Fi­del, el elec­tor ma­yor

Trabajadores - - PORTADA - Ali­na M. Lot­ti

Ca­lle 11 en el Ve­da­do, a po­cos pa­sos del co­le­gio elec­to­ral nú­me­ro 1, de la cir­cuns­crip­ción 13, don­de el Co­man­dan­te en Je­fe, Fi­del Cas­tro Ruz, ejer­ció siem­pre su de­re­cho al vo­to. ¡¿Cuán­tas vi­ven­cias tie­nen de aque­llas jor­na­das los ve­ci­nos del lu­gar?!

Siem­pre que po­día lle­ga­ba tem­prano para cum­plir con ese sa­gra­do de­ber, y lue­go en la tar­de, cuan­do ya los pe­rio­dis­tas se ha­bían mar­cha­do, re­gre­sa­ba, con­ver­sa­ba lar­ga­men­te so­bre cual­quier te­ma con quie­nes es­tá­ba­mos, afir­mó Mig­da­lia Gar­cía Gar­cía, quien du­ran­te mu­chos años en­ca­be­zó allí la me­sa elec­to­ral.

De su éti­ca ciu­da­da­na hay una anéc­do­ta que pre­fie­re no ob­viar. Un día —di­jo— al abrir el co­le­gio, ya ha­bía per­so­nas. Él llegó, pi­dió el úl­ti­mo, y cuan­do los elec­to­res desea­ron ce­der­le el pri­mer lu­gar, cuen­tan que se ne­gó, pues que­ría te­ner la po­si­bi­li­dad de ha­cer­lo co­mo los de­más.

En­tre una y otra evo­ca­ción, Jo­sé Al­ber­to Ro­dés Gue­va­ra, pre­ci­sa de­ta­lles, fe­chas. La gran ad­mi­ra­ción y el ca­ri­ño por Fi­del le ha­cen in­te­rrum­pir a ca­da mo­men­to a sus co­te­rrá­neas. A pe­sar de que se tra­ta de re­cuer­dos le­ja­nos en el tiem­po, su me­mo­ria le per­mi­te na­rrar­los con ab­so­lu­ta cla­ri­dad.

“Cuan­do las pri­me­ras elec­cio­nes del Po­der Po­pu­lar, ce­le­bra­das el 10 de oc­tu­bre de 1976, Fi­del asis­tió a la asam­blea de no­mi­na­ción de can­di­da­tos. En esa opor­tu­ni­dad vio en un bal­cón a un se­ñor que es­ta­ba sen­ta­do en una silla de rue­das y ex­pre­só que ha­bía visto re­fle­ja­do en su ros­tro el in­te­rés por par­ti­ci­par en aque­lla reunión.

“Yo le di­je: bueno, Co­man­dan­te, si va­mos a se­gun­da vuel­ta po­de­mos ha­cer eso que us­ted di­ce, de lle­var­le la bo­le­ta a su ca­sa, a lo cual se ne­gó. Me di­jo que eso so­lo era una idea, pues an­tes ha­bía que ver el asun­to con el Pre­si­den­te de la Co­mi­sión Elec­to­ral Na­cio­nal, y si se apro­ba­ba se in­clui­ría en los pro­ce­di­mien­tos de la ley.

“Ese es el ori­gen de lo que aho­ra se ha­ce cuan­do se vi­si­tan las ca­sas de las per­so­nas ma­yo­res, por ejem­plo, y es una mues­tra de có­mo Fi­del es­ta­ba pen­dien­te de to­do”.

Ca­lla­da, pero muy emo­cio­na­da, Nel­da Puig Cal­za­da no se pier­de un de­ta­lle de la con­ver­sa­ción. Du­ran­te mu­chos años es­tu­vo vin­cu­la­da a Ce­lia y al pro­pio líder de la Re­vo­lu­ción, por lo que él siem­pre la re­co­no­cía ca­da vez que iba a vo­tar, in­clu­so cuan­do se cam­bia­ba el pei­na­do.

