Ciu­dad ti­ti­ri­te­ra

Trabajadores - - CULTURA - | Yu­ris Nó­ri­do

Que en tiem­pos de ce­lu­la­res, de vi­deo­jue­gos, de “bom­bar­deo” per­ma­nen­te de pro­duc­tos au­dio­vi­sua­les… lo ni­ños si­gan ma­ra­vi­llán­do­se por un tí­te­re, por un sim­ple mu­ñe­co que “to­ma vi­da” gra­cias al em­pe­ño y la ca­pa­ci­dad de un ar­tis­ta, tie­ne que ser un im­pul­so para la crea­ción.

Al me­nos lo ha si­do (lo es) para los or­ga­ni­za­do­res de la Pri­me­ra Jor­na­da Ha­ba­na Ti­ti­ri­te­ra: fi­gu­ras en­tre ado­qui­nes, que con­clu­yó ayer en el Tea­tro Mar­tí con la es­ce­ni­fi­ca­ción de Los za­pa­ti­cos de ro­sa, pues­ta de Tea­tro de Las Es­ta­cio­nes ins­pi­ra­da en el poe­ma ho­mó­ni­mo del hé­roe na­cio­nal.

Du­ran­te una se­ma­na, ti­ti­ri­te­ros, ac­to­res, pro­fe­so­res, in­ves­ti­ga­do­res, di­se­ña­do­res… par­ti­ci­pa­ron en un pro­gra­ma in­ten­so, que tu­vo de es­ce­na­rios va­rios es­pa­cios del Centro His­tó­ri­co de la ca­pi­tal.

Er­duyn Ma­sa, di­rec­tor ge­ne­ral de la ci­ta (y de Tea­tro La Proa, la agru­pa­ción que or­ga­ni­zó la jor­na­da jun­to al Con­se­jo Na­cio­nal de las Ar­tes Es­cé­ni­cas, la Aso­cia­ción Her­ma­nos Saíz y otras ins­ti­tu­cio­nes), cree que los tí­te­res ha­cen tan­ta fal­ta en La Ha­ba­na co­mo en la más re­cón­di­ta co­mu­ni­dad del cam­po cu­bano.

“Es­ta es una zona muy cos­mo­po­li­ta, de per­ma­nen­tes in­ter­cam­bios co­mer­cia­les y cul­tu­ra­les. Hay que de­fen­der que esa cul­tu­ra que com­par­ti­mos ten­ga va­lo­res éti­cos y es­té­ti­cos, que la dis­tin­gan de las prác­ti­cas pu­ra­men­te mer­can­ti­lis­tas. Los tí­te­res y los ti­ti­ri­te­ros te­ne­mos mu­cho que ha­cer en ese sen­ti­do”.

Es­pec­tácu­los de di­ver­sas com­pa­ñías (ha­ba­ne­ras y de otras pro­vin­cias del país), ex­po­si­cio­nes, vi­si­tas guia­das, ho­me­na­jes y ta­lle­res con­tri­bu­ye­ron a la so­cia­li­za­ción del tra­ba­jo de un gre­mio que no siem­pre en­cuen­tra to­do el re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co… y que, en bue­na me­di­da, tie­ne que se­guir tra­ba­jan­do en su su­pera­ción pro­fe­sio­nal y ar­tís­ti­ca.

El tí­te­re no es pa­tri­mo­nio ex­clu­si­vo del pú­bli­co in­fan­til, hay obras para adul­tos, pero en es­ta jor­na­da los pe­que­ños han si­do los ver­da­de­ros pro­ta­go­nis­tas. La ma­yo­ría de los es­pec­tácu­los es­tu­vie­ron de­di­ca­dos a ellos.

Y fue­ra de las sa­las de pre­sen­ta­cio­nes tam­bién: dio gus­to ver­los com­par­tien­do y di­vir­tién­do­se en los ta­lle­res que ofre­cie­ron la pro­fe­so­ra Blan­ca Fe­li­pe Rivero (Ju­gar al tea­tro en­tre tí­te­res y poe­sía) y el maes­tro ti­ti­ri­te­ro me­xi­cano Fe­de­ri­co Cauich (Ta­ller de cons­truc­ción: el me­jor ami­go del tí­te­re).

Ma­ni­pu­lar un tí­te­re fue una fies­ta para las de­ce­nas de ni­ños que par­ti­ci­pa­ron. Fa­bri­car­lo con sus pro­pias ma­nos, una ex­pe­rien­cia pro­ve­cho­sa. Jus­to lo que que­ría Jo­sé Mar­tí, a quien es­tu­vo de­di­ca­da es­ta jor­na­da: apren­der ju­gan­do, ju­gar apren­dien­do.

En el ta­ller que im­par­tió el me­xi­cano Fe­de­ri­co Cauich, los ni­ños fa­bri­ca­ron sus pro­pios tí­te­res. | fo­to: Del au­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.