Opi­na la Fis­ca­lía

Ex­hor­ta la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca a to­mar con­cien­cia de ello, se­gún ma­ni­fes­tó Rei­nal­do Cruz Ri­ve­ra, je­fe de di­rec­ción de ese or­ga­nis­mo

Trabajadores - - PORTADA - | Ali­na M. Lot­ti

La cus­to­dia y el res­guar­do de los bie­nes del Es­ta­do pa­sa por el ac­tuar de los di­rec­ti­vos y los fun­cio­na­rios, sub­ra­yó Rei­nal­do Cruz Ri­ve­ra, fis­cal je­fe de la di­rec­ción de Ve­ri­fi­ca­cio­nes Fis­ca­les de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (FGR).

A pro­pó­si­to de los ac­tos van­dá­li­cos su­ce­di­dos al pa­so del hu­ra­cán Ir­ma, el fis­cal co­men­tó a Tra­ba­ja­do­res la exis­ten­cia de nor­mas le­ga­les que re­gu­lan los mo­dos y las ac­cio­nes a eje­cu­tar por las en­ti­da­des es­ta­ta­les e ins­ti­tu­cio­nes so­cia­les pa­ra pre­pa­rar la res­pues­ta del país an­te una si­tua­ción de­ter­mi­na­da.

En­tre es­tas —co­men­tó— se en­cuen­tra la di­rec­ti­va del Pre­si­den­te del Con­se­jo de De­fen­sa Nacional, emi­ti­da en el 2010, la cual or­de­na que ca­da or­ga­nis­mo tie­ne que ha­cer la apre­cia­ción de los prin­ci­pa­les ries­gos y vul­ne­ra­bi­li­da­des an­te la ocu­rren­cia de fe­nó­me­nos de es­te ti­po, así co­mo ela­bo­rar sus pla­nes de re­duc­ción de desas­tres, cu­yas ac­cio­nes van des­de la pre­pa­ra­ción y pro­tec­ción del per­so­nal has­ta la eva­cua­ción y res­guar­do de los bie­nes de las ins­ti­tu­cio­nes.

Di­jo que ello es de obli­ga­to­rio cum­pli­mien­to y que, ade­más, es­tá es­ta­ble­ci­do en el De­cre­to-ley 196, del año 1999, el cual re­gla­men­ta las obli­ga­cio­nes y los de­be­res de quie­nes ocu­pan car­gos de di­rec­ción.

“El apar­ta­do d de di­cho De­cre­to es­ta­ble­ce en­tre los de­be­res de los cua­dros: res­pon­der por el con­trol, cui­da­do y buen uso de los re­cur­sos hu­ma­nos, ma­te­ria­les y fi­nan­cie­ros ba­jo su res­pon­sa­bi­li­dad. Y es­toy con­ven­ci­do de que cuan­do los je­fes, a par­tir de es­tas cir­cuns­tan­cias, li­de­rean las ac­cio­nes, to­do lo de­más fun­cio­na y se re­du­cen las pér­di­das y otras con­se­cuen­cias”.

Re­co­no­ció que la res­pon­sa­bi­li­dad y pre­pa­ra­ción pa­ra dis­mi­nuir los efec­tos de los desas­tres no co­mien­za con la no­ta in­for­ma­ti­va del Ins­ti­tu­to de Me­teo­ro­lo­gía o el lla­ma­do del Con­se­jo de De­fen­sa Nacional an­te la pro­xi­mi­dad de un fe­nó­meno de ta­les mag­ni­tu­des en el te­rri­to­rio nacional, sino “es ne­ce­sa­rio ha­cer­lo des­de la normalidad, cuan­do se pue­de apre­ciar me­jor la si­tua­ción e iden­ti­fi­car ries­gos y vul­ne­ra­bi­li­da­des”.

En es­te sen­ti­do, lla­mó a to­mar con­cien­cia y pu­so co­mo ejem­plo que “si un cen­tro es­tá ubi­ca­do cer­ca del Ma­le­cón ha­ba­ne­ro siem­pre re­sul­ta­rá vul­ne­ra­ble, de ahí que las me­di­das a to­mar se­rán muy di­fe­ren­tes a las que se adop­ta­rán en la par­te más ale­ja­da del nor­te de la ca­pi­tal”.

Al mar­gen de re­jas y can­da­dos…

Co­mo una ex­pe­rien­cia de­ja­da por Ir­ma y otros even­tos, Cruz Ri­ve­ra ase­ve­ró que no siem­pre las me­di­das to­ma­das re­sul­tan su­fi­cien­tes. “Hay quie­nes con­si­de­ran que ase­gu­rar con una re­ja o con un can­da­do una ins­ta­la­ción es­ta­tal —don­de hay al­ma­ce­nes de re­cur­sos o de bie­nes in­for­má­ti­cos— es efi­caz.

