Con­jun­ti­vi­tis: ¡alé­ja­te de mí!

Trabajadores - - SALUD - SÍN­TO­MAS:

La po­bla­ción de­be cum­plir las me­di­das pre­ven­ti­vas orien­ta­das por los mé­di­cos de la fa­mi­lia y los of­tal­mó­lo­gos para evi­tar la pro­pa­ga­ción de es­ta en­fer­me­dad epi­dé­mi­ca

Pe­dro Ju­lio Pé­rez Rivero llegó del círcu­lo in­fan­til con el ojo de­re­cho in­fla­ma­do y li­ge­ra­men­te en­ro­je­ci­do. No se que­ja­ba de do­lor ni de mo­les­tias, pero sus pa­dres con­sul­ta­ron a la pe­dia­tra, quien los re­mi­tió de in­me­dia­to a la con­sul­ta del Hos­pi­tal Of­tal­mo­ló­gi­co Ra­món Pan­do Fe­rrer.

Al ni­ño le fue diag­nos­ti­ca­da una con­jun­ti­vi­tis (in­fla­ma­ción de la mem­bra­na mu­co­sa que re­cu­bre el interior de los pár­pa­dos), y le in­di­ca­ron su tra­ta­mien­to, pero al día si­guien­te, am­bos pa­dres ama­ne­cie­ron con los ojos in­fla­ma­dos, muy en­ro­je­ci­dos, pu­ru­len­tos y con ex­tre­ma mo­les­tia. La pres­crip­ción fue un po­co alar­man­te para ellos: la su­ya era del ti­po he­mo­rrá­gi­ca, y con­lle­va­ba me­di­das de ais­la­mien­to y pro­ce­de­res más ri­gu­ro­sos para la sa­na­ción.

Así, po­co a po­co, en­fer­ma­ron los seis ha­bi­tan­tes del ho­gar, in­clui­das una her­ma­na y una so­bri­na que lle­ga­ron de vi­si­ta cuan­do pa­re­cía que el con­ta­gio ha­bía ter­mi­na­do. Los me­no­res me­jo­ra­ron rá­pi­do, los adul­tos de­mo­ra­ron más.

Yi­rian­ni y Pe­dro, los pa­dres del in­fan­te, tu­vie­ron una evo­lu­ción len­ta, él al­re­de­dor de 10 días, pero ella in­ten­tó in­cor­po­rar­se a sus la­bo­res co­mo in­for­má­ti­ca en igual pla­zo y le fue im­po­si­ble: el do­lor agu­do al fi­jar la vis­ta, tam­bién en la ca­be­za, la sen­sa­ción de ma­reo y la sen­si­bi­li­dad an­te la luz, se lo im­pi­die­ron.

Para to­dos, sin dis­tin­ción del ti­po de con­jun­ti­vi­tis, el tra­ta­mien­to fue el mis­mo: com­pre­sas con agua her­vi­da o sue­ro fi­sio­ló­gi­co fres­cos y la­va­dos ocu­la­res, al­gu­nos de arras­tres, es de­cir, lim­pian­do bien de aden­tro ha­cia afue­ra al me­nos ca­da seis ho­ras. Co­mo me­di­das adi­cio­na­les, man­te­ner la hi­gie­ne, el la­va­do fre­cuen­te y con ja­bón de ca­ra y ma­nos, y usar ex­clu­si­va­men­te ar­tícu­los per­so­na­les.

En­fer­me­dad de fá­cil pro­pa­ga­ción

Des­de el mes de ma­yo emer­gió en la to­ta­li­dad de las pro­vin­cias cu­ba­nas un bro­te de con­jun­ti­vi­tis, que ha afec­ta­do a per­so­nas de to­das las eda­des, se­xos y ra­zas, lo que lle­vó al Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca a aler­tar a to­da la po­bla­ción para adop­tar me­di­das pre­ven­ti­vas y evi­tar su apa­ri­ción, o acu­dir a un es­pe­cia­lis­ta en ca­so de con­traer­la.

La doc­to­ra Mad­yu Cuan Co­li­na, es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na Ge­ne­ral In­te­gral, co­men­tó a

que la con­jun­ti­vi­tis es una en­fer­me­dad in­fec­cio­sa, que se pro­pa­ga muy fá­cil­men­te y tie­ne va­rias cau­sas: puede ser vi­ral, alér­gi­ca, bac­te­ria­na y he­mo­rrá­gi­ca.

Di­jo que cir­cu­la ma­yor­men­te en gran­des círcu­los po­bla­cio­na­les, por las re­la­cio­nes en­tre unos y otros, la ma­ni­pu­la­ción de ob­je­tos que con­ten­gan res­tos de se­cre­cio­nes y por las mi­cro­go­tas de sa­li­va; a lo cual tam­bién con­tri­bu­ye el in­ten­so ca­lor de es­ta tem­po­ra­da.

