Uni­dos en la ad­ver­si­dad

Trabajadores - - NACIONALES - Ali­na Mar­tí­nez Triay

En Las Tu­nas an­dan jun­tos las ad­mi­nis­tra­cio­nes y los sin­di­ca­tos pa­ra de­vol­ver­les la normalidad a to­dos los ser­vi­cios; en San­cti Spí­ri­tus la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de Cu­ba (CTC) ha orien­ta­do a los sin­di­ca­tos su­mar­se a los con­se­jos de di­rec­ción de ca­da en­ti­dad pa­ra apo­yar las la­bo­res de re­cu­pe­ra­ción; en Cien­fue­gos los cua­dros sin­di­ca­les han es­ta­do pre­sen­tes en las ta­reas de hi­gie­ni­za­ción y en el res­ta­ble­ci­mien­to de los pro­ce­sos de pro­duc­ción y ser­vi­cios. Aho­ra po­ten­cian los mo­vi­mien­tos pro­duc­ti­vos y el re­co­no­ci­mien­to a los me­jo­res re­sul­ta­dos.

Re­por­tes co­mo es­tos nos han en­via­do nues­tros co­rres­pon­sa­les de to­das las pro­vin­cias. Es la res­pues­ta del mo­vi­mien­to sin­di­cal al lla­ma­mien­to del Ge­ne­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz a raíz del pa­so de­vas­ta­dor del hu­ra­cán Ir­ma.

Las orien­ta­cio­nes de cómo ac­tuar an­te es­ta con­vo­ca­to­ria las pre­ci­só el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la CTC, Uli­ses Gui­lar­te De Na­ci­mien­to.

Su pri­mer lla­ma­do fue a la mo­vi­li­za­ción: los di­ri­gen­tes sin­di­ca­les de to­dos los ni­ve­les ce­rra­ron fi­las con las ad­mi­nis­tra­cio­nes y los tra­ba­ja­do­res con el fin de res­ta­ñar los da­ños en ca­da co­lec­ti­vo la­bo­ral y en las co­mu­ni­da­des dam­ni­fi­ca­das, su­mán­do­se a las or­ga­ni­za­cio­nes de ma­sas de ca­da lu­gar; de esa ma­ne­ra, con los re­cur­sos re­cu­pe­ra­dos y otros asig­na­dos, tra­ba­jar pa­ra po­ner en mar­cha las ca­pa­ci­da­des pro­duc­ti­vas de in­dus­trias y fá­bri­cas y en­ti­da­des de ser­vi­cios, y así apor­tar los bie­nes e in­su­mos de­man­da­dos por la eco­no­mía y la po­bla­ción.

Pro­mo­vió ade­más el acom­pa­ña­mien­to a to­das las ac­cio­nes por par­te de los cua­dros pro­fe­sio­na­les, que acu­die­ron a los cen­tros pro­duc­ti­vos, fun­da­men­tal­men­te los vin­cu­la­dos a la cons­truc­ción, el pro­ce­sa­mien­to de ali­men­tos, la in­fra­es­truc­tu­ra eléc­tri­ca, las co­mu­ni­ca­cio­nes y el sec­tor hi­dráu­li­co, el tu­ris­mo, la agri­cul­tu­ra y co­mu­na­les, con el pro­pó­si­to de im­pul­sar las la­bo­res de es­tas en ca­da lu­gar.

Ins­tó a aten­der a las fuer­zas mo­vi­li­za­das de otros te­rri­to­rios que apo­yan a las pro­vin­cias ve­ci­nas, a pro­pi­ciar su re­co­no­ci­mien­to ade­más de or­ga­ni­zar jor­na­das de tra­ba­jo vo­lun­ta­rio, tan­to de hi­gie­ni­za­ción co­mo en la cam­pa­ña de siem­bra, es­pe­cial­men­te en las áreas ca­ñe­ras.

Es­tas han si­do y si­guen sien­do las di­rec­cio­nes de tra­ba­jo del mo­vi­mien­to sin­di­cal en la eta­pa de re­cu­pe­ra­ción.