“Un lu­gar pue­de te­ner se­gu­ri­dad —ar­gu­men­tó— pe­ro si no cuen­ta con pro­tec­ción fí­si­ca (ya sea la pre­sen­cia de miem­bros del con­se­jo de di­rec­ción, de los pro­pios tra­ba­ja­do­res o el sis­te­ma de guardia es­pe­cia­li­za­da) no la ga­ran­ti­za to­tal­men­te y eso fa­ci­li­ta el ac­tuar de la de­lin­cuen­cia”.

Re­sal­tó la ne­ce­si­dad de te­ner pre­sen­te el po­si­ble pe­li­gro de los lu­ga­res. En ca­so de que así sea no de­be que­dar per­so­na al­gu­na cus­to­dian­do los bie­nes. En ta­les cir­cuns­tan­cias sí re­sul­ta im­pres­cin­di­ble eva­cuar el cien­to por cien­to de los re­cur­sos.

Hay vul­ne­ra­bi­li­da­des que tie­nen que ver con la cer­ca­nía del mar, pe­ro exis­ten otras re­la­cio­na­das con los pro­pios ár­bo­les y los ten­di­dos eléc­tri­cos. Tam­bién urge con­si­de­rar lo re­la­cio­na­do con los ac­tos van­dá­li­cos y las in­dis­ci­pli­nas de la po­bla­ción; pues al­gu­nas per­so­nas es­pe­ran opor­tu­ni­da­des de es­te ti­po pa­ra co­me­ter fe­cho­rías, y ¡has­ta po­nen en pe­li­gro sus vi­das!

Un es­ce­na­rio que de­be apro­ve­char­se me­jor

Se­gún su cri­te­rio, el ejer­ci­cio Me­teo­ro cons­ti­tu­ye un es­ce­na­rio que de­be apro­ve­char­se me­jor, ya que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo fun­da­men­tal ejer­ci­tar to­das las me­di­das y ac­cio­nes que ga­ran­ti­zan el en­fren­ta­mien­to de fe­nó­me­nos na­tu­ra­les de gran en­ver­ga­du­ra.

“Ese es un mo­men­to opor­tuno por­que el país, prác­ti­ca­men­te, se vuel­ca a la re­vi­sión de los pla­nes di­se­ña­dos pa­ra re­du­cir los ries­gos. Las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do de­ben ac­tua­li­zar­los, pro­fun­di­zar en las me­di­das. Y en el ca­so de los ejer­ci­cios prác­ti­cos re­sul­ta un im­pe­ra­ti­vo ha­cer­los con ma­yor ri­gu­ro­si­dad y ob­je­ti­vi­dad.

“Es­ta­mos cla­ros en cuan­to a que hoy los hu­ra­ca­nes no so­lo afec­tan a la re­gión oc­ci­den­tal, co­mo pa­sa­ba ha­ce años. Aho­ra to­do el te­rri­to­rio nacional es­tá ex­pues­to a los em­ba­tes de ta­les even­tos me­teo­ro­ló­gi­cos que, aun­que siem­pre van a de­jar afec­ta­cio­nes, mu­chas pue­den evi­tar­se y ser pre­vi­si­bles”.

No pre­ser­var los bie­nes es­ta­ta­les pue­de ser un de­li­to

“Una pre­gun­ta ló­gi­ca es qué su­ce­de cuan­do un cua­dro de di­rec­ción o al­guien con la res­pon­sa­bi­li­dad de pro­te­ger el pa­tri­mo­nio del Es­ta­do, en de­ter­mi­na­das co­yun­tu­ras, no adop­ta las me­di­das co­rres­pon­dien­tes o lo ha­ce de ma­ne­ra in­su­fi­cien­te.

“Sen­ci­lla­men­te, pue­de in­cu­rrir en una con­duc­ta de­lic­ti­va, y di­go pue­de por­que las cir­cuns­tan­cias que ro­dean los he­chos son las que des­pués lo va­li­dan”.

