Ins­pi­ra­ción

Trabajadores - - NACIONALES - Ali­na Mar­tí­nez Triay

Ha­ce al­gún tiem­po una ve­ci­na se me acer­có para pe­dir­me que ayu­da­ra a su hi­jo a res­pon­der una pre­gun­ta que le ha­bía he­cho su maes­tra: ¿qué ocu­rrió el 27 de sep­tiem­bre de 1877?

Su­pu­se que la edu­ca­do­ra ha­bía pues­to esa in­te­rro­gan­te en ma­nos del alumno para es­ti­mu­lar­lo a in­ves­ti­gar, pues no me pa­re­cía que su in­ten­ción fue­se una res­pues­ta es­cue­ta o ru­ti­na­ria a un acon­te­ci­mien­to tan re­le­van­te co­mo el su­ce­di­do en esa fe­cha.

Mi in­te­rés por nues­tro pa­sa­do de lu­chas me ha lle­va­do a ate­so­rar una am­plia bi­blio­gra­fía acer­ca de es­tos te­mas, por lo que de­ci­dí con­ver­tir­me en su bi­blio­te­ca­ria y no so­lo le bus­qué frag­men­tos de li­bros don­de se abor­da­ba el asun­to sino has­ta his­to­rie­tas de cor­te his­tó­ri­co don­de se re­pro­du­cía fiel­men­te, de ma­ne­ra grá­fi­ca, el he­cho. El ob­je­ti­vo era que el ni­ño fue­se ca­paz de res­pon­der la pre­gun­ta ade­más de que pu­die­se re­pre­sen­tar en su men­te aquel im­pre­sio­nan­te pa­sa­je de nues­tras gue­rras de in­de­pen­den­cia.

El pro­ta­go­nis­ta del su­ce­so fue na­da me­nos que An­to­nio Ma­ceo. Días atrás ha­bía su­fri­do te­rri­bles he­ri­das en Po­tre­ro de Me­jía, Ba­ra­ja­gua, y cuan­do se pen­sa­ba que no iba a so­bre­vi­vir, em­pe­zó a re­cu­pe­rar­se len­ta­men­te. Un trai­dor, co­no­ce­dor de su gra­ve es­ta­do, lo de­la­tó y va­rias pa­tru­llas es­pa­ño­las se aden­tra­ron en el mon­te en su per­se­cu­ción. El he­ri­do, lle­va­do en hom­bros en una ca­mi­lla y cui­da­do por su es­po­sa Ma­ría Ca­bra­les, fue de­fen­di­do bra­va­men­te por una pe­que­ña es­col­ta en­ca­be­za­da por su her­mano Jo­sé, que se ba­tió día y no­che sin co­mer ni dor­mir para pro­te­ger a su je­fe. El 27 de sep­tiem­bre los es­pa­ño­les lle­ga­ron tan cer­ca del Ti­tán que pa­re­cía in­mi­nen­te su cap­tu­ra, pero es­te, con un es­fuer­zo so­bre­hu­mano, se abra­zó al cue­llo del ca­ba­llo que ha­bía pe­di­do le man­tu­vie­ran a su la­do y se es­ca­pó a ga­lo­pe.

Mien­tras es­cu­cha­ba el re­la­to, los ojos del ni­ño se agran­da­ron co­mo si es­tu­vie­se pre­sen­cian­do la proeza del ge­ne­ral An­to­nio y sus acom­pa­ñan­tes, y es que en la en­se­ñan­za de la his­to­ria se tra­ta de in­cor­po­rar no so­lo el sa­ber, el co­no­ci­mien­to, sino la con­vic­ción y los sen­ti­mien­tos, co­mo ex­pre­só el Pri­mer Vi­ce­pre­si­den­te de los Con­se­jos de Es­ta­do y de Mi­nis­tros Mi­guel Díaz-Ca­nel Ber­mú­dez en la Co­mi­sión del Par­la­men­to de­di­ca­da a la de Aten­ción a la Ju­ven­tud, la Ni­ñez y la Igual­dad de De­re­chos de la Mu­jer.