Va­le men­cio­nar, no obs­tan­te, un he­cho no di­vul­ga­do tal vez por aque­llo de que las ac­cio­nes de so­li­da­ri­dad son par­te de nues­tros va­lo­res for­ja­dos con la Re­vo­lu­ción y no ne­ce­si­tan de re­co­no­ci­mien­to pa­ra ma­ni­fes­tar­se.

En es­te ca­so par­ti­mos del tes­ti­mo­nio de una ha­ba­ne­ra que an­te los ries­gos que re­pre­sen­ta­ba el in­mi­nen­te pa­so del hu­ra­cán por el vul­ne­ra­ble mu­ni­ci­pio de Cen­tro Ha­ba­na, re­ci­bió re­fu­gio se­gu­ro en el lo­cal de la se­de de la CTC.

En el co­men­ta­rio, en­tre los mu­chos pu­bli­ca­dos por esos días en el si­tio di­gi­tal Cu­ba­de­ba­te, la fir­man­te que se iden­ti­fi­có co­mo Ele­na, se­ña­ló: “quie­ro re­co­no­cer lo si­guien­te, en el edi­fi­cio don­de ra­di­ca la CTC nacional se eva­cua­ron al­re­de­dor de unas 70 per­so­nas in­clui­dos 20 ni­ños, don­de ha­bía lac­tan­tes y an­cia­nos has­ta en si­llo­nes de rue­das, en el lu­gar ubi­ca­ron mé­di­cos y en­fer­me­ras con muy bue­na aten­ción y pro­fe­sio­na­li­dad, tam­bién ha­bía un gru­po de tra­ba­ja­do­res de la CTC brin­dan­do to­das las aten­cio­nes y fa­ci­li­da­des pa­ra que esas per­so­nas se sin­tie­ran me­jor, in­clu­so era uno de los po­cos lu­ga­res don­de exis­tía luz en Pue­blo Nue­vo, ofre­cie­ron fa­ci­li­da­des pa­ra la re­car­ga de mó­vi­les, lám­pa­ras y otros equi­pos a los po­bla­do­res de la co­mu­ni­dad, guar­da­ron me­di­ca­men­tos de los ve­ci­nos que ne­ce­si­ta­ban re­fri­ge­ra­ción, el pri­mer día ofre­cie­ron al­muer­zo y co­mi­da a los eva­cua­dos, en la no­che re­fres­cos, dul­ces y ga­lle­tas a los ni­ños, man­te­nién­do­se jun­to a los eva­cua­dos has­ta que se re­ti­ró el úl­ti­mo”.

Los sin­di­ca­lis­tas es­tán cons­cien­tes de que con es­te he­cho y to­dos los que es­tán em­pren­dien­do en ca­da rin­cón del país don­de Ir­ma de­jó su te­rri­ble hue­lla, cum­plen con su de­ber, en la for­ma co­mo lo con­ci­bió Mar­tí, “sen­ci­lla y na­tu­ral­men­te”.

Hay que re­sal­tar­lo sin em­bar­go, por­que co­mo ex­pre­só Lázaro Pe­ña en la se­sión inau­gu­ral del con­gre­so fun­da­cio­nal de la CTC en 1939, que a pe­sar del tiem­po trans­cu­rri­do man­tie­ne vi­gen­cia: “Ya no so­mos —di­jo— res­pon­sa­bles so­la­men­te por el in­te­rés par­ti­cu­lar de no im­por­ta qué sin­di­ca­to, por los me­nes­te­res ge­ne­ra­les de no im­por­ta qué in­dus­tria. He­mos pa­sa­do a ser res­pon­sa­bles an­te to­da la cla­se obre­ra, he­mos pa­sa­do a ser, res­pon­sa­ble­men­te, to­do el pue­blo”.

Esa uni­dad en la ad­ver­si­dad, es la que nos ha­ce fuer­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.