Una so­la Re­vo­lu­ción, un so­lo Par­ti­do, un Co­man­dan­te en Je­fe

Trabajadores - - NACIONALES - Ali­na Mar­tí­nez Triay

En el lo­cal don­de hoy ra­di­ca la ca­pi­ta­li­na sa­la tea­tro Hu­bert de Blanck se pro­du­jo el 16 de agos­to de 1925 un he­cho que de­ven­dría tras­cen­den­tal para la his­to­ria pa­tria: die­ci­ocho hom­bres, en­tre de­le­ga­dos e in­vi­ta­dos, dieron ini­cio a un con­gre­so en el que que­dó cons­ti­tui­do el Pri­mer Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Cu­ba.

El ve­te­rano Car­los Ba­li­ño, fun­da­dor con Jo­sé Mar­tí del Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Cu­bano, y el jo­ven Ju­lio An­to­nio Me­lla, sim­bo­li­za­ron la con­ti­nui­dad his­tó­ri­ca del em­pe­ño por lle­var ade­lan­te una so­la re­vo­lu­ción: la in­con­clu­sa ini­cia­da en el si­glo XIX por la in­de­pen­den­cia na­cio­nal a la que se su­mó en el si­glo XX el em­pe­ño por con­quis­tar la eman­ci­pa­ción so­cial.

In­me­dia­ta­men­te la re­cién na­ci­da or­ga­ni­za­ción fue ob­je­to de la más bru­tal re­pre­sión por par­te del Go­bierno oli­gár­qui­co y proim­pe­ria­lis­ta de Ge­rar­do Ma­cha­do, quien desató un pro­ce­so ju­di­cial con­tra los co­mu­nis­tas, cau­san­te del en­car­ce­la­mien­to de al­gu­nos y la de­por­ta­ción de otros, co­mo su­ce­dió con el elec­to pri­mer se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Par­ti­do, el maes­tro Jo­sé Mi­guel Pé­rez. Si­mi­lar suer­te co­rrie­ron lí­de­res obre­ros y per­so­na­li­da­des pro­gre­sis­tas y de­mo­crá­ti­cas.

Du­ran­te dé­ca­das ser co­mu­nis­ta atraía el odio de las cla­ses do­mi­nan­tes y del im­pe­ria­lis­mo, sig­ni­fi­ca­ba ex­po­ner­se a la di­fa­ma­ción y a las per­se­cu­cio­nes, a la ex­pul­sión del tra­ba­jo, la cár­cel, las tor­tu­ras y a la muerte. Sin em­bar­go, aque­llos mi­li­tan­tes se ga­na­ron el res­pe­to y la ad­mi­ra­ción de los hu­mil­des, que vie­ron en ellos a sus re­suel­tos de­fen­so­res, co­mo ocu­rrió con Je­sús Me­nén­dez, Ara­ce­lio Igle­sias, Jo­sé Ma­ría Pé­rez y tan­tos otros.

Sin em­bar­go, ese Par­ti­do no po­día ser el pro­ta­go­nis­ta de la nue­va Re­vo­lu­ción ne­ce­sa­ria, su con­duc­ción la tu­vie­ron que asu­mir otros hom­bres que se ha­bían acer­ca­do al pen­sa­mien­to mar­xis­ta-le­ni­nis­ta, nue­vos co­mu­nis­tas, co­mo los ca­li­fi­có Fi­del, por­que no eran co­no­ci­dos co­mo ta­les y no tu­vie­ron que pa­de­cer en el seno de aque­lla so­cie­dad lle­na de pre­jui­cios y de re­pre­sión el te­rri­ble ais­la­mien­to y la ex­clu­sión que pa­de­cían los ab­ne­ga­dos com­ba­tien­tes del Pri­mer Par­ti­do Co­mu­nis­ta, que ya por en­ton­ces se de­no­mi­na­ba Par­ti­do So­cia­lis­ta Po­pu­lar (PSP).

En el cur­so de la lu­cha in­su­rrec­cio­nal, en­ca­be­za­da por Fi­del, se pro­du­jo un acer­ca­mien­to en­tre las or­ga­ni­za­cio­nes que se su­ma­ron de­ci­di­da­men­te a ella, y des­pués de la vic­to­ria las di­rec­cio­nes del Mo­vi­mien­to 26 de Ju­lio, el PSP y el Di­rec­to­rio Re­vo­lu­cio­na­rio, acor­da­ron di­sol­ver­se e in­te­grar­se en una so­la.

