Un mo­nu­men­to pa­ra el Güi­je

Trabajadores - - DEPORTES -

En ocasiones cuan­do voy al es­ta­dio Raúl To­rres Acos­ta de mi te­rru­ño Ca­ma­jua­ní, en Vi­lla Cla­ra, de for­ma in­vo­lun­ta­ria cie­rro los ojos y me pa­re­ce es­tar vien­do a Luis Pé­rez Pé­rez, co­no­ci­do por to­dos co­mo el Güi­je.

De es­ta­tu­ra me­dia­na, me­nu­do, ágil, fuer­te y ne­gro co­mo una no­che os­cu­ra, ob­ser­vo sus mo­vi­mien­tos cons­tan­tes, pin­tan­do, mar­can­do el te­rreno, cha­pean­do a am­bas ma­nos, exi­gien­do por­que se man­ten­ga la dis­ci­pli­na y el or­den en to­das las áreas; de pron­to re­gre­so a la reali­dad y me pa­re­ce men­ti­ra, Luis es­tá muer­to.

Es­te hi­jo ilus­tre y adop­ta­do por nues­tro pue­blo, na­ció en Pi­na, Cie­go de Ávi­la. Fue traí­do aquí de bra­zos de su pro­ge­ni­to­ra Faus­ti­na jun­to a tres her­ma­nos. Co­rría el año 1925 y arras­tra­ban co­mo he­ren­cia el ham­bre y la po­bre­za.

Con el tiem­po el Güi­je mar­ca­ría pau­tas en es­te te­rri­to­rio y por qué no, en Cu­ba en dos as­pec­tos muy im­por­tan­tes de sus hom­bra­das. Pri­me­ro, su vi­da co­mo pe­lo­te­ro in­flu­yó de for­ma de­ter­mi­nan­te en la ad­qui­si­ción de co­no­ci­mien­tos pa­ra su pos­te­rior trans­mi­sión y en se­gun­do lu­gar, co­mo tra­ba­ja­dor de man­te­ni­mien­to del es­ta­dio, así co­mo de en­tre­na­dor.

El Güi­je con ape­nas 15 años era un pros­pec­to del béisbol, ju­gó des­de Ma­tan­zas has­ta Guan­tá­na­mo, lan­za­ba, era pri­me­ra ba­se y jar­di­ne­ro, un buen to­ca­dor de bo­las, es­ta­fa­dor de ba­ses, ba­tea­dor de tac­to y po­seía una cur­va en­de­mo­nia­da. Se con­vir­tió en un ex­ce­len­te pe­lo­te­ro.

En 1945 jue­ga en la Ba­se Na­val de Guan­tá­na­mo, ade­más ju­gó con el equi­po del Gua­so y que­dó cam­peón en pit­cheo en una tem­po­ra­da. Re­gre­sa a su tie­rra y lo­gra un con­tra­to con la re­ser­va del Club Cien­fue­gos, con pos­te­rio­ri­dad se le hi­zo un con­tra­to con los Dia­blos Ro­jos de Mé­xi­co al cual no se pre­sen­tó por pro­ble­mas per­so­na­les. Pa­ra cul­mi­nar es­ta eta­pa es ne­ce­sa­rio se­ña­lar su desem­pe­ño triun­fal al frente del equi­po El Tri­gal, con­si­de­ra­do en­tre los me­jo­res en la zo­na cen­tral.

Con el triun­fo de la Re­vo­lu­ción, el Güi­je es lla­ma­do a tra­ba­jar en el es­ta­dio de la lo­ca­li­dad. Co­mien­za co­mo em­plea­do de man­te­ni­mien­to del te­rreno y con el de­cur­sar de los años lle­gó a en­tre­nar to­das las ca­te­go­rías de béisbol de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria, ta­ma­ña fae­na que asu­mió has­ta su re­ti­ro, pe­ro que con­ti­nuó con las ta­reas del te­rreno has­ta los úl­ti­mos mo­men­tos de su vi­da.

