Con­tra­ta­cio­nes: ¿jon­rón sal­va­dor?

Trabajadores - - DEPORTES - | Da­niel Mar­tí­nez, pe­rio­dis­ta de Ra­dio Re­loj

Son añe­jas para nu­me­ro­sos afi­cio­na­dos las es­ta­cio­nes en que asis­tían a la pe­lo­ta por pla­cer; trans­for­ma­da hoy en una cal­de­ra de es­tre­me­ci­das po­lé­mi­cas, de­cep­cio­nes y año­ran­zas en su sen­ti­do más pu­ro.

La tra­ma beis­bo­le­ra cu­ba­na ac­tual, re­ple­ta de de­ba­tes in­ter­nos, ade­re­za­dos con apatía y la par­ti­da de mu­chos de sus in­tér­pre­tes ha­cia li­gas me­jor re­mu­ne­ra­das, nos trans­por­ta a una in­te­rro­gan­te com­ple­ja. ¿Qué de­be­mos ha­cer para que esa par­ce­la de nues­tro pa­tri­mo­nio so­cio­cul­tu­ral so­bre­vi­va las tor­men­tas que la vi­si­tan?

Las res­pues­tas, au­tén­ti­cas y exal­ta­das, dan pie a propuestas que con­fir­man a es­te de­por­te co­mo una fi­lo­so­fía, un ca­mino es­pi­ri­tual al que nun­ca se le co­lo­ca el úl­ti­mo ado­quín.

Una de las bal­do­sas que más se uti­li­za por es­tas fe­chas para in­ten­tar re­cons­truir el pa­sa­je ha­cia el pa­raí­so au­sen­te es la con­tra­ta­ción en cam­peo­na­tos de ma­yor ca­te­go­ría.

La in­ten­ción, fe­liz­men­te ini­cia­da, aun­que to­da­vía no re­por­te los di­vi­den­dos es­pe­ra­dos ra­ti­fi­ca dos cues­tio­nes vi­ta­les: ne­ce­si­ta­mos per­fec­cio­nar ese re­co­rri­do y ur­ge tam­bién ro­bus­te­cer nues­tras raí­ces, que son las que per­mi­ti­rán en el fu­tu­ro un ni­vel más ele­va­do en la li­ga ca­se­ra y me­jor ho­ri­zon­te en ma­te­ria de ne­go­cia­cio­nes.

Na­die du­da de la es­tir­pe del béis­bol cu­bano. La me­jor res­pues­ta son los atle­tas que his­tó­ri­ca­men­te y en la ac­tua­li­dad dan lus­tre al me­jor béis­bol del mun­do, ávi­do del ta­len­to que bro­ta en nues­tro ar­chi­pié­la­go.

En el per­ma­nen­te afán por en­con­trar­le so­lu­ción a la imagen des­me­jo­ra­da que nos es­col­ta (ex­plí­que­se Se­rie Na­cio­nal y re­sul­ta­dos in­ter­na­cio­na­les) con­fia­mos en apa­sio­na­dos ar­gu­men­tos que en oca­sio­nes no van al centro de los in­con­ve­nien­tes más com­ple­jos.

An­sia­mos en­ga­la­nar los más pres­ti­gio­sos cir­cui­tos del pla­ne­ta, pero có­mo po­de­mos po­blar­los cuan­do en ca­sa y de­fen­dien­do la ca­sa­ca pa­tria apre­cia­mos in­creí­bles ca­ren­cias téc­ni­cas y tác­ti­cas, y fir­me des­co­no­ci­mien­to de ele­men­ta­les fun­da­men­tos del jue­go.

So­lo es­cul­pien­do des­de la ba­se con real se­rie­dad, ele­van­do la pre­pa­ra­ción cien­tí­fi­ca, la pro­duc­ción de im­ple­men­tos, res­ca­tan­do áreas para su prác­ti­ca y com­ba­tien­do la pe­re­za que abru­ma a al­gu­nos téc­ni­cos y en­tre­na­do­res por di­ver­sas ra­zo­nes, lo­gra­re­mos que po­co a po­co el béis­bol na­cio­nal re­cu­pe­re el bri­llo que ate­so­ra en su pro­fun­do interior.

Re­cuér­de­se, las con­tra­ta­cio­nes son el pun­to más agu­do de una cús­pi­de, que para sos­te­ner­se de­be te­ner un pe­des­tal só­li­do del cual hoy ado­le­ce­mos. Los re­sul­ta­dos que nos acom­pa­ñan en ma­te­ria de es­pec­tácu­lo y triun­fos son la pe­no­sa con­fir­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.