Blas Ro­ca, quien ha­bía di­ri­gi­do el Par­ti­do du­ran­te más de dos dé­ca­das, afir­mó que cuan­do le co­rres­pon­dió en­tre­gar­le su di­rec­ción a Fi­del “él ya era el líder in­dis­cu­ti­ble de la Re­vo­lu­ción y del pue­blo. Su ac­ción en el Mon­ca­da, su au­to­de­fen­sa en el jui­cio, su via­je en el Gran­ma para ini­ciar la gue­rra de li­be­ra­ción, le ha­bían da­do un lu­gar en la his­to­ria. No era en­ton­ces yo el que le en­tre­ga­ba la di­rec­ción a Fi­del. Fui un sim­ple por­ta­dor de lo que ya la his­to­ria le ha­bía en­tre­ga­do”.

Sur­gió más tar­de el de­no­mi­na­do Par­ti­do Unido de la Re­vo­lu­ción So­cia­lis­ta, un gran pa­so de avan­ce, pero la or­ga­ni­za­ción debía pro­po­ner­se me­tas su­pe­rio­res y lo des­ta­có en el ac­to de pre­sen­ta­ción del Co­mi­té Cen­tral, el 3 de oc­tu­bre de 1965: era ne­ce­sa­rio que di­je­ra “no lo que fui­mos ayer, sino lo que so­mos hoy y lo que se­re­mos ma­ña­na”.

Y se pro­du­jo en­ton­ces un mo­men­to muy emo­ti­vo cuan­do el je­fe de la Re­vo­lu­ción co­men­zó a pe­dir propuestas a los asis­ten­tes para de­no­mi­nar­lo. Va­rios su­gi­rie­ron: ¡Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Cu­ba!, y Fi­del afir­mó: “¡Ese es el nom­bre!”

En nu­me­ro­sas opor­tu­ni­da­des se re­fi­rió a su im­por­tan­cia y tras­cen­den­cia. Va­le re­cor­dar por su vi­gen­cia la for­ma en que lo de­fi­nió en el Pri­mer Con­gre­so: “El Par­ti­do lo re­su­me to­do. En él se sin­te­ti­zan los sue­ños de to­dos los re­vo­lu­cio­na­rios a lo lar­go de nues­tra his­to­ria; en él se con­cre­tan las ideas, los prin­ci­pios y la fuer­za de la Re­vo­lu­ción, en él des­apa­re­cen nues­tros in­di­vi­dua­lis­mos y apren­de­mos a pen­sar en tér­mi­nos de co­lec­ti­vi­dad; él es nues­tro edu­ca­dor, nues­tro maes­tro, maes­tro guía y nues­tra con­cien­cia vi­gi­lan­te, cuan­do no­so­tros mis­mos no so­mos ca­pa­ces de ver nues­tros erro­res, nues­tros de­fec­tos y nues­tras li­mi­ta­cio­nes; en él nos su­ma­mos to­dos y en­tre to­dos ha­ce­mos de ca­da uno de no­so­tros un sol­da­do es­par­tano de la más jus­ta de las cau­sas y de to­dos jun­tos un gi­gan­te in­ven­ci­ble”.

Y agre­gó: “El Par­ti­do es hoy el al­ma de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na”.

Cuan­do aun no se ha­bía pro­du­ci­do la des­apa­ri­ción fí­si­ca del Co­man­dan­te en Je­fe, Raúl des­ta­có otra gran mi­sión del Par­ti­do que co­bra es­pe­cial tras­cen­den­cia en es­tos tiem­pos, al se­ña­lar que úni­ca­men­te el Par­ti­do Co­mu­nis­ta puede ser el digno he­re­de­ro de la con­fian­za de­po­si­ta­da por el pue­blo en su líder.

En el Par­ti­do y en ca­da uno de sus mi­li­tan­tes des­can­sa por tan­to la res­pon­sa­bi­li­dad de lle­var ade­lan­te el le­ga­do de quien fue su pri­mer se­cre­ta­rio y el úni­co Co­man­dan­te en Je­fe de la Re­vo­lu­ción cu­ba­na, y de ga­ran­ti­zar esa marcha in­de­te­ni­ble del pue­blo de la que ha­bló Fi­del en su úl­ti­ma in­ter­ven­ción pú­bli­ca en el VII Con­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.