Po­lé­mi­ca para sal­var la pe­lo­ta cu­ba­na

Trabajadores - - PORTADA - Joel Gar­cía

Tras el ini­cio de la tem­po­ra­da y a las puer­tas de un ve­ni­de­ro aná­li­sis del béis­bol cu­bano en la Asam­blea Na­cio­nal del Po­der Po­pu­lar, com­par­ti­mos tres co­men­ta­rios so­bre di­ver­sos as­pec­tos a to­mar en cuen­ta por es­pe­cia­lis­tas, di­rec­ti­vos y to­do aquel que le in­tere­se res­ca­tar la pa­sión so­cio­cul­tu­ral del país. Sú­me­se con su opi­nión a nues­tro co­rreo

A la ho­ra de diag­nos­ti­car la sa­lud del de­por­te na­cio­nal, lo pri­me­ro que de­ben com­pren­der afi­cio­na­dos y di­rec­ti­vos es que no puede igua­lar­se o ser di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal re­sul­ta­dos in­ter­na­cio­na­les a ex­ce­len­te ca­li­dad en nues­tras tem­po­ra­das. Po­de­mos lo­grar los pri­me­ros con enor­mes deu­das in­ter­nas y vi­ce­ver­sa. ¿Qué es lo fun­da­men­tal en­ton­ces? ¿Hay que sal­var o no la pe­lo­ta cu­ba­na?

De­je­mos por sen­ta­do que un cambio de es­truc­tu­ra de 16 equi­pos en la Se­rie Na­cio­nal es el úl­ti­mo es­la­bón en la ca­de­na de ac­cio­nes a re­co­rrer para re­cu­pe­rar la esen­cia de lo que he­mos per­di­do: ju­gar y ju­gar béis­bol, al mar­gen de lo cos­to­so de su prác­ti­ca: guan­tes, uni­for­mes, spi­kes, pe­lo­tas, ba­tes, cas­cos, te­rre­nos, ár­bi­tros, etc.

Los cam­peo­na­tos pro­vin­cia­les y na­cio­na­les en las ca­te­go­rías me­no­res ca­da vez tie­nen me­nos jue­gos —a ve­ces ni se rea­li­zan en mu­chos te­rri­to­rios— y a los pro­fe­so­res de la ba­se en esas eda­des se les si­gue eva­luan­do más por la pro­mo­ción a las es­cue­las de­por­ti­vas o equi­pos mu­ni­ci­pa­les (cham­pio­nis­mo a pul­so), que por una co­rrec­ta en­se­ñan­za de la téc­ni­ca y la bús­que­da cons­tan­te de la mo­ti­va­ción para sa­lir al te­rreno, de­ci­si­vos para sos­te­ner cual­quier de­por­te ha­cia el fu­tu­ro.

Esa fuer­za ase­gu­ra­do­ra del ta­len­to es­tá hoy de­bi­li­ta­da en cuan­to a can­ti­dad res­pec­to a épo­cas pa­sa­das por el te­ma eco­nó­mi­co co­mo centro del de­ba­te. Y eso hi­po­te­ca si­len­cio­sa­men­te el fu­tu­ro. Lo ha­ce tam­bién la competencia des­leal de mi­llo­nes de dó­la­res que ofre­cen las Gran­des Li­gas por un ju­ga­dor de nues­tras Se­ries Na­cio­na­les, a quie­nes se les de­be pagar lo acor­da­do por la di­rec­ción del país sin de­mo­ras sub­je­ti­vas, lo cual ha su­ce­di­do en más de una oca­sión. Y si no que le pre­gun­ten a San­cti Spí­ri­tus y a va­rios equi­pos más so­bre el pa­go de la 56 Se­rie.

Para que se ten­ga una di­men­sión de lo sig­ni­fi­ca­ti­vo que es ju­gar. Un pe­lo­te­ro es­ta­dou­ni­den­se con me­nos de 21 años —tal y co­mo en­fren­ta­mos en el úl­ti­mo tope amis­to­so— tie­ne a esa edad ca­si mil par­ti­dos ce­le­bra­dos. Los no­va­tos en nues­tras cam­pa­ñas no lle­gan ni a 400 en­cuen­tros pre­vios. La ma­yo­ría ni a 300.

Sin que sea de­fi­ni­to­rio en el es­ta­do ac­tual, pero sí dia­léc­ti­co y jus­to, las di­rec­cio­nes de béis­bol en las di­fe­ren­tes ins­tan­cias de­ben oxi­ge­nar­se al me­nos ca­da cua­tro años. Que ca­da quien le pon­ga su se­llo y se eva­lúen los re­sul­ta­dos sin sen­ti­do de per­pe­tui­dad.

Ape­nas he­mos es­bo­za­do al­gu­nas cos­tu­ras. Y algo sí pa­re­ce cla­ro, el INDER es el due­ño más im­por­tan­te de es­te te­ma, aun­que so­bre la pe­lo­ta cru­cen en su ase­gu­ra­mien­to va­rios mi­nis­te­rios y en­ti­da­des. Si to­dos in­ten­ta­ran al me­nos ba­tear tu­bey la re­don­da se mo­ve­ría me­jor. La pren­sa, su­je­to ac­ti­vo y pro­po­si­ti­vo, ya es­tá en el ca­jón de ba­teo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.