De “exi­lia­dos” a emi­gra­dos

Trabajadores - - NACIONALES - Ali­na Mar­tí­nez Triay

Los re­cien­tes acuer­dos mi­gra­to­rios les de­vol­vie­ron el ver­da­de­ro nom­bre a los cu­ba­nos que via­jan fue­ra del te­rri­to­rio na­cio­nal: emi­gra­dos. Co­mo ex­pre­só Fi­del al ha­blar de la po­li­ti­za­ción del te­ma por Es­ta­dos Uni­dos des­pués del triun­fo de la Re­vo­lu­ción, esa era una ca­te­go­ría que ha­bía des­apa­re­ci­do del vo­ca­bu­la­rio pa­ra los ciu­da­da­nos de nues­tra pa­tria. “To­do cu­bano re­si­den­te en cual­quier país del mun­do des­de en­ton­ces fue ca­li­fi­ca­do de exi­lia­do. Ex­tra­ño ejem­plo de exi­lia­dos y per­se­gui­dos po­lí­ti­cos que ape­nas sin ex­cep­ción via­jan a Cu­ba cuan­tas ve­ces lo desean”, di­jo en­ton­ces.

Aun­que to­da­vía que­da en pie la Ley de Ajus­te Cu­bano, la eli­mi­na­ción de la po­lí­ti­ca de pies se­cos-pies mo­ja­dos, igua­la el tra­ta­mien­to mi­gra­to­rio de los cu­ba­nos que en­tran a te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se con la de los ciu­da­da­nos pro­ce­den­tes de otras na­cio­nes, lo que sig­ni­fi­ca que se­rán de­vuel­tos a Cu­ba no so­lo los que in­ten­ten in­gre­sar de ma­ne­ra irre­gu­lar a Es­ta­dos Uni­dos, sino los que ha­bién­do­lo he­cho de for­ma re­gu­lar con un do­cu­men­to mi­gra­to­rio le­gal se les ven­za el tiem­po de su es­tan­cia, ya que en es­te ca­so es­ta­rían tra­tan­do de per­ma­ne­cer ile­gal­men­te.

Atrás que­da una lar­ga his­to­ria im­po­si­ble de re­su­mir en po­co es­pa­cio pe­ro que no pue­de ol­vi­dar­se, por la car­ga de su­fri­mien­to y muer­te que ha de­ja­do en el pue­blo cu­bano.

Cu­ba nun­ca pu­so obs­tácu­los a la sa­li­da del país a cual­quie­ra que desea­se ha­cer­lo. Las tra­bas es­tu­vie­ron siem­pre en la in­ten­ción de Es­ta­dos Uni­dos de uti­li­zar la emigración co­mo un me­ca­nis­mo en­ca­mi­na­do a des­es­ta­bi­li­zar la Re­vo­lu­ción, me­dian­te el es­tí­mu­lo a po­lí­ti­cas agre­si­vas que alen­ta­ron la vio­len­cia, la mi­gra­ción irre­gu­lar y el trá­fi­co de per­so­nas.

No du­da­ron en re­cu­rrir a ac­cio­nes irres­pon­sa­bles y es­pec­ta­cu­la­res co­mo la re­su­mi­da en un ti­tu­lar de pren­sa que pre­ten­dió es­con­der una per­ver­sa ma­nio­bra con­tra Cu­ba: “Ca­tor­ce mil ni­ños cu­ba­nos es­ca­pa­ron del co­mu­nis­mo”. Se tra­ta­ba na­da me­nos que de la lla­ma­da Ope­ra­ción Pe­ter Pan, rea­li­za­da en­tre 1960 y 1962, me­dian­te la cual po­co más de esa can­ti­dad de me­no­res fue­ron en­via­dos sin acom­pa­ñan­tes a la na­ción del Nor­te. Ello fue po­si­ble a par­tir del en­ga­ño de­li­be­ra­do a las fa­mi­lias por la pro­pa­gan­da de la ra­dio sub­ver­si­va, y de una ley apó­cri­fa ela­bo­ra­da por la CIA, que cir­cu­ló de for­ma clandestina, don­de su­pues­ta­men­te se de­cre­ta­ba que el Es­ta­do cu­bano les iba a arre­ba­tar la pa­tria po­tes­tad a los pa­dres. Los que por te­mor en­via­ron fue­ra del país a sus hi­jos, de he­cho la per­die­ron, ya que la ma­yo­ría de esos ni­ños nun­ca pu­die­ron vol­ver a su sue­lo na­tal ni re­tor­nar a los bra­zos de sus pro­ge­ni­to­res.