No por ca­sua­li­dad nues­tro ad­ver­sa­rio ha­bla de ol­vi­dar el pa­sa­do, de de­jar­lo atrás. Se em­pe­ña en arre­ba­tar­nos la me­mo­ria y con ello bo­rrar­nos la iden­ti­dad para im­po­ner­nos sus va­lo­res.

Por el con­tra­rio, los ver­da­de­ros pa­trio­tas afir­ma­mos con Mar­tí que “De amar las glo­rias pa­sa­das se sa­can fuer­zas para ad­qui­rir las glo­rias nue­vas”.

Y lo su­bra­yó el pro­pio Fi­del cuan­do en car­ta es­cri­ta des­de la pri­sión de Isla de Pi­nos ase­gu­ró que un tex­to co­mo las Crónicas

de la Gue­rra de Jo­sé Mi­ró Ar­gen­ter, je­fe del Es­ta­do Ma­yor de Ma­ceo, les ha­bía lle­va­do a va­rios de los fu­tu­ros pro­ta­go­nis­tas de las ac­cio­nes del 26 de Ju­lio a vi­vir con emo­ción ca­da com­ba­te y de­te­ner­se en cuan­to de­ta­lle tác­ti­co o es­tra­té­gi­co pu­die­ra re­por­tar una ex­pe­rien­cia útil. “Y aún cuan­do los tiem­pos han va­ria­do y con ello el ar­te de la lu­cha, to­dos aque­llos he­chos son hi­jos de un sen­ti­mien­to in­va­ria­ble, el úni­co que ha­ce po­si­ble lo im­po­si­ble y obli­ga a la pos­te­ri­dad a creer uná­ni­me­men­te lo que a mu­chos con­tem­po­rá­neos pa­re­cía im­po­si­ble”, su­bra­yó.

So­bre el va­lor de esa epo­pe­ya, re­sal­tó: “La Ilía­da de Ho­me­ro no la su­pera en he­chos he­roi­cos; nues­tros mam­bi­ses pa­re­cen más le­gen­da­rios; y Aqui­les, no tan in­ven­ci­ble co­mo Ma­ceo”.

Ins­pi­ra­dos en ella, la van­guar­dia li­de­rea­da por Fi­del se pro­pu­so con­quis­tar lo que a mu­chos les pa­re­cía im­po­si­ble y en­fren­tó obs­tácu­los que pa­re­cían in­sal­va­bles has­ta con­se­guir la vic­to­ria. Esa van­guar­dia en­ri­que­ci­da con el pue­blo no se de­tu­vo y si­guió lu­chan­do has­ta al­can­zar lo que para otros eran qui­me­ras, y por ese ca­mino se­gui­re­mos avan­zan­do, guia­dos por el le­ga­do im­pe­re­ce­de­ro de un líder que nun­ca cre­yó en me­tas inal­can­za­bles.

Mu­chas his­to­rias se es­cri­bie­ron en to­dos es­tos años por hom­bres y mu­je­res que su­pie­ron es­tar a la al­tu­ra de su tiem­po y de ese mo­do se con­vir­tie­ron, sin pro­po­nér­se­lo, en hé­roes; y esa his­to­ria se si­gue es­cri­bien­do to­dos los días, en to­das par­tes de nues­tra geo­gra­fía.

So­bre esos cu­ba­nos y so­bre los he­chos que pro­ta­go­ni­za­ron po­dría ha­blar­se con el mis­mo sen­ti­mien­to de ad­mi­ra­ción que uti­li­zó Fi­del para re­fe­rir­se a los per­so­na­jes reales de los re­la­tos re­co­gi­dos en las Crónicas de la gue­rra : ”(…) Si los ni­ños cre­cie­ran al con­ju­ro de ta­les ejem­plos, ins­pi­ra­dos en aque­llas al­mas su­pe­rio­res… ¿quién se atre­ve­ría a do­ble­gar­los?”

He ahí el desafío de los en­car­ga­dos de di­fun­dir y en­se­ñar la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.