Sus ideas en car­tas

| Aniver­sa­rio 85 del na­ta­li­cio de Ñi­co Ló­pez

Trabajadores - - PORTADA - | Fe­li­pa Suá­rez Ra­mos

AN­TO­NIO Ló­pez Fer­nán­dez, Ñi­co, na­ció el 2 de oc­tu­bre de 1932 en La Li­sa, Ma­ria­nao, fru­to del ma­tri­mo­nio for­ma­do por Juan Ló­pez Al­bín y Con­cep­ción Fer­nán­dez Ló­pez, Con­cha, na­tu­ra­les de Lu­go, Ga­li­cia, a quie­nes seis años an­tes les ha­bía na­ci­do Hor­ten­sia.

La pe­no­sa si­tua­ción eco­nó­mi­ca fa­mi­liar obli­gó a Ñi­co a aban­do­nar la es­cue­la cuan­do so­lo ha­bía cul­mi­na­do el ter­cer gra­do pa­ra ayu­dar en la bús­que­da del sus­ten­to. Con ese em­pe­ño ven­dió pe­rió­di­cos y bi­lle­tes de la lotería, lim­pió pi­sos y tra­ba­jó jun­to al pa­dre en un ca­mión que tras­la­da­ba mer­can­cía al Mer­ca­do Úni­co, don­de tam­bién se desem­pe­ñó co­mo men­sa­je­ro.

El me­dio en que se desen­vol­vía le per­mi­tió com­pren­der la ne­ce­si­dad de cam­biar la reali­dad cu­ba­na, por lo cual no du­dó en su­mar­se a los jó­ve­nes que, guia­dos por Fi­del Cas­tro Ruz, el 26 de ju­lio de 1953 asal­ta­ron los cuar­te­les de San­tia­go de Cu­ba y Ba­ya­mo. A él le co­rres­pon­dió es­te úl­ti­mo, ac­ción de la que pu­do es­ca­par con vi­da y se­ma­nas más tar­de par­tir co­mo exi­lia­do, pri­me­ro ha­cia Guatemala, de don­de se tras­la­dó a Mé­xi­co cuan­do, des­de el pre­si­dio, Fi­del orien­tó a los par­ti­ci­pan­tes en aque­lla ges­ta con­cen­trar­se en uno o dos lu­ga­res; Mé­xi­co fue uno de los se­lec­cio­na­dos por en­con­trar­se en esa na­ción la ma­yo­ría, y ha­cia allí par­tió Ñi­co el 14 de ju­nio de 1954.

De car­tas, que des­de am­bas na­cio­nes en­via­ra a sus pa­dres y her­ma­na, ate­so­ra­das en el ar­chi­vo del Ins­ti­tu­to de His­to­ria de Cu­ba, ofre­ce­mos a los lec­to­res al­gu­nos pá­rra­fos, en los que se res­pe­tó la re­dac­ción ori­gi­nal.

Des­de Guatemala

El 13 de ma­yo de 1954 le es­cri­bió a la ma­dre:

“En es­tas li­nias que a us­ted de­di­co, hoy día de las ma­dres, va lo mas sensible del co­ra­zón de un hi­jo que el amar­go des­tino a que­ri­do se­pa­rar­lo del mas gran­de amor, que tie­ne, hoy le­jos de us­ted he te­ni­do que llo­rar amar­ga­men­te en mi aden­tro al no po­der es­tre­char­la en­tre mis bra­zos y dar­le un be­so co­mo lo de­seo (…)

Se que us­ted su­fre amar­ga­men­te mi des­tie­rro pe­ro es­pe­ro que en es­te día se­pa us­ted com­pren­der la gran­de­sa de mi lu­cha, y se­pa que ja­más mi co­ra­zón em­pren­de­rá lu­cha sin amor (…)”

El 8 de ju­nio de 1954, en car­ta a su fa­mi­lia, ex­pre­só a su her­ma­na:

“Me ha do­li­do mu­cho que te en­te­ra­ras de mi di­fí­cil si­tua­ción, pe­ro, quie­ro que com­pren­das que no po­día de­cir na­da ni a ti, ni a los com­pa­ñe­ros del par­ti­do, pues, yo sé que tu al igual que ellos es­tán en igua­les con­di­cio­nes y que al plan­tear­les mi ca­so so­lo les trae­ría di­fi­cul­ta­des, pues­to que sé qué las mul­ti­ples ocu­pa­cio­nes qué tie­nen, al es­tar lu­chan­do, co­mo sé que lo ha­cen, por ter­mi­nar con el ré­gi­men de po­dre­dum­bre que vi­ve Cu­ba (…)

