Un co­lec­ti­vo que los re­pre­sen­ta

Ca­ma­güey de­mues­tra los ci­mien­tos que eri­gen a los tra­ba­ja­do­res que for­ta­le­cen la pro­duc­ción de ali­men­tos

Trabajadores - - PORTADA - | Gre­tel Díaz Mon­tal­vo | fo­tos: Lean­dro Ar­man­do Pé­rez Pé­rez

TO­DOS sa­bían que po­día su­ce­der, pe­ro nun­ca pen­sa­ron que se­rían tan­tos da­ños a la vez. El hu­ra­cán Ir­ma se acer­ca­ba y pa­ra los 10 hom­bres que per­ma­ne­cían de guardia en el Mul­ti­pli­ca­dor de Mi­nas, en Ca­ma­güey, la ten­sión au­men­ta­ba por mi­nu­tos: cin­co puer­cas se ha­bían pues­to de par­to y la llu­via y el vien­to ga­na­ban in­ten­si­dad, co­mo si la na­tu­ra­le­za pre­ten­die­ra des­truir en una so­la no­che to­do lo que el tiem­po y el es­fuer­zo ha­bían con­se­gui­do.

“En me­dio de la ven­to­le­ra ha­bía que cui­dar los ani­ma­les que iban a pa­rir y evi­tar que mu­rie­ra al­guno. Por suer­te, o más bien por el em­pe­ño que pu­si­mos, no les pa­só na­da ma­lo y na­cie­ron 54 puer­qui­tos. To­dos so­bre­vi­vie­ron”, cuen­ta or­gu­llo­so Je­sús Ale­jo Lo­yo­la, di­rec­tor de la uni­dad.

A Ca­ma­güey, Ir­ma les da­ñó las ca­sas y la co­mi­da. An­tes de “ella” los nú­me­ros mos­tra­ban a una pro­vin­cia que cre­cía pro­duc­ti­va­men­te, a tal pun­to que ha­bía si­do es­co­gi­da co­mo se­de del ac­to nacional por el Día del Tra­ba­ja­dor Agro­pe­cua­rio. Tal mé­ri­to ha si­do una guía pa­ra los tra­ba­ja­do­res del sec­tor en su em­pe­ño de re­tor­nar a la normalidad lo más pron­to po­si­ble lue­go del pa­so de Ir­ma.

No fue ne­ce­sa­rio con­vo­car a los ca­ma­güe­ya­nos, pues com­pren­dían en qué me­di­da el ci­clón ha­bía da­ña­do a to­da Cu­ba. Pe­ro la co­mi­da del pue­blo no pue­de fal­tar e im­por­tar­la cues­ta mu­cho. “Por eso no de­be­mos de­jar que es­te even­to me­teo­ro­ló­gi­co fre­ne el rit­mo de tra­ba­jo que lle­va­ba el te­rri­to­rio, que re­sal­ta­ba ade­más por su in­te­gra­li­dad en el tra­ba­jo sin­di­cal, en la aten­ción al hom­bre y en el mo­vi­mien­to emu­la­ti­vo”, afir­ma­ba ha­ce unos días Nés­tor Her­nán­dez Mar­tí­nez, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Sin­di­ca­to Nacional de Tra­ba­ja­do­res Agro­pe­cua­rios, Fo­res­ta­les y Ta­ba­ca­le­ros (SNTAFT).

Co­mo a la pro­pia ca­sa

Des­de ha­ce cua­tro años la Em­pre­sa Por­ci­na de Ca­ma­güey cum­ple sus pla­nes y cre­ce en las en­tre­gas a los más di­ver­sos fi­nes so­cia­les. “Tra­ba­ja­mos a par­tir de va­rias misiones, en­tre las que so­bre­sa­len el me­jo­ra­mien­to de nues­tras ins­ta­la­cio­nes, el in­cre­men­to del nú­me­ro de re­pro­duc­to­ras y un me­jor ma­ne­jo de los ani­ma­les.

