So­lu­ción in­con­clu­sa

Trabajadores - - BUZÓN ABIERTO - Jor­ge Pé­rez Cruz

Re­me­dia­do en par­te es­tá el pro­ble­ma que se re­se­ñó en el es­cri­to ¿De qué vi­ven los mú­si­cos en Las Tu­nas?, pu­bli­ca­do en es­ta sec­ción el 8 de ma­yo, en el que Lep­tis Va­len­tín Pé­rez Pé­rez, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del bu­ró sin­di­cal de la Em­pre­sa Co­mer­cia­li­za­do­ra de la Mú­si­ca y los Es­pec­tácu­los Bar­ba­ri­to Diez de esa pro­vin­cia, de­nun­cia­ba los im­pa­gos a mu­chos de sus afi­lia­dos, quie­nes ade­más, cla­ma­ban —y cla­man— por es­pa­cios que de­fien­dan la mú­si­ca en vi­vo y ge­ne­ren fuen­tes de em­pleo.

La res­pues­ta que se re­ci­bió a prin­ci­pios de ju­lio es re­mi­ti­da por la in­ge­nie­ra Ni­lian Ro­drí­guez Es­co­bar, di­rec­to­ra de la en­ti­dad, quien su­gie­re más in­ves­ti­ga­ción y mues­tra in­con­for­mi­dad con al­gu­nas ci­fras ci­ta­das en el tra­ba­jo pe­rio­dís­ti­co, aun­que ad­mi­te la le­gi­ti­mi­dad del que­re­llan­te.

Acla­ra que “la deu­da con los ar­tis­tas lo­ca­les as­cen­día a 514 mil pe­sos y con los fo­rá­neos a 220 mil pe­sos, y re­co­no­ce que eran cuen­tas pen­dien­tes por co­brar des­de sep­tiem­bre del año pre­ce­den­te, por con­cep­to de fies­tas po­pu­la­res en los mu­ni­ci­pios de Las Tu­nas, Aman­cio, Ma­ji­ba­coa y Je­sús Me­nén­dez”, de­bi­do al in­cum­pli­mien­to de los in­gre­sos.

Sin em­bar­go, no pre­ci­sa quién o quié­nes adeu­da­ban, si bien se in­fie­re que los con­tra­tis­tas son los go­bier­nos de ca­da lo­ca­li­dad, cu­ya ac­tua­ción la­ce­ra­ba las fi­nan­zas de la em­pre­sa, y co­mo con­se­cuen­cia da­ña­ba su sol­ven­cia eco­nó­mi­ca y dis­mi­nuía la ca­pa­ci­dad de pa­go a las uni­da­des ar­tís­ti­cas des­pués que es­tas cum­plían las ta­reas pac­ta­das.

Lo cier­to es que, pe­sos más o pe­sos me­nos, na­da jus­ti­fi­ca la vio­la­ción de los pla­zos es­ta­ble­ci­dos para la re­mu­ne­ra­ción de los tra­ba­ja­do­res, lo cual fue el mo­ti­vo de la que­ja del di­ri­gen­te sin­di­cal.

La fun­cio­na­ria ma­ni­fies­ta que las au­to­ri­da­des del te­rri­to­rio dieron se­gui­mien­to a la si­tua­ción, que fue im­po­si­ble de so­lu­cio­nar por cau­sas ob­je­ti­vas, pero con­si­de­ró un error dar ese ca­li­fi­ca­ti­vo al mal pro­ce­der de los res­pon­sa­bi­li­za­dos con el pa­go, lo que es re­cu­rren­te en es­te sec­tor, so­bre to­do en tiem­po de car­na­val o fies­tas po­pu­la­res, cuan­do el plau­si­ble afán de ani­mar los bai­la­bles con or­ques­tas de pri­mer ni­vel o de con­vo­ca­to­ria na­cio­nal —co­mo sue­len de­no­mi­nar­las—, arra­sa las mal­tre­chas fi­nan­zas de las di­rec­cio­nes de Cul­tu­ra y de­ja des­pro­te­gi­das, ca­si siem­pre, a las agru­pa­cio­nes lo­ca­les.

En la car­ta ex­po­ne que en aná­li­sis rea­li­za­do en el con­se­jo de di­rec­ción de fe­bre­ro úl­ti­mo se acor­dó so­li­ci­tar cré­di­to ban­ca­rio de ca­pi­tal de tra­ba­jo para sal­dar las deu­das con los ar­tis­tas, lo cual no se cum­plió en los pla­zos pre­vis­tos por­que la em­pre­sa po­seía un em­prés­ti­to si­mi­lar al del año an­te­rior que ter­mi­na­ba de pagar en abril.

Y no es fá­cil de ex­pli­car, y mu­cho me­nos de en­ten­der, que la en­ti­dad de­ba acu­dir a cré­di­tos ban­ca­rios para sal­dar los adeu­dos con sus co­lec­ti­vos, sin ha­cer uso de las pre­rro­ga­ti­vas le­ga­les que obli­gan a pagar en de­ter­mi­na­dos pla­zos a aque­llos que re­ci­ben las pres­ta­cio­nes.

La di­rec­ti­va es­cri­be que el 5 de ma­yo de­ter­mi­na­ron “pre­sen­tar al ban­co el cré­di­to, que fue apro­ba­do” y por fin abo­na­ron to­das las deu­das con los ar­tis­tas, 23 días des­pués.

Des­de mi apre­cia­ción, ade­más de la so­lu­ción fal­ta in­for­ma­ción so­bre las ges­tio­nes a los co­lec­ti­vos la­bo­ra­les afec­ta­dos, cu­yos in­gre­sos per­so­na­les, en la ma­yo­ría de los ca­sos, son el sus­ten­to de la fa­mi­lia. Ro­drí­guez Es­co­bar ase­gu­ra en la car­ta que “(…) para evi­tar que es­ta si­tua­ción se re­pi­ta (aho­ra) so­lo es­tán con­tra­tan­do ser­vi­cios ar­tís­ti­cos a quie­nes cuen­tan con dis­po­ni­bi­li­dad fi­nan­cie­ra”. Y es ló­gi­co que así sea.

Tam­bién afir­ma que ac­tual­men­te dis­po­nen de es­pa­cios don­de se puede dis­fru­tar de mú­si­ca en vi­vo y los enu­me­ra, pero en con­ver­sa­ción con el di­ri­gen­te sin­di­cal re­cla­man­te “es­tos to­da­vía no cum­plen las ex­pec­ta­ti­vas de los ar­tis­tas”, y “las di­rec­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas de mu­chos cen­tros con­ti­núan ale­gan­do la ca­ren­cia de di­ne­ro para sa­tis­fa­cer esa exi­gen­cia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.