En una oca­sión, sien­do ella vo­cal en la me­sa elec­to­ral, le pre­gun­tó si po­día mar­car la bo­le­ta con un bo­lí­gra­fo. La pu­so en una si­tua­ción di­fí­cil, pues có­mo ne­gar­le algo a él, pero en­se­gui­da reac­cio­nó y le ex­pli­có que don­de se vo­ta­ba ha­bía lá­pi­ces.

“Cuan­do lle­ga­ba lo pri­me­ro que ha­cía era sa­lu­dar­nos. Se le en­tre­ga­ba su bo­le­ta y des­pués vo­ta­ba. Yo sen­tía la res­pon­sa­bi­li­dad de tra­ba­jar en ese co­le­gio, de que to­do que­da­ra bien. Re­cuer­do que un día al sa­lu­dar­me pu­se mi mano en­ci­ma de la su­ya, co­mo mues­tra de res­pe­to, ad­mi­ra­ción y ca­ri­ño. Él son­río, yo me sen­tía fe­liz y afor­tu­na­da de vi­vir una emo­ción co­mo esa”, co­men­tó Zo­bei­da Pa­lo­mino, quien fue­ra es­po­sa de Se­ve­rino To­más Ara­ta (en una de las fo­tos), que du­ran­te al­gu­nos años fun­gió co­mo pre­si­den­te de la me­sa elec­to­ral.

Coor­di­na­do­ra de la zona de los CDR du­ran­te más de tres dé­ca­das, mu­jer in­can­sa­ble en las ta­reas del ba­rrio, Ro­me­lia Gon­zá­lez Carrillo, ju­bi­la­da del Con­se­jo de Es­ta­do, siem­pre ha desem­pe­ña­do un pa­pel im­por­tan­te en las elec­cio­nes, en cuan­to a la mo­vi­li­za­ción del pue­blo y en otras ta­reas.

Acos­tum­bra­ba a lle­gar de ma­dru­ga­da al co­le­gio para que na­die le qui­ta­ra el pri­mer lu­gar. Sin em­bar­go, un día per­dió esa po­si­bi­li­dad. “Fi­del llegó pero no en­tró de in­me­dia­to, se que­dó con­ver­san­do con quie­nes es­tá­ba­mos afue­ra, e in­clu­so me pre­gun­tó por mi hi­ja, pues se ha­bía que­ma­do con agua ca­lien­te. ‘Ro­me­lia ten más cui­da­do con los mu­cha­chos’”, me di­jo.

“En aque­lla opor­tu­ni­dad él hi­zo en la fi­la co­mo un sép­ti­mo lu­gar, la gen­te que­ría que en­tra­ra pero pre­fi­rió que­dar­se afue­ra, co­mo siem­pre, com­par­tien­do con la po­bla­ción. Fue la úni­ca oca­sión en que me ale­gré de ha­ber per­di­do mi po­si­ción en la co­la”.

Aho­ra, cuan­do la vís­pe­ra se ha con­me­mo­ra­do el aniver­sa­rio 91 de su na­ta­li­cio y to­do el país se pre­pa­ra para ce­le­brar las elec­cio­nes ge­ne­ra­les, es­tas vi­ven­cias nos traen de vuel­ta a ese Elec­tor ma­yor que fue Fi­del, fra­se que da tí­tu­lo a la ex­po­si­ción inau­gu­ra­da en esa cir­cuns­crip­ción, don­de la his­to­ria man­ten­drá siem­pre vi­va su es­tir­pe de com­ba­tien­te re­vo­lu­cio­na­rio.

Jun­to al Co­man­dan­te en Je­fe, de iz­quie­da a de­re­cha Mig­da­lia, Se­ve­rino To­más Ara­ta (pre­si­den­te de la me­sa elec­to­ral), Zo­bei­da Pa­lo­mino y Ro­me­lia Gon­zá­lez.

En el año 2013, úl­ti­ma oca­sión en que Fi­del asis­tió a vo­tar en el co­le­gio nu­me­ro 1, de la cir­cuns­crip­ción 13. | fo­tos: Es­tu­dios Re­vo­lu­ción

Ve­ci­nos del co­le­gio elec­to­ral, Mig­da­lia al centro, y Jo­sé Al­ber­to Ro­dés a su la­do. | fo­to: Agus­tín Bo­rre­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.