Agua­do­res aler­tas

Trabajadores - - NACIONALES -

alar­ma y sie­te en aler­ta. Ca­li­fi­ca­dos de crí­ti­cos per­ma­ne­cen el CA-I-5 (Ce­ba­llos-Ci­ro Re­don­do-Mo­rón); el CA-I-9 (Pri­me­ro de Enero); y el CA-I-11 (Ve­laz­co).

El acue­duc­to de Rus­po­li, por ejem­plo, no ha lo­gra­do re­cu­pe­rar­se. La úni­ca es­ta­ción de bom­beo ac­ti­va, de un to­tal de tres, en­tre­ga 120 li­tros por se­gun­do. In­su­fi­cien­te apor­te en com­pa­ra­ción con los 380 que se su­mi­nis­tra­ban an­tes a la ca­pi­tal pro­vin­cial.

“Aho­ra es­tá sus­pen­di­do el rie­go por gra­ve­dad pa­ra to­dos los sec­to­res”, afir­ma el in­ge­nie­ro Ra­fael Gon­zá­le­zA­breu Fer­nán­dez, es­pe­cia­lis­ta prin­ci­pal del ser­vi­cio hi­dro­ló­gi­co, de la Em­pre­sa de Apro­ve­cha­mien­to Hi­dráu­li­co (EAH) de Cie­go de Ávi­la.

Emi­lio Va­re­la Ló­pez, de la de­le­ga­ción pro­vin­cial de la agri­cul­tu­ra, ejem­pli­fi­ca: “Ese sis­te­ma re­pre­sen­ta aquí el 56 % de las téc­ni­cas de re­ga­dío en nues­tro or­ga­nis­mo, por lo que es­tán afec­ta­das 10 mil 596 hec­tá­reas y ello nos obli­gó a tras­la­dar cul­ti­vos e in­ver­tir los re­cur­sos en aque­llas zo­nas me­nos da­ña­das por la se­quía, con vis­tas a ate­nuar el dé­fi­cit de la pro­duc­ción de ali­men­tos”.

Aho­ra las prio­ri­da­des son pa­ra el consumo de la po­bla­ción y los ani­ma­les. Una de las ac­cio­nes de­vie­ne la nue­va con­duc­to­ra pa­ra tras­va­sar agua po­ta­ble de la par­te sur a la nor­te de la ciu­dad ca­be­ce­ra. Ade­más, ca­si 50 mil per­so­nas re­ci­ben el ser­vi­cio a tra­vés de ca­rros cis­ter­na, en los mu­ni­ci­pios más afec­ta­dos por la es­ca­sez de pre­ci­pi­ta­cio­nes.

Gra­cias a la aler­ta tem­pra­na…

De­pri­mi­do es­tá el man­to freá­ti­co. Afor­tu­na­da­men­te, la si­tua­ción no ha si­do más dra­má­ti­ca, gra­cias a que la Co­mi­sión Pro­vin­cial de En­fren­ta­mien­to a la Se­quía tu­vo a mano una he­rra­mien­ta muy útil en la to­ma de de­ci­sio­nes, la cual fue ins­crip­ta en ca­li­dad de in­ven­ti­va con el nom­bre de Aler­ta tem­pra­na en ca­so de in­ten­sa se­quía o so­brex­plo­ta­ción de los acuí­fe­ros.

Su au­tor, el Más­ter en Ciencias Ra­fael González-Abreu Fer­nán­dez, de­cla­ró a que en el bo­le­tín hi­dro­ló­gi­co men­sual de su cen­tro la­bo­ral, ellos ha­bían aler­ta­do del pe­li­gro que se avi­zo­ra­ba en de­tri­men­to de las fuen­tes sub­te­rrá­neas.

“Hi­ci­mos aná­li­sis pun­tua­les pa­ra de­ter­mi­nar las zo­nas más vul­ne­ra­bles

Tra­ba­ja­do­res

y apli­ca­mos nues­tras tec­no­lo­gías, ta­les co­mo las cur­vas de ago­ta­mien­to, la de­ter­mi­na­ción de las fa­ses de aler­ta y alar­ma y el pro­nós­ti­co del ni­vel de lle­na­do de los acuí­fe­ros”.