“Es­to ha per­mi­ti­do que al­can­ce­mos sa­la­rios de al­re­de­dor de mil 100 pe­sos, co­mo pro­me­dio men­sual”, co­men­ta Jor­ge Luis Pa­ra­par Ló­pez, di­rec­tor de la en­ti­dad, ads­crip­ta al Gru­po Em­pre­sa­rial Ga­na­de­ro (Ge­gan), del Mi­nis­te­rio de la Agri­cul­tu­ra.

Pa­ra es­te año el plan se pac­tó en 9 mil 350 to­ne­la­das de cer­do en pie. Aun­que al­gu­nos lo con­si­de­ra­ban am­bi­cio­so, al co­men­zar sep­tiem­bre to­do iba bien y acu­mu­la­ban 650 to­ne­la­das por en­ci­ma de lo que co­rres­pon­día a ese mo­men­to del año. Ha­bía tran­qui­li­dad en­tre los tra­ba­ja­do­res... pe­ro lle­gó Ir­ma.

“Aho­ra nos he­mos en­fo­ca­do en que no ha­ya pro­ble­mas con la en­tre­ga de lo pac­ta­do, pe­ro es­tá sien­do un po­co más com­pli­ca­do, por­que siem­pre nos apo­yá­ba­mos en los equi­pos de trans­por­te azu­ca­re­ro y mu­chos de ellos se en­cuen­tran mo­vi­li­za­dos en otras la­bo­res re­cu­pe­ra­ti­vas”, se­ña­ló el di­rec­ti­vo. Sin em­bar­go, la pre­mi­sa del tra­ba­jo del co­lec­ti­vo que di­ri­ge si­gue sien­do la mis­ma: “Cum­plir co­mo sea, más aho­ra, que ha­cen fal­ta ali­men­tos pa­ra el pue­blo”.

En ese ob­je­ti­vo re­sul­ta esen­cial el Mul­ti­pli­ca­dor, úni­co cen­tro de la pro­vin­cia que produce co­chi­na­tas (cer­das de cría) pa­ra el re­em­pla­zo de la ma­sa de ani­ma­les. Tal em­pe­ño guía a sus 38 tra­ba­ja­do­res. “Cla­ro, nos sen­ti­mos aten­di­dos, y cuan­do la gen­te ve que im­por­ta, se pue­de con­tar con ella pa­ra lo que sea”, ase­gu­ra Ra­fael Her­nán­dez Landín, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la sec­ción sin­di­cal en el cen­tro.

Mues­tra de lo an­te­rior es el he­cho de que lue­go de Ir­ma a na­die hu­bo que lla­mar pa­ra la lim­pie­za. “Al otro día to­do el mundo vino pa­ra ha­cer lo que fue­ra ne­ce­sa­rio. Sa­bía­mos que lo más im­por­tan­te era que nos res­ta­ble­cié­ra­mos rá­pi­do”, di­ce.

Day­mi Pé­rez Fer­nán­dez, con­ta­do­ra, vi­ve so­la con sus ni­ñas, pe­ro eso no le im­pi­dió ser la pri­me­ra en el tra­ba­jo pa­ra re­co­ger es­com­bros. “Ver cómo que­dó to­do no fue fá­cil. Así que me pe­gué de sol a sol pa­ra po­ner­lo bo­ni­to otra vez”.

Los más de 3 mil 100 ani­ma­les con que cuen­tan no su­frie­ron afec­ta­cio­nes, el ma­yor da­ño lo vi­vie­ron los te­chos, de los cua­les se per­dió el 70 %; co­mo el pien­so, del cual ca­si el 80 % se mo­jó.

“Lo pri­me­ro que hi­ci­mos fue re­co­ger ese ali­men­to y dár­se­lo a los ani­ma­les. No se po­día per­der na­da, por­que la se­gu­ri­dad de los cer­dos y la co­mi­da son nues­tra prio­ri­dad. Lue­go nos con­cen­tra­mos en los te­chos y en la hi­gie­ni­za­ción, y hoy es­ta­mos re­cu­pe­ra­dos en más de un 90 %, por lo que el Día del Agro­pe­cua­rio po­dre­mos ce­le­brar­lo con un nue­vo y me­jor Mul­ti­pli­ca­dor”, in­di­có Ale­jo Lo­yo­la.