Luis Pé­rez Pé­rez fue un hom­bre de una es­tir­pe de tra­ba­jo inigua­la­ble, de una vo­lun­tad de ace­ro que no creía en im­po­si­bles ni en no se pue­de. Co­men­za­ba sus la­bo­res cer­ca de las cin­co de la ma­dru­ga­da y la no­che aca­ri­cia­ba su piel ne­gra y cur­ti­da por el sol, el se­reno y por el tra­ba­jo. Su mo­des­to ho­gar siem­pre fue el lo­cal que sir­vió de ta­qui­llas en el es­ta­dio, una de las ra­zo­nes por la que pa­sa­ba las 24 ho­ras en fun­ción del mis­mo.

En sus bre­ves ra­tos de ocio, cha­pea­ba vo­lun­ta­ria­men­te las áreas del círcu­lo in­fan­til del te­rri­to­rio. Nun­ca le in­tere­só el di­ne­ro, nun­ca hi­zo al­go por re­ci­bir na­da a cam­bio, to­do lo rea­li­za­ba por el bien, por ayu­dar al pró­ji­mo, al pue­blo y a su Re­vo­lu­ción. Así se ga­nó el afec­to, el ca­ri­ño y la ad­mi­ra­ción de to­dos los afi­cio­na­dos.

A lo an­tes men­cio­na­do de­be­mos su­mar su des­ta­ca­do pro­ta­go­nis­mo co­mo en­tre­na­dor, pues con ape­nas cuar­to gra­do de es­co­la­ri­dad te­nía fuer­tes co­no­ci­mien­tos em­pí­ri­cos que le sir­vie­ron pa­ra par­ti­ci­par en seis Jue­gos Es­co­la­res, ga­nó una se­rie pro­vin­cial ju­ve­nil y apor­tó al al­to ren­di­mien­to glo­rias de­por­ti­vas co­mo lo fue­ron Re­né Ló­pez, Eu­se­bio Vei­ga, Ger­mán Mi­ran­da y mu­chos más. Ja­más guar­dó un se­cre­to de sus pro­fun­dos co­no­ci­mien­tos so­bre el béisbol co­mo tam­po­co de­rro­chó re­cur­sos del Es­ta­do, pues era ce­lo­so cui­da­dor.

Tan gran es­te­la de triun­fos, lo­gros, es­fuer­zos y de­di­ca­ción le va­lie­ron pa­ra ser ho­me­na­jea­do a to­dos los ni­ve­les y se­lec­cio­na­do por va­rios años van­guar­dia mu­ni­ci­pal, pro­vin­cial y nacional. De igual ma­ne­ra se le es­ti­mu­ló con un via­je a la Unión So­vié­ti­ca, así co­mo se le con­fi­rió la dis­tin­ción Már­ti­res de Bar­ba­dos. Tam­bién fue se­lec­cio­na­do en­tre los 100 me­jo­res atle­tas del si­glo XX en Ca­ma­jua­ní.

Ten­go su­fi­cien­tes y ve­ra­ces tes­ti­mo­nios pa­ra de­cir que nun­ca le fal­tó el apo­yo de sus fie­les ami­gos, del Es­ta­do y del INDER. El 22 de abril del 2005 lue­go de un de­te­rio­ro pau­la­tino de su sa­lud fa­lle­ció el Güi­je. El de­por­te y el pue­blo se vis­tie­ron de lu­to. Tris­te­zas y lá­gri­mas por uno de los im­pres­cin­di­bles, de los me­jo­res.

En el pri­mer aniver­sa­rio de su de­ce­so las pe­ñas de­por­ti­vas y el INDER efec­tua­ron una me­re­ci­da pe­re­gri­na­ción al cam­po­san­to don­de des­can­san los res­tos de es­te gran hom­bre; así co­mo pro­pu­sie­ron fi­nan­ciar un mo­nu­men­to a Luis Pé­rez, cues­tión que has­ta la fe­cha na­da se ha avan­za­do.

Es­te pro­yec­to cons­ti­tu­ye una be­lla idea a la fi­gu­ra im­pe­re­ce­de­ra del Güi­je; pa­ra­do en el te­rreno in­fan­til y de frente al gran es­ta­dio, ve­lan­do por el pe­da­zo de tie­rra de la que fue fiel cus­to­dio por más de 40 años. Si un día, muy me­re­ci­da­men­te se le hi­zo una es­ta­tua a Ar­man­di­to el tin­to­re­ro, hoy la de Luis es un re­to pa­ra no­so­tros.

Glo­ria eter­na al Güi­je.

| fo­to: Cortesía del au­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.