La prác­ti­ca di­rá la úl­ti­ma pa­la­bra

Trabajadores - - NACIONALES -

En el trans­cur­so de es­ta se­ma­na re­pre­sen­tan­tes de va­rios or­ga­nis­mos in­vo­lu­cra­dos en el anun­cia­do per­fec­cio­na­mien­to del tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia ofre­cie­ron co­pio­sa in­for­ma­ción so­bre la ma­yo­ría de los por­me­no­res de es­te pro­ce­so.

No obs­tan­te ha­brá que se­guir con de­te­ni­mien­to el cau­ce de las trans­for­ma­cio­nes, a par­tir del mo­men­to en que ya sean fir­mes las nor­ma­ti­vas ac­tual­men­te en fa­se de re­vi­sión de­fi­ni­ti­va.

De las pro­pias opi­nio­nes que

ob­tu­vo en­tre quie­nes ejer­cen en es­ta mo­da­li­dad de ges­tión no es­ta­tal, se des­pren­de que no po­cos de los ob­je­ti­vos ex­plí­ci­tos de las me­di­das pre­vis­tas eran as­pi­ra­cio­nes y plan­tea­mien­tos de ese pro­pio sec­tor.

Tam­bién hay otras ideas y re­co­men­da­cio­nes en­tre los cuen­ta­pro­pis­tas

Tra­ba­ja­do­res

que po­drían en­ri­que­cer el pro­ce­so, si las au­to­ri­da­des son­dean y con­si­guen res­pon­der con agi­li­dad sus ar­gu­men­tos.

El mo­vi­mien­to sin­di­cal y sus di­ri­gen­tes en to­dos los ni­ve­les de di­rec­ción, in­clui­dos los re­pre­sen­tan­tes di­rec­tos de los tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia en la ba­se, es­tán no so­lo al tan­to de lo que ocu­rre, sino que ya des­pun­tan co­mo un es­la­bón esen­cial para su­ge­rir, es­cla­re­cer y con­tri­buir a la im­ple­men­ta­ción de los cam­bios por lle­gar.

Es cier­to que no en to­dos los ca­sos —in­clu­so en va­rios de los sin­di­ca­tos na­cio­na­les— po­seen to­da­vía to­da la in­for­ma­ción que fun­da­men­ta es­tas trans­for­ma­cio­nes, lo cual es una de­bi­li­dad que se­rá pre­ci­so aten­der más, no so­lo para con­se­guir el apo­yo im­pres­cin­di­ble de quie­nes de­be­rán la­bo­rar ba­jo es­tas nue­vas re­glas, sino tam­bién para que su apli­ca­ción final re­sul­te en ver­dad efec­ti­va.

El com­pro­mi­so pú­bli­co que por es­tos días han re­afir­ma­do las au­to­ri­da­des en re­la­ción con la bre­ve­dad del pla­zo en que ce­sa la concesión de nue­vas li­cen­cias, de­be­rá ser sin du­da un pun­to a se­guir de cer­ca por la CTC y sus sin­di­ca­tos, pues es­ta no so­lo es una de las aris­tas que más in­sa­tis­fac­ción e in­con­ve­nien­tes pro­vo­ca en­tre quie­nes ejer­cen o aspiran a tra­ba­jar por cuen­ta pro­pia, sino que ade­más tie­ne un cos­to eco­nó­mi­co para el país, tan­to por los apor­tes tri­bu­ta­rios que por es­te mo­ti­vo no re­ci­bi­rá el Pre­su­pues­to del Es­ta­do, co­mo por el ni­vel de pro­duc­cio­nes y ser­vi­cios que de­ja­rán de brin­dar­se.

Los es­ta­dos de opi­nión apun­tan a que no exis­ten ob­je­cio­nes en­tre la ciu­da­da­nía a la im­por­tan­cia de de­fen­der la le­ga­li­dad y el or­de­na­mien­to en el tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia, y que la ma­yo­ría de las per­so­nas tam­po­co cues­tio­na el ob­je­ti­vo de co­rre­gir las des­via­cio­nes exis­ten­tes, por­que es­to en úl­ti­ma ins­tan­cia pro­te­ge a tra­ba­ja­do­res y po­bla­ción en ge­ne­ral de po­si­bles ex­ce­sos y abu­sos, res­guar­da a los mis­mos cuen­ta­pro­pis­tas de competencias des­lea­les, y le evi­ta a la eco­no­mía dis­tor­sio­nes en su fun­cio­na­mien­to.

Pero no bas­ta con afir­mar que no ha­brá re­tro­ce­so y que la in­ten­ción es con­ti­nuar con el avan­ce y con­so­li­da­ción del tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia de ma­ne­ra or­de­na­da y efi­caz. Es pre­ci­so que la prác­ti­ca ava­le des­pués es­ta in­ten­ción. | Fran­cis­co Ro­drí­guez Cruz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.