No bas­ta pa­gar más

Trabajadores - - NACIONALES - Fran­cis­co Ro­drí­guez Cruz

Era un in­for­me con mu­chos nú­me­ros y po­cas va­lo­ra­cio­nes. In­ten­ta­ba eva­luar el cum­pli­mien­to de la po­lí­ti­ca so­bre los sa­la­rios, sis­te­mas de pa­go y estimulación en pe­sos con­ver­ti­bles en un sec­tor de ser­vi­cio pú­bli­co al cie­rre del ter­cer tri­mes­tre del 2016. La dis­cu­sión tu­vo lu­gar en el se­cre­ta­ria­do na­cio­nal de uno de los sin­di­ca­tos que atien­do co­mo pe­rio­dis­ta.

Fue útil el de­ba­te, por­que pu­so en evi­den­cia có­mo los gua­ris­mos y los tér­mi­nos a ve­ces pue­den ca­mu­flar de­fi­cien­cias que ne­ce­si­tan un ojo co­no­ce­dor y en­tre­na­mien­to del di­ri­gen­te sin­di­cal pa­ra que no le pa­sen ga­to por lie­bre.

A sim­ple vis­ta, la si­tua­ción pa­re­cía muy fa­vo­ra­ble en re­la­ción con el pa­go por re­sul­ta­dos a par­tir de la in­fluen­cia po­si­ti­va de la apli­ca­ción des­de el pa­sa­do año de la Re­so­lu­ción 6 del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial.

En un or­ga­nis­mo los sis­te­mas de pa­go por ren­di­mien­to be­ne­fi­cia­ban ya a ca­si el 95 % de los tra­ba­ja­do­res; otras or­ga­ni­za­cio­nes su­pe­rio­res de di­rec­ción em­pre­sa­rial re­por­ta­ban so­bre­cum­pli­mien­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos en las ven­tas y las uti­li­da­des, así co­mo sa­la­rios me­dio su­pe­rio­res a los pla­ni­fi­ca­dos.

Pe­ro en­tre tan­ta ci­fra op­ti­mis­ta, por ejem­plo, apa­re­cían dos sis­te­mas em­pre­sa­ria­les que bla­so­na­ban de que su gas­to de sa­la­rio por pe­so de va­lor agre­ga­do bru­to fue de 0,18 y 0,13 cen­ta­vos, in­fe­rio­res en am­bos ca­sos al 0,22 y el 0,17 pre­vis­tos en el plan.

Fue una com­pa­ñe­ra del Se­cre­ta­ria­do Na­cio­nal de la CTC quien le apun­tó al Sin­di­ca­to la in­con­gruen­cia. Al que­dar por de­ba­jo del ni­vel que pla­ni­fi­ca­ban, en reali­dad esas en­ti­da­des de­ja­ron de pa­gar a sus tra­ba­ja­do­res un sa­la­rio que po­dían dis­tri­buir. Esos 0,04 cen­ta­vos me­nos de gas­to de sa­la­rio por ca­da pe­so de va­lor agre­ga­do bru­to que pro­du­je­ron aque­llos co­lec­ti­vos, sig­ni­fi­ca­ban mi­les de pe­sos que no re­ci­bie­ron co­mo in­gre­so los afi­lia­dos de aquel sin­di­ca­to. Y eso de­bía con­lle­var un aná­li­sis con ta­les ad­mi­nis­tra­cio­nes, pues ese es un in­di­ca­dor pa­ra cum­plir, no pa­ra aho­rrar.

Ha­bía otras se­ña­les de pro­ble­mas en aquel in­for­me ba­jo el ca­mu­fla­je de da­tos y frases edul­co­ra­das pro­ve­nien­tes de un en­fo­que ad­mi­nis­tra­ti­vo, y no sin­di­cal. Men­cio­na­ba, por ejem­plo, “de­duc­cio­nes” has­ta el sa­la­rio es­ca­la pa­ra un nú­me­ro im­por­tan­te de tra­ba­ja­do­res en de­ter­mi­na­do gru­po em­pre­sa­rial, cuan­do en reali­dad de­bía de­cir que el Es­ta­do les ga­ran­ti­za­ba así una pro­tec­ción sa­la­rial, an­te la ma­la ges­tión ad­mi­nis­tra­ti­va pre­via que im­pli­có erro­res en la apli­ca­ción de la Re­so­lu­ción 6, por la dis­tri­bu­ción de in­gre­sos por en­ci­ma del plan y sin co­rres­pon­den­cia con los re­sul­ta­dos pro­duc­ti­vos rea­les.

Otra pe­lea, en fin, pa­ra el sin­di­ca­to, que no pue­de acep­tar dis­tor­sio­nes en la po­lí­ti­ca sa­la­rial que re­per­cu­ti­rán ne­ga­ti­va­men­te en la economía del país y, a la lar­ga o a la cor­ta, tam­bién per­ju­di­ca­rán al co­lec­ti­vo la­bo­ral cuan­do los or­ga­nis­mos de con­trol ex­terno las de­tec­ten.

La aler­ta, en­ton­ces, es que no bas­ta con que las di­rec­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas le pre­sen­ten al mo­vi­mien­to sin­di­cal, des­de la sec­ción de ba­se has­ta un sin­di­ca­to na­cio­nal, una re­tahí­la de nú­me­ros en apa­rien­cias muy po­si­ti­vos, que in­clu­ye cre­ci­mien­tos en el sa­la­rio me­dio y el pa­go por re­sul­ta­dos. Hay que pro­fun­di­zar en el aná­li­sis de esa in­for­ma­ción eco­nó­mi­ca, so­bre la ba­se del co­no­ci­mien­to y el cui­da­do de los in­tere­ses de los tra­ba­ja­do­res y de to­da la na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.