El otro ho­gar

Aquel día las preo­cu­pa­cio­nes al­can­za­ban a mu­chos agra­mon­ti­nos y en la uni­dad em­pre­sa­rial de ba­se (UEB) nú­me­ro 28 Leo­pol­di­to Mar­tí­nez, de la Em­pre­sa Aví­co­la Ca­ma­güey, la in­cer­ti­dum­bre era la tó­ni­ca. Sus 40 tra­ba­ja­do­res, la ma­yo­ría mu­je­res, de­bían pro­te­ger la vein­te­na de na­ves en que se agru­pa­ban más de 48 mil po­ne­do­ras. Se pre­pa­ra­ron pa­ra ello, pe­ro el me­teo­ro mos­tró allí su fuer­za.

Mis­naly Ba­zán Pe­ña, en­car­ga­da del Con­trol In­terno, re­cuer­da cómo “to­das las na­ves su­frie­ron da­ños y mu­chos de los te­chos que­da­ron des­trui­dos. Pa­ra col­mo, a una le ca­yó un pino en­ci­ma”.

Con esa em­pre­sa, per­te­ne­cien­te tam­bién a Ge­gan, Ir­ma se en­sa­ñó. De sus 18 UEB, 16 su­frie­ron afec­ta­cio­nes, mu­rie­ron al­re­de­dor de 28 mil aves y se de­ja­ron de pro­du­cir más de 1 mi­llón de huevos. En nú­me­ros re­don­dos las pér­di­das eco­nó­mi­cas de la em­pre­sa se cal­cu­lan en cer­ca de 1 mi­llón 100 mil pe­sos.

En­tre los más per­ju­di­ca­dos so­bre­sa­le La 28. “El tra­ba­jo aquí siem­pre ha si­do de mu­cho sa­cri­fi­cio y nun­ca he­mos te­ni­do ho­ra pa­ra aten­der a las ga­lli­nas; por eso, cuan­do vi­mos lo que pa­só se nos rom­pió el co­ra­zón”, di­jo Mis­laidy Or­te­ga Pe­ña, téc­ni­ca en Re­cur­sos Hu­ma­nos.

“Es­ta es nues­tra ca­sa, y no nos he­mos de­te­ni­do ni un se­gun­do en su re­cu­pe­ra­ción. Gra­cias a ello, en me­nos de tres se­ma­nas con­se­gui­mos es­tar lis­tos pa­ra vol­ver a tra­ba­jar”, con­clu­yó.

Con el es­fuer­zo de los co­lec­ti­vos de las uni­da­des da­ña­das, y de bri­ga­das lle­ga­das de San­tia­go de Cu­ba, Guan­tá­na­mo y Hol­guín, han si­do reha­bi­li­ta­das 88 na­ves, las cua­les vuel­ven a la pro­duc­ción en tiem­po ré­cord: 21 días en lu­gar de los tres me­ses que en prin­ci­pio se ha­bían pla­ni­fi­ca­do.

Se tra­ta de una proeza que evi­tó la muerte de más de 400 mil ga­lli­nas; o lo que es igual, 8 mi­llo­nes de huevos en un mes. Y to­do ello con un aho­rro sig­ni­fi­ca­ti­vo de re­cur­sos.

De esos gran­des em­pe­ños es­tá col­ma­do el an­tí­do­to que los ca­ma­güe­ya­nos di­se­ña­ron pa­ra los ma­les que de­jó Ir­ma: una fór­mu­la que se ino­cu­la de sol a sol.

Los tra­ba­ja­do­res del Mul­ti­pli­ca­dor ve­la­ron en to­do mo­men­to por ca­da uno de sus ani­ma­les y ga­ran­ti­za­ron el ali­men­to y otras aten­cio­nes.

Pa­ra re­cu­pe­rar sus cen­tros, los tra­ba­ja­do­res aví­co­las su­ma­ron ca­da día en­tre 3 y 4 ho­ras a sus jor­na­das de la­bor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.