Jus­te­za y en­se­ñan­za

Trabajadores - - BUZÓN ABIERTO - | Vi­vian Bustamante Mo­li­na

A pro­pó­si­to de la que­ja pu­bli­ca­da con el tí­tu­lo Dis­cri­mi­na­da por el co­lor de la piel, Bu­zón abierto da a co­no­cer la res­pues­ta de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca y al­gu­nas con­si­de­ra­cio­nes

Acu­do in­con­ta­bles ve­ces al Após­tol cuan­do de re­fle­xión se tra­ta. Su ex­ten­sa obra li­te­ra­ria y pe­rio­dís­ti­ca re­sul­ta una fuen­te inago­ta­ble de en­se­ñan­za y sa­bi­du­ría, de la que me nu­tro hoy, por­que ten­go en mis ma­nos la res­pues­ta que cie­rra el ca­so ge­ne­ra­do a par­tir de la de­nun­cia pu­bli­ca­da en es­ta sec­ción ba­jo el tí­tu­lo Dis­cri­mi­na­da por el co­lor de la piel.

Aque­lla no­ta bre­ve pe­ro con enor­me car­ga emo­ti­va, sus­ci­tó un ge­ne­ra­li­za­do re­cha­zo a la ac­ción co­me­ti­da por el cho­fer de un au­to par­ti­cu­lar, quien ofen­dió a una pa­sa­je­ra por ser de ra­za ne­gra. ¿Co­no­ce­rá aquel que “el hom­bre no tie­ne nin­gún de­re­cho es­pe­cial por­que per­te­nez­ca a una ra­za u otra (…)”, co­mo bien afir­ma­ba el Após­tol?

Lue­go de la in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da, nos lle­ga la res­pues­ta de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, la cual ex­po­ne que: “en la uni­dad de la Po­li­cía Nacional Re­vo­lu­cio­na­ria de Pla­ya, el acu­sa­do Ro­ber­to Re­gui­dor Con­tre­ras se dis­cul­pó an­te la víc­ti­ma Ya­nay Agui­rre Cal­de­rín, quien acep­tó las dis­cul­pas”.

En con­se­cuen­cia fue re­vo­ca­da la me­di­da cau­te­lar de pri­sión pro­vi­sio­nal im­pues­ta ini­cial­men­te y se le apli­có una mul­ta ad­mi­nis­tra­ti­va de 500 pe­sos por el ar­tícu­lo 8.3 del Có­di­go Pe­nal en re­la­ción con el de­li­to pre­vis­to en el ar­tícu­lo 295.1, Tí­tu­lo IX, Ca­pí­tu­lo VIII del men­cio­na­do cuer­po le­gal (De­li­to con­tra el de­re­cho de igual­dad).

Es­te ex­po­ne que quien: “(…) dis­cri­mi­ne a otra per­so­na o pro­mue­va o in­ci­te a la dis­cri­mi­na­ción, sea con ma­ni­fes­ta­cio­nes y áni­mo ofen­si­vo de su se­xo, ra­za, co­lor u ori­gen nacional o con ac­cio­nes pa­ra obs­ta­cu­li­zar­le o im­pe­dir­le, por mo­ti­vos de se­xo, ra­za, co­lor u ori­gen nacional, el ejer­ci­cio o dis­fru­te de los de­re­chos de igual­dad es­ta­ble­ci­dos en la Cons­ti­tu­ción, in­cu­rre en san­ción de pri­va­ción de li­ber­tad de seis me­ses a dos años o mul­ta de dos­cien­tas a qui­nien­tas cuo­tas o am­bas”.

En­se­ñan­zas

Va­rios sa­be­res ema­nan de la si­tua­ción de­nun­cia­da por Ya­nay, que com­pul­só el re­cha­zo ma­si­vo por to­do cuan­to lle­va im­plí­ci­to en la de­fen­sa de los va­lo­res por los cua­les he­mos lu­cha­do en ca­si 60 años de Re­vo­lu­ción.

