Más le­ña del ár­bol caí­do

Trabajadores - - NACIONALES - Yu­leiky Obre­gón Ma­cías

El apro­ve­cha­mien­to de los re­cur­sos fo­res­ta­les afec­ta­dos tras el pa­so del hu­ra­cán Ir­ma tie­ne un im­pac­to di­rec­to en la re­cu­pe­ra­ción de las vi­vien­das da­ña­das por ese fe­nó­meno en tie­rras es­pi­ri­tua­nas

Ya­gua­jay ad­qui­rió una to­na­li­dad se­pia. El pai­sa­je ase­me­ja ha­ber si­do de­vo­ra­do por el fue­go, de­vas­ta­do por una se­quía de­sér­ti­ca. La abun­dan­te ve­ge­ta­ción de la zo­na se tor­nó de un anaran­ja­do opa­co, de un car­me­li­ta tur­bio o de un gris ne­bu­lo­so que em­pa­ña la mi­ra­da.

Así se mues­tra el área bos­co­sa de esa zo­na del nor­te de San­cti Spí­ri­tus, lo plan­ta­do por el hom­bre y lo que la na­tu­ra­le­za ins­tau­ró ha­ce si­glos. Hue­lla in­ne­ga­ble de Ir­ma por esos pre­dios. Pe­ro ese ma­tiz tam­bién agui­jo­neó los bos­ques de Pe­dro Al­ba —más al cen­tro de la pro­vin­cia—, el fo­lla­je de las Lo­mas de Ba­nao y la exu­be­ran­cia na­tu­ral de las mon­ta­ñas de To­pes de Co­llan­tes.

De ese mo­do lo con­fir­ma el Más­ter en Cien­cias An­to­nio Ál­va­rez Gon­zá­lez, di­rec­tor téc­ni­co y de desa­rro­llo de la Em­pre­sa Agro­fo­res­tal de San­cti Spí­ri­tus, quien in­di­có que el cien­to por cien­to del pa­tri­mo­nio fo­res­tal de la en­ti­dad, que com­pren­de unas 62 mil 410 hec­tá­reas, que­dó per­ju­di­ca­do en al­gu­na me­di­da.

Pe­ro a ese re­tra­to gris se im­po­ne la ima­gen ní­ti­da y co­lo­ri­da de quie­nes no die­ron tre­gua al im­pac­to y, mo­to­sie­rra, ha­cha o ma­che­te en mano, la­bo­ran pa­ra sa­near lo mar­chi­to, lo raí­do por el po­der del ci­clón y sa­can pro­ve­cho a los ár­bo­les. Al tér­mino de es­tas lí­neas se ha­bían cor­ta­do y aco­pia­do más de 3 mil 500 pie­zas de ma­de­ra ro­lli­za, uti­li­za­bles, fun­da­men­tal­men­te, co­mo al­far­das pa­ra sos­te­ner los te­chos de las vi­vien­das da­ña­das por Ir­ma.

El es­pe­cia­lis­ta ex­pli­có que lo re­co­lec­ta­do has­ta la fe­cha sig­ni­fi­ca so­lo el 10 % del re­cur­so fo­res­tal afec­ta­do, pues se cal­cu­la que del per­jui­cio se pue­den ex­traer unas 40 mil pie­zas. “Esa ci­fra re­pre­sen­ta al­re­de­dor del 50 % de lo que de­man­da la vi­vien­da en el te­rri­to­rio es­pi­ri­tuano. La otra par­te se pue­de com­pen­sar con las plan­ta­cio­nes er­gui­das”, aco­tó el en­tre­vis­ta­do.

“Son va­ras de 6 o 7 me­tros de lar­go y aun­que es ma­de­ra ver­de es­tá com­pro­ba­do que pue­de em­plear­se, sin con­tra­tiem­pos, con ese al­to por­cien­to de hu­me­dad. So­lo se pre­ci­sa pe­lar­la con pron­ti­tud”, ex­pli­có Ál­va­rez Gon­zá­lez, en res­pues­ta a no po­cas per­so­nas que ma­ni­fies­tan preo­cu­pa­ción por la ca­li­dad de esas al­far­das, que no han te­ni­do tiem­po pa­ra se­car­se y no fue­ron cor­ta­das en men­guan­te.

En Ya­gua­jay se han con­ta­bi­li­za­do más de mil pal­mas de­rri­ba­das, prin­ci­pal­men­te en las tie­rras de los cam­pe­si­nos de Cen­teno, Si­bo­ney y Agua­da, ma­de­ra que se­rá uti­li­za­da en la cons­truc­ción de ca­sas ru­ra­les, con pro­ba­da per­du­ra­bi­li­dad y re­sis­ten­cia co­mo ho­gar de ori­gen de mu­chos cu­ba­nos.

Con el afán de des­pe­jar con ra­pi­dez las ca­rre­te­ras y ca­mi­nos, va­rios ár­bo­les fue­ron tro­cea­dos al des­cui­do. Pe­ro el en­tre­vis­ta­do ase­gu­ra que se ha apro­ve­cha­do ca­si to­do. Has­ta los ase­rríos de la pro­vin­cia se han tras­la­da­do más de 300 me­tros cú­bi­cos de ma­de­ra en bo­los. Otros 400 me­tros cú­bi­cos se han ca­ta­lo­ga­do co­mo le­ña con uso en las in­dus­trias de ma­te­ria­les de la cons­truc­ción y la coc­ción de ali­men­tos.

En to­da la geo­gra­fía fo­res­tal se apre­cia un em­pe­ño por vol­ver a la co­ti­dia­ni­dad. Un re­sur­gir que de­pen­de del tiem­po y del es­fuer­zo pa­ra des­te­rrar el se­pia a los re­co­ve­cos de la me­mo­ria y re­to­mar cuan­tas to­na­li­da­des cro­má­ti­cas bro­ten del in­ge­nio, las raí­ces, el tron­co y las ra­mas de los po­bla­do­res de Ya­gua­jay y de to­do San­cti Spí­ri­tus.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.