“Es cier­to, no lo nie­go que es­tu­ve y es­toy pa­san­do in­fi­ni­dad de di­fi­cul­ta­des, pe­ro quie­ro que com­pren­das, la in­fi­ni­dad de com­pa­ñe­ros que se en­cuen­tran en el exi­lio, y que po­si­ble­men­te es­tén en igua­les con­di­cio­nes o peor que yo, y si a ca­da uno hu­bie­ra que re­sol­ver­le su pro­ble­ma no ha­bría ni di­ne­ro ni tiem­po pa­ra ha­cer­lo, pues so­mos mu­chos los que es­ta­mos atra­ve­san­do el mis­mo pro­ble­ma”.

Du­ran­te su es­tan­cia en Mé­xi­co

A raíz de su lle­ga­da a la ca­pi­tal me­xi­ca­na, es­cri­bió con mo­ti­vo del Día de los Pa­dres:

“(…) per­mí­ta­me, ma­ni­fes­tar­le con to­da sin­ce­ri­dad mi mas ab­so­lu­ta in­dig­na­ción, pri­me­ro; por ha­ber sa­li­do de Guatemala, des­de el dia 14, 5 días an­tes, que la bar­ba­ra y cri­mi­nal agre­sión, al país que tan­to quie­ro, por par­te de los mas re­tar­da­ta­rios in­tere­ses, del Im­pe­ria­lis­mo Yan­qui; y se­gun­do por no ha­ber­me po­di­do tras­la­dar a el país que le de­bo la vi­da y ade­más que es el ver­da­de­ro ejem­plo de dig­ni­dad en Amé­ri­ca, en los mo­men­tos que mas me ne­ce­si­ta­ba”.

Ocho días des­pués se re­fi­rió nue­va­men­te a aquel acon­te­ci­mien­to:

“De mi se­gun­da Pa­tria, Guatemala, te di­ré, que has­ta he llo­ra­do, pues no te ima­gi­nas co­mo he su­fri­do es­tos úl­ti­mos días por las co­sas que allí su­ce­den, pues era aquel Go­bierno lo úni­co digno que nos que­da­ba, a los que ama­mos la Li­ber­tad y la Re­vo­lu­ción.”

El 4 de agos­to de 1954 ex­pu­so a su her­ma­na, con to­da cla­ri­dad, su po­si­ción política con res­pec­to a los par­ti­dos bur­gue­ses, al afir­mar­le que nun­ca lo ve­ría pe­lean­do en “esas alar­do­sas cons­pi­ra­cio­nes que só­lo lle­van tras de sí la­dro­nes y ase­si­nos (...) es el amor a mis pa­dres que me im­pul­só a pe­lear el 26 de ju­lio, pues si amo a los hu­mil­des, si su­fro las pe­nas de los po­bres, co­mo no voy a su­frir la de mis vie­jos (...) crees que no su­fro yo cuan­do sé que mi ma­dre llo­ra y su­fre por ver­me le­jos de ella (...)”.

Y en otra mi­si­va fe­cha­da ese mis­mo día, le se­ña­ló:

“(…) Me di­ces en tu car­ta que lle­go a ca­sa un señor di­cién­do­les que yo es­ta­ba tra­tan­do de em­bar­car a Guatemala cuan­do fue in­va­di­da no te lo nie­go her­ma­na mia sin­ce­ra­men­te no pue­do ocul­tar el sol con un de­do, no po­día per­ma­ne­cer iner­te an­te el atro­pe­llo de unos ase­si­nos sin ho­nor con­tra un pue­blo digno e in­de­fen­so pues tú sa­bes que cuan­do a uno le co­rre san­gre por las ve­nas no pue­de per­ma­ne­cer im­pá­vi­do an­te una in­jus­ti­cia, di­go, cuan­do se tie­ne ho­nor y ver­guen­za (…)

“(…) no creas que cuan­do fui a San­tia­go de Cu­ba a Pe­lear fue so­lo con el pro­pó­si­to de ti­rar ti­ros, pues cuan­do me de­ci­dí a ir lo hi­ce por­que no po­día per­ma­ne­cer tranquilo an­te las injusticias de los go­bier­nos Ven­de Pa­trias, no fui a lu­char so­lo con­tra Ba­tis­ta fui a lu­char con­tra un sis­te­ma con­tra el mis­mo sis­te­ma que re­pre­sen­ta Prio, Au­re­liano y Grau fui por no ver a mas an­cia­nos de 70 años te­ner que le­van­tar­se a las 2 de la ma­ña­na y tra­ba­jar has­ta las 5 de la tar­de pa­ra po­der lle­var un pe­da­zo de pan a su ho­gar, fui por no ver a mas jó­ve­nes sin em­pleo, a mas ma­dres llo­ran­do la muerte de sus hi­jos por las guerras el ham­bre y la mi­se­ria fui her­ma­na mia por aca­bar con to­do eso (…)”.

