Con uni­for­me de pue­blo

Trabajadores - - NACIONALES -

En es­tos días la diana los ha lla­ma­do al com­ba­te, a una pe­lea en la que las ar­mas son el com­pro­mi­so con el pue­blo.

Se han di­se­mi­na­do por to­dos los lu­ga­res don­de ha si­do ne­ce­sa­rio sol­da­dos, cla­ses y ofi­cia­les, in­clui­dos co­ro­ne­les y ge­ne­ra­les, has­ta nues­tro cos­mo­nau­ta, y jun­to a ellos los tra­ba­ja­do­res ci­vi­les de la de­fen­sa y los miem­bros del Mi­nis­te­rio del In­te­rior. Ca­da uno ha apor­ta­do en la ar­dua ta­rea de eli­mi­nar los obs­tácu­los de­ja­dos por la fu­ria del hu­ra­cán y así con­tri­buir al sa­nea­mien­to de los ba­rrios.

El su­ce­so, co­mo mu­chos otros que ocu­rren en es­ta tie­rra, sor­pren­de a nues­tros vi­si­tan­tes, que a su pa­so por las ca­lles con­tem­plan a los ve­ci­nos tra­ba­jan­do hom­bro a hom­bro con los uni­for­ma­dos.

Y es que, co­mo di­jo Ca­mi­lo en el año inau­gu­ral de la Re­vo­lu­ción, el nues­tro es un ejér­ci­to po­lí­ti­co y no de la po­lí­ti­ca mi­se­ra­ble, su­cia, mez­qui­na que se ha­bía he­cho en Cu­ba has­ta en­ton­ces, sino un ejér­ci­to de idea­les de­ci­di­do a ve­lar por los in­tere­ses po­pu­la­res y me­ter­se don­de tu­vie­ra que ha­cer­lo.

Tal co­mo les ex­pli­có el Che en aquel 22 de no­viem­bre de 1959 a los mi­les reuni­dos en el Ca­ney de las Mer­ce­des, en el tra­ba­jo vo­lun­ta­rio de apo­yo a la cons­truc­ción de una ciu­dad es­co­lar pa­ra 20 mil ni­ños de la Sie­rra Maes­tra, “Hoy jun­tos, obre­ros, cam­pe­si­nos y es­tu­dian­tes, con su Ejér­ci­to Re­bel­de, va­mos a ayu­dar a cons­truir la nue­va Cu­ba”.

Con­ti­nua­mos por ese ca­mino, por­que ci­vi­les y mi­li­ta­res, to­dos, so­mos la mis­ma co­sa: cu­ba­nos, pa­trio­tas, uni­for­ma­dos de pue­blo. | Ali­na Mar­tí­nez Triay

| fo­to: Jo­sé R. Rodríguez Ro­ble­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.