Al res­pec­to el fis­cal ex­pli­có que el ar­tícu­lo 222 del Có­di­go Pe­nal plan­tea que in­ci­de en ello “el que a con­se­cuen­cia de in­cum­plir las me­di­das a que es­tá obli­ga­do por ra­zón del car­go, ocu­pa­ción u ofi­cio que desem­pe­ña en una en­ti­dad eco­nó­mi­ca, pa­ra im­pe­dir que se de­te­rio­ren, co­rrom­pan, al­te­ren, inuti­li­cen, des­apa­rez­can o sus­trai­gan ma­te­rias pri­mas, pro­duc­tos ela­bo­ra­dos, fru­tos, equi­pos, má­qui­nas, ma­qui­na­rias, he­rra­mien­tas, me­dios téc­ni­cos, re­cur­sos fi­nan­cie­ros o cual­quier otra sus­tan­cia útil, oca­sio­ne un da­ño o per­jui­cio, in­cu­rre en san­ción de pri­va­ción de li­ber­tad de tres me­ses a un año o mul­ta de cien a tres­cien­tas cuo­tas o am­bas”.

Agre­gó que el de­li­to se co­me­te si el va­lor de los da­ños oca­sio­na­dos ex­ce­de el lí­mi­te de la res­pon­sa­bi­li­dad ma­te­rial, es­ta­ble­ci­da pa­ra cuan­do los cua­dros y los tra­ba­ja­do­res afec­tan los re­cur­sos de la en­ti­dad por ne­gli­gen­cia o im­pru­den­cia. En ese ca­so es obli­ga­to­ria la de­nun­cia a la uni­dad de po­li­cía y se con­du­ce el pro­ce­so por de­li­to de in­cum­pli­mien­to del de­ber de pre­ser­var bie­nes en en­ti­da­des eco­nó­mi­cas.

Co­mo con­se­cuen­cia del ci­clón Ir­ma se pro­du­je­ron he­chos van­dá­li­cos, en­tre ellos sus­trac­cio­nes con fuer­za. Al mar­gen de es­to, en la ac­tua­li­dad se in­ves­ti­gan va­rios pro­ce­sos en los que se exi­ge res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal a ad­mi­nis­tra­ti­vos que no adop­ta­ron las me­di­das pa­ra pro­te­ger los re­cur­sos en me­dio de la si­tua­ción de desas­tre.

Acom­pa­ña­mien­to de la Fis­ca­lía

Cruz Ri­ve­ra pre­ci­só —pa­ra una ma­yor tran­qui­li­dad de la ciu­da­da­nía— que por in­di­ca­ción del fis­cal ge­ne­ral, Da­río Del­ga­do Cura, los pro­fe­sio­na­les de la FGR acom­pa­ña­ron a las au­to­ri­da­des de los te­rri­to­rios an­tes, du­ran­te y des­pués del pa­so del hu­ra­cán.

Ase­so­rar, orien­tar y exi­gir que se cum­plan las nor­mas le­ga­les en ma­te­ria hi­gié­ni­co-sa­ni­ta­rias y del con­trol de los re­cur­sos des­ti­na­dos a la aten­ción de la po­bla­ción han si­do al­gu­nas de sus fun­cio­nes. De ahí su pre­sen­cia en los cen­tros de eva­cua­ción y de ela­bo­ra­ción de ali­men­tos, ho­ga­res de an­cia­nos y de ni­ños sin am­pa­ro fa­mi­liar, en­tre otros.

“En es­tos mo­men­tos los fis­ca­les es­tán rea­li­zan­do in­ves­ti­ga­cio­nes y com­pro­ban­do las cau­sas de las pér­di­das de re­cur­sos ma­te­ria­les en en­ti­da­des en las que se pre­su­me no se adop­ta­ron to­das las me­di­das. Tam­bién po­drán es­tar pre­sen­tes en las zo­nas de de­fen­sa con el ob­je­ti­vo de con­tro­lar la ob­ser­van­cia de lo es­ta­ble­ci­do res­pec­to a la en­tre­ga de ma­te­ria­les a las fa­mi­lias más afec­ta­das”, en­fa­ti­zó.

Bi­blio­te­ca pú­bli­ca Ger­tru­dis Gó­mez de Ave­lla­ne­da, ubi­ca­da en el mu­ni­ci­pio de Cham­bas, Cie­go de

Ávi­la, su­bor­di­na­da a la Di­rec­ción Mu­ni­ci­pal de Cul­tu­ra. Allí se cons­ta­tó que por no ha­ber adop­ta­do las me­di­das ne­ce­sa­rias apro­xi­ma­da­men­te el

90 % de los libros se en­cuen­tran mo­ja­dos y en es­ta­do de de­te­rio­ro.

| fo­tos: Cortesía del en­tre­vis­ta­do

Rei­nal­do Cruz Ri­ve­ra, je­fe de la di­rec­ción de Ve­ri­fi­ca­cio­nes Fis­ca­les de la FGR. | fo­to: Jo­sé R. Ro­drí­guez Ro­ble­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.