A Con­cha le di­ri­gió, el 8 de di­ciem­bre de ese año, una her­mo­sa y sen­ti­men­tal car­ta:

“Re­sul­ta tris­te es­tar le­jos de la ma­dre ama­da, pe­ro cuan­do se­re­na­men­te pen­sa­mos en los su­fri­mien­tos de la pa­tria, cuan­do pen­sa­mos la res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca que te­ne­mos los jó­ve­nes pa­ra con nues­tro pue­blo, no po­de­mos me­nos que al­zar la ca­be­za hi­dal­ga­men­te y se­guir por la lí­nea tra­za­da, la rec­ta. (...)”.

El 18 de fe­bre­ro de 1955 les es­cri­bió una ex­ten­sa car­ta en la cual le de­cía a Hor­ten­sia:

“La pa­tria es de­ber, de­ber sa­gra­do, de­ber por el cual sus hi­jos de­ben dar­lo to­do (…) ¡yo lu­cho her­ma­na mia, por no ver mas mi­se­ria en los ho­ga­res, por no ver mas la­dro­nes, por no ver mas her­ma­nas llo­ran­do por no ver mas mu­cha­chos jó­ve­nes par­tir al cam­po de ba­ta­lla dis­pues­tos a dar sus vi­das. Y si yo lu­cho por to­do eso, y si mi lu­cha em­pe­ci­na­da, fir­me, y sin ti­tu­beos con­tra to­do eso la he man­te­ni­do du­ran­te años, ¿Por qué no sa­cri­fi­car­nos un po­co mas, por­que no dar un ges­to mas pa­ra ha­cer tam­ba­lear al sis­te­ma de opro­bio que ha im­pe­ra­do en Cu­ba y que ha trai­do co­mo con­se­cuen­cia las co­sas con­tra las que lu­cho?”

Días des­pués, el 4 de mar­zo, es­cri­bió al pa­dre:

«(...) to­dos los po­lí­ti­cos que han go­ber­na­do a Cu­ba a tra­vés de to­da nues­tra his­to­ria re­pu­bli­ca­na no han si­do más que unos la­dro­nes y to­dos han de­frau­da­do al pue­blo (...) yo quie­ro ir un po­co más allá, ahon­dar­me en los gran­des pro­ble­mas que ha vi­vi­do Cu­ba no só­lo en lo in­terno sino tam­bién en lo ex­terno: en­fras­car­se en una lu­cha sin ideal es tan­to ruin co­mo in­mo­ral. (...) Lu­char con­tra to­da la in­fa­mia que vi­ve Cu­ba no es ser mas pa­trio­tas que na­die, es so­lo el de­ber de los que de bue­na fe lu­chan por los idea­les pa­trios (…)”.

Y le ex­pu­so su con­cep­to de lu­cha: “(…) la lu­cha se ha en­ta­bla­do des­de el pun­to de vis­ta de cla­ses ne­ce­si­ta­das y ex­plo­ta­do­res, esa es la ver­da­de­ra lu­cha (…) lu­char por Cu­ba es lu­char por el pue­blo por los que su­fren por lo que a tra­vés de si­glos han es­ta­do ex­plo­ta­dos. Esa y so­lo esa es la ver­da­de­ra lu­cha”.

Ñi­co Ló­pez, de­re­cha, jun­to a Raúl Cas­tro. La fo­to fue to­ma­da en Mé­xi­co, el 24 de no­viem­bre de 1956, ho­ras an­tes de la par­ti­da de la ex­pe­di­ción del Gran­ma.

De pie, a la iz­quier­da, Ñi­co Ló­pez; le si­guen Abel San­ta­ma­ría, Fi­del Cas­tro, y otros com­pa­ñe­ros, du­ran­te una de las prác­ti­cas mi­li­ta­res en la fin­ca Los Pa­los, en La Ha­ba­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.