“El en­ro­je­ci­mien­to ocu­lar es co­mún para di­ver­sas cau­sas, pero hay que ha­cer un diag­nós­ti­co opor­tuno para ver la di­fe­ren­cia en­tre una y otra; cuan­do el mé­di­co de la fa­mi­lia lo de­tec­ta a sim­ple vis­ta re­mi­te al pa­cien­te al of­tal­mó­lo­go para que pue­da to­mar la con­duc­ta ade­cua­da con ca­da per­so­na; en la he­mo­rrá­gi­ca el co­lor ro­jo den­tro del ojo es más in­ten­so, ca­si no tie­ne se­cre­ción y puede ha­cer fie­bre. En nin­gún ca­so se re­co­mien­da el uso de re­me­dios ca­se­ros ni de los que pro­vie­nen de plan­tas me­di­ci­na­les.

“Lo más acon­se­ja­ble para to­da la po­bla­ción es man­te­ner las me­di­das hi­gié­ni­cas, muy opor­tu­nas en es­ta épo­ca del año por­que con ellas tam­bién se evi­tan otras do­len­cias que son in­fec­to­con­ta­gio­sas, in­clui­das las di­ges­ti­vas. La he­mo­rrá­gi­ca puede traer com­pli­ca­cio­nes ocu­la­res, ha­cer que­ra­ti­tis (in­fla­ma­ción de la cór­nea) y la evo­lu­ción es más com­ple­ja.

“A los pa­cien­tes que lle­gan a mi con­sul­to­rio, aun­que no sien­tan nin­guno de los sín­to­mas de la en­fer­me­dad, les co­men­to so­bre es­ta, los ries­gos y las for­mas de pre­ca­ver­la. En la co­mu­ni­dad don­de yo re­si­do (vi­ve en la ca­sa del mé­di­co de la fa­mi­lia de su con­sul­to­rio, en el ba­rrio de Al­taha­ba­na, Bo­ye­ros) ha­ce­mos au­dien­cias sa­ni­ta­rias con­jun­ta­men­te con los CDR, les ex­pli­ca­mos la im­por­tan­cia

Tra­ba­ja­do­res

de acu­dir a la aten­ción se­cun­da­ria para te­ner un diag­nós­ti­co lo más cer­te­ro po­si­ble, las me­di­das pre­ven­ti­vas, y po­ne­mos en los mu­ra­les las pan­car­tas pro­mo­cio­na­les y los tra­ba­jos pu­bli­ca­dos en la pren­sa.

“Es im­por­tan­te que las per­so­nas no se sien­tan alar­ma­das, pero que sí en­tien­dan la tras­cen­den­cia de la en­fer­me­dad y ac­túen en co­rres­pon­den­cia con la in­for­ma­ción que les es­ta­mos dan­do”.

Una po­si­ble cau­sa

Se­gún un tra­ba­jo pu­bli­ca­do por Ju­ven­tud Re­bel­de, la po­si­ble cau­sa de es­ta epi­de­mia puede ser “el pol­vo pro­ce­den­te del de­sier­to del Saha­ra, que se es­tá ex­pan­dien­do por el Ca­ri­be y que en cier­tas épo­cas del año in­ci­de ade­más en irri­ta­cio­nes en la piel, afec­cio­nes en amíg­da­las, bo­ca, na­riz y otras par­tes del cuer­po”.

De­fi­ni­da por la es­pe­cia­lis­ta en Of­tal­mo­lo­gía Xio­ma­ra Ma­rín Pichs, je­fa del Gru­po Pro­vin­cial de es­ta es­pe­cia­li­dad en La Ha­ba­na, “la con­jun­ti­vi­tis he­mo­rrá­gi­ca epi­dé­mi­ca, con un pe­río­do de in­cu­ba­ción de en­tre ocho y 48 ho­ras, es más fre­cuen­te en áreas cos­te­ras de paí­ses tro­pi­ca­les con al­tas tem­pe­ra­tu­ras y hu­me­dad, y tie­ne una ma­yor in­ci­den­cia en la épo­ca llu­vio­sa”, pre­ci­só.

Ar­dor En­ro­je­ci­mien­to en los ojos Sen­sa­ción de te­ner una are­ni­lla Vis­ta bo­rro­sa Co­me­zón Ojos llo­ro­sos | fo­to: lon­gi­tud­deon­da.com

Es­tá con­tra­in­di­ca­do el uso de cual­quier me­di­ca­men­to. | fo­to: To­ma­da de FIDES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.