Pre­ci­sio­nes del tra­ba­jo no es­ta­tal

Mar­ta Ele­na Fei­tó Ca­bre­ra, vi­ce­mi­nis­tra pri­me­ra de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial, abun­dó so­bre el pro­ce­so de trans­for­ma­ción que se lle­va a ca­bo en el tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia

Trabajadores - - PORTADA - | Ariad­na A. Pé­rez y Eve­lio Te­lle­ría Al­fa­ro

LOS CAM­BIOS sue­len ge­ne­rar in­cer­ti­dum­bres. Tam­bién du­das, ru­mo­res, in­quie­tu­des y has­ta las más di­sí­mi­les in­ter­pre­ta­cio­nes. No es ca­sual que la re­cien­te en­tra­da en vi­gor de la Re­so­lu­ción No. 22/2017 del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial (MTSS), con nue­vas dis­po­si­cio­nes so­bre la ac­ti­vi­dad no es­ta­tal, mo­ti­ve preo­cu­pa­cio­nes en es­te sec­tor.

Con el pro­pó­si­to de es­cla­re­cer asun­tos co­mo su tem­po­ra­li­dad, al­can­ce e im­pac­to, Tra­ba­ja­do­res con­ver­só con Mar­ta Ele­na Fei­tó Ca­bre­ra, vi­ce­mi­nis­tra pri­me­ra del MTSS, quien pre­ci­só que las me­di­das for­man par­te de un pro­ce­so de per­fec­cio­na­mien­to con­ti­nuo de la ac­ti­vi­dad ini­cia­do en el 2010, cuan­do co­men­zó la fle­xi­bi­li­za­ción del tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia.

Es­ta nue­va fa­se —apun­tó— va en­ca­mi­na­da a rec­ti­fi­car un gru­po de de­fi­cien­cias detectadas a par­tir de irre­gu­la­ri­da­des en la im­ple­men­ta­ción de la po­lí­ti­ca apro­ba­da e in­su­fi­cien­cias en el sis­te­ma de con­trol di­se­ña­do para es­te seg­men­to. En­tre las me­di­das se pro­po­ne eli­mi­nar la dis­per­sión que exis­te en un gru­po de ac­ti­vi­da­des afi­nes, me­dian­te su in­te­gra­ción y la co­rrec­ción del al­can­ce de ca­da una de las mo­da­li­da­des.

En tal sen­ti­do se uni­fi­ca­rán sie­te re­la­cio­na­das con los ser­vi­cios de be­lle­za, 10 de los re­pa­ra­do­res de ar­tícu­los va­rios y las 12 fi­gu­ras cos­tum­bris­tas de la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor de la Ciu­dad, en­tre otras. De es­ta ma­ne­ra pa­sa­rán a ser 122 ac­ti­vi­da­des, en lu­gar de las 201 apro­ba­das an­te­rior­men­te.

Ahon­dar en el te­ma

En cuan­to a la nue­va re­so­lu­ción la di­ri­gen­te con­si­de­ró per­ti­nen­te es­cla­re­cer tres as­pec­tos. Pun­tua­li­zó que so­lo li­mi­ta tem­po­ral­men­te la en­tre­ga de au­to­ri­za­cio­nes a 27 ac­ti­vi­da­des y de­fi­ni­ti­va­men­te la de cin­co, lo cual no im­pi­de que en un mo­men­to de­ter­mi­na­do pue­da reac­ti­var­se al­gu­na, co­mo su­ce­dió en el 2010.

A su vez di­jo que “quie­nes po­seen per­mi­so para ejer­cer cual­quie­ra de las ac­ti­vi­da­des li­mi­ta­das o sus­pen­di­das po­drán con­ti­nuar ha­cién­do­lo. Mien­tras los que se en­cuen­tran en trá­mi­tes de so­li­ci­tud se­gui­rán el pro­ce­di­mien­to con­for­me a las re­gu­la­cio­nes vi­gen­tes, al mo­men­to de ini­ciar­lo. En ese ca­so es­ta­ban unas mil 600 per­so­nas”.

