La in­dus­tria ali­men­ta­ria se oxi­ge­na

Trabajadores - - NACIONALES - Lour­des Rey Vei­tía

Los tra­ba­ja­do­res de la in­dus­tria ali­men­ta­ria vi­lla­cla­re­ña la­bo­ra­ron sin des­can­so des­de que Ir­ma aso­ma­ba sus “ga­rras”, y aún más des­pués de de­jar su hue­lla des­truc­to­ra por el te­rri­to­rio cen­tral de Cu­ba.

Cuen­tan que no han dor­mi­do los pa­na­de­ros, ellos que son de los que des­pier­tan el ama­ne­cer, tam­po­co los tra­ba­ja­do­res del lác­teo, quie­nes tam­bién sa­lu­dan la lle­ga­da del sol to­dos los días, y que aque­llos que fa­bri­can el re­fres­co han pro­ta­go­ni­za­do fae­nas con­ti­nuas.

“La pro­duc­ción so­lo se pa­ra­li­zó cuan­do fal­tó el flui­do eléc­tri­co e in­clu­so en mu­chas uni­da­des se man­tu­vo a par­tir de gru­pos elec­tró­ge­nos”, di­jo Ra­món Mar­tí­nez, pa­na­de­ro de la Ca­de­na Cu­ba­na del Pan y que la­bo­ra en la que es­tá ubi­ca­da en el bu­le­var de la ca­pi­tal pro­vin­cial.

Él es uno de esos obre­ros que no han per­mi­ti­do que fal­te ese bá­si­co ali­men­to, no so­lo en San­ta Cla­ra, sino que lo han ela­bo­ra­do para que lle­gue a otros lu­ga­res co­mo Ca­ma­jua­ní, Ma­na­cas, co­mu­ni­da­des de Re­me­dios, Cai­ba­rién y al res­to de los po­bla­dos del li­to­ral cos­te­ro que es­tu­vie­ron cer­ca de 10 días sin elec­tri­ci­dad.

“Para man­te­ner el rit­mo pro­duc­ti­vo que exi­gió la ela­bo­ra­ción de ga­lle­tas se han ga­ran­ti­za­do las ma­te­rias pri­mas”, ex­pli­có Ma­day Bravo, se­gun­da ad­mi­nis­tra­do­ra de la uni­dad ubi­ca­da al cen­tro de San­ta Cla­ra.

Los tra­ba­ja­do­res de la em­pre­sa pro­duc­to­ra de ali­men­tos igual­men­te han da­do un apor­te de­ci­si­vo. No ha fal­ta­do el pan de la ca­nas­ta bá­si­ca y se ela­bo­ran otros sur­ti­dos co­mo pan­qués y dul­ces, ha­bién­do­se re­cu­pe­ra­do las ins­ta­la­cio­nes de­di­ca­das a la re­pos­te­ría. Tam­bién funcionan las tres fá­bri­cas de ga­lle­tas del te­rri­to­rio y se bus­can al­ter­na­ti­vas para que ese pro­duc­to, del que se ob­tie­nen más de tres to­ne­la­das dia­rias, ten­ga me­jor ca­li­dad.

Si es­for­za­dos han si­do los pa­na­de­ros, no me­nos ha re­sul­ta­do la en­tre­ga de los obre­ros de la in­dus­tria lác­tea. Los tres es­ta­ble­ci­mien­tos vi­lla­cla­re­ños dan su apor­te y pro­du­cen ac­tual­men­te sus di­fe­ren­tes lí­neas, en par­ti­cu­lar la le­che para ni­ños y die­tas mé­di­cas, ade­más de yo­gur, mez­cla de ba­ti­do y cho­co­la­tín.

Para ini­ciar es­tas pro­duc­cio­nes hu­bo que re­pa­rar el te­cho del área de so­ya y desobs­ta­cu­li­zar e hi­gie­ni­zar ca­da uni­dad. Allí se tra­ba­jó a par­tir de la ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca por la vía de gru­pos elec­tró­ge­nos y con el su­mi­nis­tro de agua por pi­pas.

El es­fuer­zo exi­ge la re­or­ga­ni­za­ción del per­so­nal en di­fe­ren­tes tur­nos, y la dis­tri­bu­ción di­rec­ta del ali­men­to bá­si­co de ni­ños y en­fer­mos en los mu­ni­ci­pios de Ci­fuen­tes, Ran­chue­lo y Ma­ni­ca­ra­gua.

José del Va­lle, je­fe de Re­cur­sos Hu­ma­nos, acla­ró que se crea­ron con­di­cio­nes para tra­ba­jar en tur­nos no ha­bi­tua­les, a lo que el co­lec­ti­vo res­pon­dió sin re­pa­ros de for­ma muy po­si­ti­va. Mien­tras Ariel Her­nán­dez, en su do­ble con­di­ción de je­fe de Aco­pio y di­ri­gen­te sin­di­cal, ejem­pli­fi­có: “Va­rios tra­ba­ja­do­res tra­je­ron la le­che por ca­mi­nos in­trin­ca­dos des­de La Vi­tri­na o Sei­ba­bo, una ru­ta in­clu­so obs­trui­da por los ár­bo­les caí­dos y el fango”.

Co­mo las an­te­rio­res, la em­pre­sa de be­bi­das y re­fres­cos re­sul­tó de­ter­mi­nan­te, pues su­mi­nis­tró agua em­bo­te­lla­da y em­bol­sa­da a las zo­nas afec­ta­das, lo que ha evi­ta­do que se pro­duz­can en­fer­me­da­des dia­rrei­cas, ade­más ga­ran­ti­zó 20 mil li­tros en ga­lo­nes para los dam­ni­fi­ca­dos de la zo­na cos­te­ra. Asi­mis­mo, ese lí­qui­do fue en­via­do de ma­ne­ra pun­tual ha­cia Isa­be­la de Sa­gua, co­mu­ni­dad se­ve­ra­men­te im­pac­ta­da y que su­frió la es­ca­sez de agua.

An­tes de Ir­ma, la em­bo­te­lla­do­ra cen­tral de re­fres­cos de San­ta Cla­ra de­jó he­cha una re­ser­va im­por­tan­te de re­fres­co y si­ro­pe a gra­nel. Tras la re­cu­pe­ra­ción ini­cial se co­men­zó la pro­duc­ción de am­bas lí­neas, y se pu­do in­cre­men­tar el en­va­se de agua y re­fres­cos con la pues­ta en mar­cha de la fá­bri­ca con­for­ma­do­ra de po­mos.

El in­ge­nie­ro Leo­nel Ma­cha­do, di­rec­tor de di­cha em­pre­sa en la pro­vin­cia, ase­ve­ró que se van in­clu­yen­do otras en­ti­da­des co­mo la fá­bri­ca de re­fres­cos en bol­sas de Ca­la­ba­zar de Sa­gua.

A to­das es­tas em­pre­sas se su­ma la cár­ni­ca, que ha ini­cia­do el des­hue­se de cer­dos, la pro­duc­ción de em­bu­ti­dos, to­do ello en di­fí­ci­les con­di­cio­nes y con el uso aún de gru­pos elec­tró­ge­nos, pe­ro man­te­nien­do las nor­mas hi­gié­ni­co sa­ni­ta­rias.

Los acopiadores a pe­sar de las con­di­cio­nes de los ca­mi­nos co­lec­cio­na­ron la le­che de for­ma se­gu­ra. | fo­to: De la au­to­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.