De no ha­ber­se em­plea­do esas téc­ni­cas de ges­tión del co­no­ci­mien­to, hu­bie­sen co­lap­sa­do las tres fuen­tes de Rus­po­li, por lo que más de 49 mil per­so­nas es­ta­rían re­ci­bien­do el ser­vi­cio a tra­vés de ca­rros pi­pa en la ciu­dad de Cie­go de Ávi­la, se­gún in­for­mó el ex­per­to.

Por su im­pac­to eco­nó­mi­co y so­cial, esas in­ven­ti­vas in­te­gra­ron un soft­wa­re nom­bra­do Hi­droCu­ba, y fue­ron mos­tra­das en la ex­po­si­ción por el aniver­sa­rio 40 de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de In­no­va­do­res y Ra­cio­na­li­za­do­res, ce­le­bra­da en Ex­po­cu­ba.

“So­bre el ma­ne­jo de las aguas sub­te­rrá­neas es­ta­mos en­tre­nan­do a pro­fe­sio­na­les de to­do el país en sus res­pec­ti­vas pro­vin­cias”, aco­ta Ra­fael, quien en­fa­ti­za: “En al­gu­nos lu­ga­res se afec­tó el equi­li­brio en­tre el agua dul­ce y la sa­la­da, prin­ci­pal­men­te al sur del mu­ni­ci­pio avi­le­ño de Ve­ne­zue­la, don­de hoy la in­tru­sión sa­li­na es muy fuer­te”.

Los ins­tru­men­tos teó­ri­co-prác­ti­cos de González-Abreu Fer­nán­dez for­man par­te de un con­jun­to de lo­gros de la EAH de Cie­go de Ávi­la, úni­co co­lec­ti­vo Van­guar­dia Na­cio­nal de su ti­po en el país y acree­dor de un sis­te­ma in­te­gra­do de ges­tión pa­ra la su­per­vi­ven­cia de las aguas te­rres­tres.

Aho­rrar de ver­dad

“¡Cui­da­do con­mi­go!”, tal pa­re­ce de­cir la gua­pe­to­na se­quía. Y los avi­le­ños, con el apo­yo de tra­ba­ja­do­res de La Ha­ba­na, les ri­pos­tan con las la­bo­res de eli­mi­na­ción de sa­li­de­ros. En tan­to, se agi­li­zan prue­bas con el ob­je­ti­vo de apro­ve­char una par­te del agua del ca­nal tras­va­se Za­za-Cie­go de Ávi­la pa­ra fa­vo­re­cer cul­ti­vos e in­yec­tar­le lí­qui­do al man­to acuí­fe­ro, al sur de la pro­vin­cia.

El fe­nó­meno obli­ga a in­ver­tir unos 34 mi­llo­nes de pe­sos en la cons­truc­ción de nue­vos po­zos y con­duc­to­ras. Co­mo en tiem­po de hu­ra­ca­nes, pre­ser­var la vi­da es lo pri­me­ro.

Que­da po­ten­ciar más la ener­gía hu­ma­na con­tra el des­pil­fa­rro y los de­mo­nios na­tu­ra­les. Eco­no­mi­zar el agua, un re­cur­so re­no­va­ble, pe­ro hoy muy li­mi­ta­do. Aho­rrar de ver­dad.

Ca­si 50 mil per­so­nas re­ci­ben el ser­vi­cio me­dian­te ca­rros cis­ter­na, prin­ci­pal­men­te en los mu­ni­ci­pios más afec­ta­dos: Flo­ren­cia, Pri­me­ro de Enero, Ci­ro Re­don­do y Cie­go de Ávi­la. | fo­to: Pas­tor Batista

“Vi­tal re­sul­ta en­fren­tar la se­quía con in­te­li­gen­cia, in­te­gra­ción y dis­ci­pli­na”, de­cla­ró Ra­fael. | fo­to: Mar­tí­nez Ale­jo

Se in­cre­men­tan en la ac­tua­li­dad las la­bo­res de eli­mi­na­ción de sa­li­de­ros en las re­des hi­dráu­li­cas. | fo­to: Nohe­ma Díaz Mu­ñoz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.