Por otra par­te re­co­no­ció que el tex­to pu­bli­ca­do en la Ga­ce­ta Ofi­cial sus­ci­tó mu­cha po­lé­mi­ca “de­bi­do a la fal­ta de de­ter­mi­na­ción, en tér­mi­nos ob­je­ti­vos y reales, de las fe­chas du­ran­te las cua­les es­ta­rían li­mi­ta­das o sus­pen­di­das las ac­ti­vi­da­des men­cio­na­das”.

Al res­pec­to ex­pli­có que la tem­po­ra­li­dad de la sus­pen­sión es­tá con­di­cio­na­da al pe­río­do de apro­ba­ción de las nor­mas ju­rí­di­cas —ya ela­bo­ra­das y ac­tual­men­te en pro­ce­so de re­vi­sión— y no de que con­clu­ya el per­fec­cio­na­mien­to, pues es­te es un pro­ce­so con­ti­nuo.

Más ade­lan­te co­men­tó que mu­chas de las cues­tio­nes re­fren­da­das en la po­lí­ti­ca son re­sul­ta­do de con­sul­tas, propuestas de so­lu­cio­nes e in­sa­tis­fac­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia y de la po­bla­ción, re­ci­bi­das a tra­vés de la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de Cu­ba, la Unión de Jó­ve­nes Co­mu­nis­tas, el go­bierno y el pro­pio mi­nis­te­rio.

So­bre las mo­da­li­da­des que no se­rán reac­ti­va­das Fei­tó co­mu­ni­có que “son me­di­das de con­ti­nui­dad, pues­to que a te­nor de las fa­cul­ta­des, que la ley con­fie­re a los go­bier­nos pro­vin­cia­les, no se en­tre­ga­ban au­to­ri­za­cio­nes des­de po­co más de un año”.

Los ca­rre­ti­lle­ros o ven­de­do­res de pro­duc­tos agrí­co­las de for­ma am­bu­la­to­ria fue­ron con­ce­bi­dos para la po­bla­ción, que por de­ter­mi­na­das cau­sas no desea­ba o no po­día ac­ce­der a los mer­ca­dos, y se fue ter­gi­ver­san­do la for­ma en que se rea­li­za­ba la ven­ta.

“De­ja­ron de des­pla­zar­se por los ba­rrios, se apro­pia­ron de es­qui­nas, in­clu­so al­gu­nos crea­ron pun­tos de ven­ta, quios­cos, obs­truían la vía pú­bli­ca o cir­cu­la­ban por lu­ga­res no per­mi­ti­dos. Otros per­ma­ne­cían agru­pa­dos muy pró­xi­mos a los agro­mer­ca­dos y com­pra­ban de mo­do ma­yo­ris­ta los pro­duc­tos para re­ven­der­los. Esa si­tua­ción nos lle­vó a reor­de­nar a las más de 14 mil per­so­nas que la ejer­cen en el país para po­der man­te­ner el ser­vi­cio”, re­fi­rió.

Si­tua­ción si­mi­lar ocu­rrió con los ven­de­do­res de dis­cos. “Fue­ron detectadas vio­la­cio­nes sis­te­má­ti­cas del de­re­cho de au­tor, es­pe­cial­men­te de las pro­duc­cio­nes na­cio­na­les, y por la ele­va­da ci­fra de tra­ba­ja­do­res que la rea­li­zan, unos 7 mil 791 al cie­rre de ju­lio, en mu­chos lu­ga­res, las au­to­ri­da­des te­rri­to­ria­les ha­bían de­ter­mi­na­do, ha­ce al­gún tiem­po, que no era ne­ce­sa­rio otor­gar más li­cen­cia de ese ti­po”, plan­teó.

