En los cen­tros pro­duc­ti­vos

Trabajadores - - ECONOMIA -

Ve­lar por la dis­ci­pli­na

Se tra­ta­ba de una vi­si­ta sor­pre­si­va a un cen­tro pro­duc­ti­vo, co­mo orien­ta­ba el Che que de­bía ha­cer­se para evi­tar pre­pa­ra­ción pre­via o si­tua­cio­nes ar­ti­fi­cia­les que im­pe­dían la de­tec­ción de pro­ble­mas en el lu­gar.

El Che con sus acom­pa­ñan­tes es­pe­ra­ba al ad­mi­nis­tra­dor y se les unió el je­fe de per­so­nal. Mien­tras ca­mi­na­ban se en­con­tra­ron a un gru­po de 10 o 12 tra­ba­ja­do­res que es­ta­ban fren­te al re­loj para mar­car la sa­li­da cuan­do fal­ta­ban to­da­vía 15 mi­nu­tos.

Le pre­gun­tó al je­fe de per­so­nal si era nue­vo en la fá­bri­ca a lo que es­te le res­pon­dió que lle­va­ba allí un año. En­ton­ces lo to­mó por el hom­bro muy se­rio y con voz sua­ve le di­jo: “¿Tú es­tás cons­cien­te de que te­ne­mos que sus­ti­tuir­te?”

Y agre­gó: “Cuan­do es­te ti­po de in­dis­ci­pli­nas se dan en las na­ri­ces del je­fe de per­so­nal que se su­po­ne que sea el res­pon­sa­ble de man­te­ner la dis­ci­pli­na y el apro­ve­cha­mien­to de la jor­na­da la­bo­ral, si 15 o 20 mi­nu­tos an­tes de ter­mi­nar es­ta los tra­ba­ja­do­res se en­cuen­tran es­pe­ran­do para mar­car el re­loj, ha­ce por lo me­nos 30 o 40 que ya de­ja­ron de tra­ba­jar.

“En to­dos nues­tros cen­tros de tra­ba­jo yo es­toy de acuer­do en que se les den a los tra­ba­ja­do­res unos mi­nu­tos para que es­tos se cam­bien de ro­pa y si tra­ba­jan en un equi­po, pues unos mi­nu­tos para que de­jen lim­pio el equi­po; pe­ro en es­te ca­so los com­pa­ñe­ros que es­tán fren­te al re­loj 20 mi­nu­tos an­tes de su ho­ra de ter­mi­nar la jor­na­da la­bo­ral por la que se les pa­ga, ellos tra­ba­jan ca­si una ho­ra me­nos dia­ria. No se te ol­vi­de es­to y que te sir­va de ex­pe­rien­cia para el fu­tu­ro”.

En Mi­nas de Ma­taham­bre

El Che vi­si­tó Mi­nas de Ma­taham­bre, una de las más pro­fun­das del mun­do, en la que lle­vó a ca­bo tra­ba­jo vo­lun­ta­rio. Con­tó pos­te­rior­men­te el di­rec­tor de la em­pre­sa, Al­ber­to Fer­nán­dez Mon­tes de Oca, quien años des­pués mu­rió he­roi­ca­men­te en la gue­rri­lla bo­li­via­na, que cuan­do el Che ya se iba a re­ti­rar, se apa­re­ció un obre­ro que le en­tre­gó al ad­mi­nis­tra­dor un gran pa­que­te. El ad­mi­nis­tra­dor a su vez se lo ex­ten­dió al Che y le di­jo que so­lo eran unas pen­cas de ba­ca­lao no­rue­go que es­ta­ban muy bue­nas por­que “us­ted sa­be, Co­man­dan­te, que aquí por el ti­po de tra­ba­jo que se rea­li­za se co­me muy bien y es­tas no se en­cuen­tran”.

La res­pues­ta del Che fue el re­cha­zo se­gui­do de es­tas pa­la­bras: “Us­ted no es­tá aquí para regalar lo que no es su­yo”.

|

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.