la for­ma­ción eco­nó­mi­ca que em­pie­za a ser más só­li­da en el sec­tor em­pre­sa­rial, ca­si de se­gu­ro ten­drán, en­ton­ces, su co­rre­la­to en un in­cre­men­to pro­gre­si­vo de la cul­tu­ra tri­bu­ta­ria en nues­tros co­lec­ti­vos la­bo­ra­les.

Ello per­mi­ti­rá, en úl­ti­ma ins­tan­cia, la com­pren­sión y apo­yo ma­yo­ri­ta­rios a es­te nue­vo y tras­cen­den­tal sal­to cua­li­ta­ti­vo que re­pre­sen­ta, en fin de cuen­tas, la lle­ga­da de los tri­bu­tos so­bre el sa­la­rio, jun­to con to­dos los de­be­res y tam­bién los de­re­chos que im­pli­ca ser —aho­ra di­rec­ta­men­te— con­tri­bu­yen­tes del Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.