“El otor­ga­mien­to de au­to­ri­za­cio­nes en la ac­ti­vi­dad ope­ra­dor de equi­pos rús­ti­cos lle­va va­rios años sus­pen­di­do —co­men­tó—, pues al ser de fa­bri­ca­ción ca­se­ra, en su ma­yo­ría, in­cum­plen las nor­ma­ti­vas de se­gu­ri­dad re­que­ri­das y po­nen en ries­go la vi­da de los usua­rios, fun­da­men­tal­men­te ni­ños”.

Fi­nal­men­te es­pe­ci­fi­có que las dos re­la­cio­na­das con la co­mer­cia­li­za­ción ma­yo­ris­ta y mi­no­ris­ta de pro­duc­tos agrí­co­las, es­ta­ban aso­cia­das a un ex­pe­ri­men­to que se rea­li­za­ba en el ca­pi­ta­lino mer­ca­do ma­yo­ris­ta El Tri­gal, con las pro­vin­cias de La Ha­ba­na, Ar­te­mi­sa y Ma­ya­be­que. Al no lo­grar los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos ce­só la en­tre­ga de ta­les au­to­ri­za­cio­nes.

Co­rre­gir el ti­ro

Co­mo par­te del per­fec­cio­na­mien­to del tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia se crean dos nue­vas mo­da­li­da­des: ser­vi­cio de bar y re­crea­ción y la de pa­na­de­ro/ dul­ce­ro. Es­ta úl­ti­ma no exis­tía co­mo tal, sino que las per­so­nas la ejer­cían con una au­to­ri­za­ción de ela­bo­ra­ción de ali­men­tos en ca­fe­te­rías o pun­tos de ven­ta, ase­ve­ró.

La ac­ti­vi­dad de ba­res se ejer­cía al mar­gen de la po­lí­ti­ca y a la som­bra de los res­tau­ran­tes (pa­la­da­res), a par­tir de un error de in­ter­pre­ta­ción en el ser­vi­cio que po­dían pres­tar.

Se­gún la en­tre­vis­ta­da, en­ton­ces se de­ter­mi­nó que ellos, a di­fe­ren­cia de las ac­tua­les pa­la­da­res van a ofer­tar be­bi­das en to­das sus va­rian­tes y ali­men­tos li­ge­ros. El lo­cal no puede ex­ce­der de 50 ca­pa­ci­da­des, uti­li­za­rán mú­si­ca gra­ba­da, au­dio­vi­sua­les y ten­drán la po­si­bi­li­dad de con­tra­tar ar­tis­tas, cum­plien­do lo es­ta­ble­ci­do por el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra para la con­tra­ta­ción y pa­go del de­re­cho de au­tor.

A su vez cum­pli­rán los ho­ra­rios de­ter­mi­na­dos por el Con­se­jo de la Ad­mi­nis­tra­ción en los te­rri­to­rios para esos ser­vi­cios y de­be­rán aca­tar un gru­po de re­gu­la­cio­nes acer­ca de la in­so­no­ri­za­ción, as­pec­to que preo­cu­pa a la po­bla­ción; así co­mo lo re­la­cio­na­do con la pre­ven­ción con­tra in­cen­dios y la prohi­bi­ción del ac­ce­so a me­no­res de 18 años.

Mar­ta Ele­na con­si­de­ra que “el tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia es una for­ma de ges­tión irre­ver­si­ble, tie­ne su ex­pre­sión en la con­cep­tua­li­za­ción del mo­de­lo eco­nó­mi­co cu­bano. Hay que po­ten­ciar­lo, pre­ser­var­lo, pero en el mar­co de la le­ga­li­dad y ape­ga­do a lo es­ta­ble­ci­do por la po­lí­ti­ca al res­pec­to”.

Mar­ta Ele­na Fei­tó, vi­ce­mi­nis­tra de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial, se­ña­ló que el tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia hay que po­ten­ciar­lo, pre­ser­var­lo, pero en el mar­co de la le­ga­li­dad y ape­ga­do a lo es­ta­ble­ci­do por la po­lí­ti­ca al res­pec­to. | fo­to: Jo­sé Raúl Ro­drí­guez Ro­ble­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.