Las imá­ge­nes de los cu­ba­nos atra­ve­san­do el mar en frá­gi­les em­bar­ca­cio­nes a riesgo de sus vi­das pa­ra lle­gar a la Tie­rra Pro­me­ti­da, sir­vie­ron de pre­tex­to du­ran­te de mu­cho tiem­po a la gran pren­sa in­ter­na­cio­nal pa­ra des­acre­di­tar la Re­vo­lu­ción.

A esos me­dios nun­ca les in­tere­só pro­fun­di­zar en las cau­sas de la lla­ma­da cri­sis de los bal­se­ros de 1994, ocu­rri­da tras al de­rrum­be del cam­po so­cia­lis­ta, en me­dio del re­cru­de­ci­mien­to del blo­queo y el in­cre­men­to de las trans­mi­sio­nes sub­ver­si­vas ha­cia Cu­ba.

El des­en­ca­de­nan­te prin­ci­pal fue, sin em­bar­go, el in­cum­pli­mien­to reite­ra­do por el Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se del acuer­do mi­gra­to­rio de 1984. Mien­tras es­to su­ce­día se acep­ta­ban, sin me­diar trá­mi­te mi­gra­to­rio al­guno, a los que arri­ba­ban a ese país de ma­ne­ra ile­gal, por lo que an­te se­me­jan­tes ten­sio­nes era de es­pe­rar­se que se pro­du­je­ra una cri­sis mi­gra­to­ria.

Fue­ron re­ci­bi­dos co­mo hé­roes en Es­ta­dos Uni­dos cri­mi­na­les co­mo el que ese mis­mo año de 1994 se­cues­tró en el Ma­riel una na­ve au­xi­liar de la Ma­ri­na de Gue­rra Re­vo­lu­cio­na­ria des­pués de ase­si­nar al te­nien­te de na­vío Ro­ber­to Agui­lar Re­yes; y acep­ta­dos sin ser juz­ga­dos los que des­via­ban ae­ro­na­ves ha­cia ese país ame­na­zan­do a la tri­pu­la­ción y po­nien­do en pe­li­gro a to­dos los que en ella via­ja­ban, lo que cons­ti­tuía un ac­to de te­rro­ris­mo.

A es­tos he­chos se agre­ga­ban los in­ten­tos fa­lli­dos de sa­li­das ile­ga­les por in­di­vi­duos que fue­ron ca­pa­ces de co­me­ter crí­me­nes co­mo el de la ba­se náu­ti­ca de Ta­ra­rá, por men­cio­nar so­lo un ejem­plo.

Los cu­ba­nos que alen­ta­dos por los pri­vi­le­gios que les con­ce­dían en Es­ta­dos Uni­dos a los in­mi­gran­tes irre­gu­la­res de­ci­die­ron ir por tie­rra a ese país a tra­vés de va­rias na­cio­nes de la re­gión, ex­pu­sie­ron su se­gu­ri­dad y sus vi­das al po­ner­se en ma­nos de tra­fi­can­tes de per­so­nas. Co­mo con­se­cuen­cia, al­gu­nos fue­ron ob­je­to de ase­si­na­tos o de de­li­tos co­mo ex­tor­sión y pros­ti­tu­ción, en­tre otros.

Los acuer­dos de es­te 12 de enero cie­rran las puer­tas a he­chos co­mo es­tos y es­ta­ble­cen la emigración cu­ba­na co­mo de­be ser: un flu­jo le­gal, or­de­na­do y se­gu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.