Sin em­bar­go, po­cos lec­to­res que se co­mu­ni­ca­ron con por di­ver­sas vías co­no­cían que he­chos de ese ti­po son pu­ni­bles des­de el pun­to de vis­ta le­gal, con ar­tícu­los muy es­pe­cí­fi­cos en la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca y el Có­di­go Pe­nal.

La Cons­ti­tu­ción, en el Ca­pí­tu­lo VI de­di­ca­do a la Igual­dad, de­cla­ra en su ar­tícu­lo 41 que: “To­dos los ciu­da­da­nos go­zan de igua­les de­re­chos y es­tán su­je­tos a igua­les de­be­res”.

A con­ti­nua­ción pre­ci­sa que: “La dis­cri­mi­na­ción por mo­ti­vo de ra­za, co­lor de la piel, se­xo, ori­gen nacional, creen­cias re­li­gio­sas y cual­quier otra le­si­va a la dig­ni­dad hu­ma­na es­tá pros­cri­ta y es san­cio­na­da por la ley”.

Por otra par­te, en los Es­ta­tu­tos del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Cu­ba se es­ta­ble­ce que: “(…) la lu­cha por con­so­li­dar una mo­ral en la sociedad cu­ba­na, (…) com­ba­te re­suel­ta­men­te (…) la su­per­vi­ven­cia de pre­jui­cios ra­cia­les y dis­cri­mi­na­to­rios de cual­quier ín­do­le”.

En su Ca­pí­tu­lo II, De los mi­li­tan­tes, in­ci­so c) pun­tua­li­za: “(…). En­fren­tar re­suel­ta­men­te los pre­jui­cios y con­duc­tas dis­cri­mi­na­to­rias por co­lor de la piel, gé­ne­ro, creen­cias re­li­gio­sas, orien­ta­ción se­xual, ori­gen te­rri­to­rial y otros que son con­tra­rios a la Cons­ti­tu­ción y las le­yes, aten­tan con­tra la uni­dad nacional y li­mi­tan el ejer­ci­cio de los de­re­chos de las per­so­nas”.

Tra­ba­ja­do­res

El am­pa­ro le­gal con­tra ma­ni­fes­ta­cio­nes dis­cri­mi­na­to­rias en el en­torno la­bo­ral es­tá re­fle­ja­do en la Ley 116, Có­di­go de Tra­ba­jo, que es­ti­pu­la en el Ca­pí­tu­lo I, ar­tícu­lo No. 2, in­ci­so a) “el tra­ba­jo es un de­re­cho y un de­ber so­cial del ciu­da­dano”, en tan­to el b) re­fie­re: “To­do ciu­da­dano en con­di­cio­nes de tra­ba­jar tie­ne de­re­cho a ob­te­ner un em­pleo aten­dien­do a las exi­gen­cias de la eco­no­mía y a su elec­ción, tan­to en el sec­tor es­ta­tal co­mo no es­ta­tal; sin dis­cri­mi­na­ción por el co­lor de la piel, gé­ne­ro, creen­cias re­li­gio­sas, orien­ta­ción se­xual, ori­gen te­rri­to­rial, dis­ca­pa­ci­dad y cual­quier otra dis­tin­ción le­si­va a la dig­ni­dad hu­ma­na”.

Pe­ro la in­ter­ce­sión ju­rí­di­ca no pro­ce­de sin la opor­tu­na de­nun­cia an­te los que im­par­ten el de­re­cho, y es­ta es otra en­se­ñan­za, por­que he­mos re­ci­bi­do car­tas de los lec­to­res ha­cien­do re­fe­ren­cias a su­ce­sos so­bre el te­ma, con­tra los cua­les no le­van­ta­ron car­gos en su mo­men­to.

Vol­ver a Mar­tí

Pa­ra Jo­sé Mar­tí “la jus­ti­cia y la me­su­ra no es­tán re­ñi­das”. Y de­cía más: “Dé­se lo jus­to y no se pe­di­rá lo in­jus­to”. Su sen­ti­do de la rec­ti­tud y la equi­dad nos acom­pa­ñan. Por ello es­toy se­gu­ra que de es­tos pen­sa­mien­tos es­tá im­bui­da la res­pues­ta que cie­rra el ca­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.