S.O.S. des­de San­tia­go

Trabajadores - - BUZÓN ABIERTO -

La san­tia­gue­ra Isabel Di­mé Plan­che pi­de ayu­da para re­sol­ver la si­tua­ción que la aque­ja y que ella mis­ma ha de­no­mi­na­do el ca­so de la che­que­ra fan­tas­ma.

Cuen­ta en su mi­si­va que se aco­gió a la ju­bi­la­ción en el año 2006, por la ley an­te­rior de Se­gu­ri­dad So­cial, con 38 años de ser­vi­cio, y re­ci­be des­de en­ton­ces 305 pe­sos.

Dos años des­pués, an­te el lla­ma­do del Ge­ne­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz de­ci­de re­in­cor­po­rar­se al tra­ba­jo, y se man­tie­ne has­ta fe­bre­ro del 2015, fe­cha en que tie­ne que aban­do­nar su la­bor por pro­ble­mas fa­mi­lia­res.

Con­for­me a la le­gis­la­ción vi­gen­te, ini­ció los trá­mi­tes en la se­de pro­vin­cial de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial para que le adi­cio­na­ran esos años al pa­go de su ju­bi­la­ción.

Su­po­nía que la ges­tión de­mo­ra­ba unos tres me­ses, pero al pa­re­cer es irreal, pues pa­sa­ron ya dos años y to­da­vía le fal­ta al pro­ce­so. Las explicaciones que le dieron en sus múl­ti­ples vi­si­tas no fue­ron con­vin­cen­tes: no ha­bía un per­so­nal pre­pa­ra­do para esa ac­ti­vi­dad, no hay co­ne­xión con la se­de na­cio­nal…

A me­dia­dos del mes de ju­lio, la di­rec­to­ra de la ins­ti­tu­ción le ex­pli­có que fue una co­mi­sión de La Ha­ba­na para ana­li­zar esos ca­sos, pero has­ta ahí. ¿Cuán­do aca­ba­rán? ¿Por qué no lle­ga su re­so­lu­ción des­de el mi­nis­te­rio co­rres­pon­dien­te? Na­die sa­be.

La re­mi­ten­te es­tá preo­cu­pa­da, pues con­si­de­ra que si la Re­vo­lu­ción creó tan­tos pro­gra­mas para dar una me­jor ca­li­dad de vi­da, no es po­si­ble que las fal­tas de or­ga­ni­za­ción y de res­pe­to em­pa­ñen esos lo­gros.

Isabel ne­ce­si­ta con ur­gen­cia re­ci­bir los pa­gos que le co­rres­pon­den por el tiem­po que la­bo­ró des­pués de ju­bi­la­da. Ella es la res­pon­sa­ble de cui­dar y su­fra­gar los gas­tos de su ma­dre pos­tra­da, dia­bé­ti­ca, con frac­tu­ra en la ca­de­ra y un pie ampu­tado.| Ariad­na A. Pé­rez

Des­de la aper­tu­ra del res­tau­ran­te Cha­cha­chá, a un cos­ta­do del Mu­seo de la Re­vo­lu­ción, en La Ha­ba­na Vie­ja, ca­si siem­pre hay nu­me­ro­sos au­tos par­quea­dos de­lan­te del lo­cal. No im­por­ta que allí exis­ta una se­ñal que prohí­be el es­ta­cio­na­mien­to, co­mo es ló­gi­co en las in­me­dia­cio­nes de una pa­ra­da de óm­ni­bus don­de coin­ci­den va­rias im­por­tan­tes ru­tas de la ca­pi­tal (P11, P8, A65, A40, A60, A83, A66), por las cua­les aho­ra los pa­sa­je­ros de­ben es­pe­rar ca­si en el me­dio de la ca­lle o en la ace­ra del fren­te. ¿Nin­gu­na au­to­ri­dad ve es­to? | tex­to y fo­tos: Fran­cis­co Ro­drí­guez Cruz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.