Lle­re­na: el bo­xea­dor de las ad­ver­si­da­des

Trabajadores - - DEPORTES -

pa­ra pe­gar más y me­jor, con una so­la mano, du­ran­te los tres asal­tos e im­po­ner­se de for­ma uná­ni­me.

Lue­go ven­dría pa­ra Lle­re­na peor ‘pa­de­ci­mien­to’, por­que, ope­ra­do, se ale­jó del cua­dri­lá­te­ro va­rios me­ses, exi­gi­do por el de­por­te cu­yos con­tac­tos fí­si­cos due­len de­ma­sia­do y la ma­yo­ría de los gol­pes se es­qui­van con los bra­zos. Sin em­bar­go, as­cen­dió a la pre­se­lec­ción nacional, sus­ten­tan­do éxi­tos y co­ra­je.

Co­mo en pleno ri­gor del com­ba­te, res­pi­ra fuer­te y to­ma un nue­vo ai­re, ha­bla del se­gun­do su­ce­so del bra­zo frac­tu­ra­do, es­ta vez an­te un ri­val mu­cho más fo­guea­do y de re­sul­ta­dos ha­la­güe­ños. “Ocu­rrió en un Tor­neo Nacional Pla­ya Gi­rón, en Cien­fue­gos, an­te Leo­nar­do Win­ter, ca­ma­güe­yano, que tam­bién es­ta­ba en el equi­po nacional. No era de los prin­ci­pa­les, pe­ro te­nía ca­li­dad. Sin em­bar­go, lo más cu­rio­so es que, gol­pean­do con una so­la mano, lo­gré ga­nar por RSC en el se­gun­do asal­to, pa­ra sor­pre­sa mía y de mu­chos otros. No lo es­pe­ra­ba.

“Él sí qui­so apro­ve­char tal di­fi­cul­tad e iba en mi bus­ca pa­ra co­nec­tar me­jor. Tu­ve que ir atrás, pe­gar de con­tra­gol­pe, y ese ím­pe­tu lo apro­ve­ché pa­ra co­nec­tar­le un gan­cho fuer­te al men­tón”.

Uno de los me­jo­res mo­men­tos del en­tre­vis­ta­do fue a me­dia­dos de su ca­rre­ra, al ga­nar 19 de 22 plei­tos. Fue en un Tor­neo Nacional por Equi­pos. “Es­ta­ba que cor­ta­ba, me ha­bía pre­pa­ra­do muy bien y ello me va­lió pa­ra ser en­via­do a par­ti­ci­par en com­pe­ten­cia fue­ra del país. Es­tu­ve en Gu­ya­na, Po­lo­nia y la des­apa­re­ci­da Yu­gos­la­via”.

En el oca­so de su vi­da de­por­ti­va no de­jó de de­fen­der a la pa­tria pe­que­ña, y fue en una de ta­les ocasiones en que tu­vo el ter­cer per­can­ce so­bre el cua­dri­lá­te­ro en un Car­dín. “Pe­lea­ba con Re­mi­gio Pé­rez, tam­bién ca­ma­güe­yano, y uno de sus gol­pes me afec­tó la re­ti­na del ojo. Me ope­ra­ron sie­te ve­ces”.

-¿Sig­ni­fi­có es­ta nue­va di­fi­cul­tad el re­ti­ro de­fi­ni­ti­vo?

“No, se­guí, que­ría ven­cer al más te­rri­ble de mis ad­ver­sa­rios: la ad­ver­si­dad. Pa­ra lo­grar­lo subí a los 81 kg y com­ba­tí con gran­des del mo­men­to, co­mo Eze­quiel Blan­co, de la ca­pi­tal, con quien per­dí 3-2. Ese fue el fi­nal, pe­ro no clau­di­qué, fui fiel a mi de­por­te has­ta el úl­ti­mo día que lo re­pre­sen­té”.

En la ac­tua­li­dad Lle­re­na es en­tre­na­dor, lue­go de fun­gir va­rios años co­mo ac­ti­vis­ta en su tie­rra na­tal. “Es tam­bién una fun­ción bo­ni­ta, y más que ello: la con­ti­nui­dad de es­te bo­xea­dor que se im­pu­so a la ad­ver­si­dad, a tan­tas pie­dras pues­tas en mi ca­mino”. Con la sen­ci­llez que lo ca­rac­te­ri­zó, nues­tro pro­ta­go­nis­ta, ejem­plo de dis­ci­pli­na y con­sa­gra­ción, que­dó en­tre cuer­das, ro­dea­do de guan­tes y otros im­ple­men­tos, par­te de su vi­da y obra co­ti­dia­na, aho­ra co­mo ha­ce­dor de nue­vos pu­gi­lis­tas.

| fo­to: Del au­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.