A la ofen­si­va y sin la­men­tos

Trabajadores - - NACIONALES - Ra­món Ba­rre­ras Fe­rrán

De na­da va­len los la­men­tos. Co­mo di­ce una can­ción de Ar­nal­do Ro­drí­guez y su Ta­lis­mán, “el hu­ra­cán ya se fue”. Aun­que cier­to es que de­jó una es­te­la enor­me de da­ños, pe­ro con ellos “hay que fa­jar­se du­ro”, se­gún afir­mó el no­na­ge­na­rio cien­fue­gue­ro Pe­dro Ro­drí­guez, quien ha te­ni­do la “suer­te” de sen­tir el pa­so des­truc­tor de cua­tro, “si no es que per­dí la cuen­ta”, di­jo mien­tras mi­ra­ba des­de la puer­ta de su ca­si­ta —por for­tu­na en pie— los mon­to­nes de ra­mas y tron­cos de los ár­bo­les par­ti­dos en pe­da­zos por la fuer­za del vien­to que azo­tó a la Per­la del Sur.

Es ver­dad que “la can­de­la” ma­yor es­tá en la zo­na nor­te del ar­chi­pié­la­go, pe­ro la sur tam­po­co es­ca­pó de las “mor­di­das” de Ir­ma.

Una de las ba­ta­llas más du­ras, que ha re­que­ri­do de mu­chas ma­nos y equi­pos, ha si­do la desobs­ta­cu­li­za­ción, lim­pie­za e hi­gie­ni­za­ción de las vías y otras áreas, no so­lo de la ciu­dad de Cien­fue­gos, sino tam­bién de ca­si to­das las lo­ca­li­da­des del te­rri­to­rio. Los tra­ba­ja­do­res de di­ver­sas em­pre­sas, co­mo las de Re­cu­pe­ra­ción de Ma­te­rias Pri­mas, pro­duc­to­ra de ce­men­to Karl Marx y las per­te­ne­cien­tes al sec­tor de la cons­truc­ción, en­tre otras, se unie­ron a los co­lec­ti­vos de Ser­vi­cios Co­mu­na­les y a múl­ti­ples bri­ga­das for­ma­das por com­ba­tien­tes de las Fuer­zas Ar­ma­das Re­vo­lu­cio­na­rias (FAR).

Pa­ra la eje­cu­ción de las la­bo­res de re­co­gi­da y sa­nea­mien­to se ha con­ta­do con un nú­me­ro con­si­de­ra­ble de ca­mio­nes, car­ga­do­res, al­za­do­ras y mo­to­sie­rras de di­fe­ren­tes or­ga­nis­mos, los que han per­mi­ti­do dar­le la ma­yor ce­le­ri­dad a la ofen­si­va pa­ra de­vol­ver­le los en­can­tos a la Per­la.

Otra vez los te­chos

Los hu­ra­ca­nes, ade­más de “le­ña­do­res” pa­re­cen ser “es­pe­cia­lis­tas de al­to ni­vel” en arran­car los te­chos. Los vien­tos le­van­tan con fa­ci­li­dad las te­jas de fi­bro­ce­men­to y las plan­chas de zinc, las que vue­lan pe­li­gro­sa­men­te has­ta de­ce­nas de me­tros.

En­ton­ces, re­po­ner­los de­vie­ne re­to ma­yor en la fa­se de re­cu­pe­ra­ción. La si­tua­ción eco­nó­mi­ca del país y los ni­ve­les de pro­duc­ción pre­ci­san co­lo­car una y otra vez cu­bier­tas li­ge­ras, co­mo les de­no­mi­nan, po­co re­sis­ten­tes, es cier­to, pe­ro las úni­cas po­si­bles.

Por eso re­sul­ta alen­ta­do­ra una in­for­ma­ción pu­bli­ca­da en el si­tio web de la emi­so­ra Ra­dio Cru­ces, del mu­ni­ci­pio cien­fue­gue­ro de igual nom­bre, que da cuen­ta de que “cer­ca de 2 mil plan­chas aca­na­la­das pro­du­cen dia­ria­men­te los tra­ba­ja­do­res del Ta­ller de Pro­duc­cio­nes Me­tá­li­cas de Ser­vi­cios Téc­ni­cos In­dus­tria­les (SETI), del Gru­po Em­pre­sa­rial AzCu­ba”.

Se­ña­la ade­más, que los 23 in­te­gran­tes del co­lec­ti­vo tra­ba­jan en­tre 16 y 18 ho­ras dia­ria­men­te. Tie­nen ga­ran­ti­za­das unas 900 to­ne­la­das de ma­te­ria pri­ma y tra­ba­jan con dos aca­na­la­do­res.

Hay otros pun­tos vi­ta­les en la ofen­si­va, co­mo son la erra­di­ca­ción de al­gu­nas afec­ta­cio­nes en al­ma­ce­nes y otras ins­ta­la­cio­nes, el res­ta­ble­ci­mien­to to­tal de los ser­vi­cios eléc­tri­cos y de co­mu­ni­ca­cio­nes, siem­pre muy agre­di­dos por los vien­tos, y la aten­ción a las fa­mi­lias que sus vi­vien­das fue­ron da­ña­das par­cial o to­tal­men­te.

Es­pí­ri­tu pre­sen­te

La la­bor de los tra­ba­ja­do­res y di­ri­gen­tes sin­di­ca­les ha es­ta­do des­de la fa­se in­for­ma­ti­va pa­ra re­du­cir al mí­ni­mo las afec­ta­cio­nes, re­co­no­ció Mi­ner­va Gar­cía Oli­ve­ra, se­cre­ta­ria ge­ne­ral de la CTC en la pro­vin­cia de Cien­fue­gos.

“En la re­cu­pe­ra­ción so­bre­sa­le la ac­ti­tud de los co­lec­ti­vos la­bo­ra­les. Un digno ejem­plo ha si­do el tra­ba­jo desa­rro­lla­do por los do­cen­tes, pues ca­si to­das las es­cue­las han te­ni­do que re­sar­cir da­ños”, agre­gó.

Y apun­tó: “Los cua­dros sin­di­ca­les han es­ta­do pre­sen­tes en las ta­reas de hi­gie­ni­za­ción y en el res­ta­ble­ci­mien­to de los pro­ce­sos de pro­duc­ción y ser­vi­cios. Aho­ra po­ten­cia­mos los mo­vi­mien­tos pro­duc­ti­vos y el re­co­no­ci­mien­to a los me­jo­res re­sul­ta­dos”.

Com­ba­tien­tes de las FAR han par­ti­ci­pa­do ac­ti­va­men­te en la re­co­gi­da de desechos, hi­gie­ni­za­ción y lim­pie­za. | fo­to: Juan Car­los Do­ra­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.