Igual tra­ba­jo, igual sa­la­rio

Trabajadores - - INTERNACIONALES -

Na­cer va­rón o hem­bra sig­na el de­ve­nir. Des­de que la fa­mi­lia co­no­ce el se­xo del re­cién lle­ga­do, e in­clu­so an­tes, co­mien­za el pro­ce­so de cons­truc­ción de gé­ne­ro co­mo hom­bre o mu­jer y el desafío de li­diar con las injusticias que en torno a es­te se han ges­ta­do. Una de las mar­cas más evi­den­tes es la dis­pa­ri­dad sa­la­rial.

En el año 2012 una di­rec­ti­va del Ban­co Mun­dial, Loui­se Cord, afir­mó que “a pe­sar de te­ner edu­ca­ción su­pe­rior (…) en la re­gión de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be se ob­ser­va una per­sis­ten­te bre­cha de in­gre­sos en­tre las pro­fe­sio­na­les y sus pa­res mas­cu­li­nos”.

A ni­vel glo­bal el asun­to no di­fie­re mu­cho. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, las mu­je­res ga­nan el 77 % de lo de­ven­ga­do por los hom­bres, y de con­ti­nuar el es­ta­do ac­tual de las co­sas la igual­dad sa­la­rial so­lo po­drá al­can­zar­se en el 2086.

Por es­ta ra­zón la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT), la En­ti­dad de Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Igual­dad de Gé­ne­ro y el Em­po­de­ra­mien­to de las Mu­je­res (ONU Mu­je­res) y la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co han or­ga­ni­za­do una Coa­li­ción In­ter­na­cio­nal so­bre la Igual­dad de Re­mu­ne­ra­ción (Epic, en in­glés). El pro­pó­si­to es ate­nuar tal in­jus­ti­cia an­tes del 2030.

La ini­cia­ti­va fue pre­sen­ta­da el pa­sa­do 18 de sep­tiem­bre du­ran­te el 72 pe­río­do de se­sio­nes de la Asam­blea Ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das, ce­le­bra­do en Nue­va York, y es­pe­ra su­mar ac­to­res a ni­vel mun­dial, re­gio­nal y nacional que co­la­bo­ren con sus res­pec­ti­vos go­bier­nos, em­plea­do­res, tra­ba­ja­do­res y sin­di­ca­tos, pa­ra ins­tru­men­tar le­gis­la­cio­nes que per­mi­tan ha­cer jus­ti­cia.

Se­gún ex­per­tos, la bre­cha sa­la­rial de gé­ne­ro es el re­sul­ta­do de la di­vi­sión se­xual del tra­ba­jo, y vic­ti­mi­za a las mu­je­res con in­de­pen­den­cia de edad, cla­se, cul­tu­ra, na­cio­na­li­dad e iden­ti­dad se­xual.

Na­cio­nes Uni­das re­co­no­ce que “las mu­je­res hoy en día son agri­cul­to­ras, tra­ba­ja­do­ras en fá­bri­cas, di­rec­to­ras eje­cu­ti­vas de em­pre­sas, cien­tí­fi­cas, in­ge­nie­ras o mé­di­cas y desem­pe­ñan mu­chos otros tra­ba­jos que eran im­pen­sa­bles en el pa­sa­do”. Tam­bién se ocu­pan de fo­men­tar el ca­pi­tal in­for­mal y for­mal en las zo­nas ur­ba­nas y ru­ra­les, co­mo em­plea­das do­més­ti­cas, ven­de­do­ras en mer­ca­dos, tra­ba­ja­do­ras mi­gran­tes y cui­da­do­ras, la­bor es­ta úl­ti­ma muy po­cas ve­ces re­mu­ne­ra­da. En los paí­ses desa­rro­lla­dos pro­du­cen ca­si el 40 % del pro­duc­to in­terno bru­to.

No obs­tan­te, las ci­fras de di­rec­ti­vos no se ha­lla en co­rres­pon­den­cia con el apor­te fe­me­nino y al es­tu­diar la dis­tri­bu­ción del em­pleo sal­ta a la vis­ta que el sec­tor pú­bli­co, ge­ne­ral­men­te me­jor pa­ga­do que el de los ser­vi­cios, es­tá co­pa­do por hom­bres: “Es­to es un re­fle­jo de la se­gre­ga­ción ho­ri­zon­tal y ver­ti­cal de las mu­je­res tra­ba­ja­do­ras”, de­nun­cia ONU Mu­je­res.

Ne­ce­si­ta­mos po­lí­ti­cas es­pe­cí­fi­cas pa­ra eli­mi­nar la bre­cha sa­la­rial, de otra ma­ne­ra tar­da­rá dé­ca­das en des­apa­re­cer, re­cla­ma la re­cién na­ci­da Coa­li­ción: “Se pre­ci­san po­lí­ti­cas y le­yes que pro­te­jan a los tra­ba­ja­do­res —tan­to si la­bo­ran en la eco­no­mía in­for­mal co­mo en la for­mal— y ga­ran­ti­zar el cum­pli­mien­to, en lu­gar de la im­pu­ni­dad, de la le­gis­la­ción con­tra la dis­cri­mi­na­ción, del sa­la­rio mí­ni­mo y vi­tal, así co­mo de las nor­mas fun­da­men­ta­les del tra­ba­jo”.

El re­cla­mo in­clu­ye el di­se­ño e im­ple­men­ta­ción de “po­lí­ti­cas que in­cor­po­ren la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro y ten­gan en cuen­ta las li­mi­ta­cio­nes y la dis­cri­mi­na­ción que pa­de­cen las mu­je­res, ade­más del tra­ba­jo de re­pro­duc­ción so­cial no re­mu­ne­ra­do”.

Pa­ra la OIT, “la igual­dad de re­mu­ne­ra­ción, ade­más de em­po­de­rar a las mu­je­res pue­de te­ner un im­pac­to con­si­de­ra­ble en la rea­li­za­ción de otros ob­je­ti­vos, co­mo la pro­mo­ción de so­cie­da­des in­clu­si­vas, la re­duc­ción de la po­bre­za, la crea­ción de con­di­cio­nes de tra­ba­jo de­cen­tes y la igual­dad de gé­ne­ro”.

En­tre los an­te­ce­den­tes de la ini­cia­ti­va va­le in­cluir el Con­ve­nio re­la­ti­vo a la igual­dad de re­mu­ne­ra­ción en­tre la mano de obra mas­cu­li­na y la mano de obra fe­me­ni­na por un tra­ba­jo de igual va­lor, apro­ba­do el 29 de ju­nio de 1951 en Gi­ne­bra, por la OIT. Ac­tual­men­te so­lo res­tan por re­fren­dar­lo 13 paí­ses, en­tre ellos Es­ta­dos Uni­dos y va­rias na­cio­nes del Me­dio Orien­te y Áfri­ca, aun­que su apli­ca­ción es ma­te­ria pen­dien­te pa­ra mu­chos más.

La nue­va Coa­li­ción sin­to­ni­za tam­bién con los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble de las Na­cio­nes Uni­das, en par­ti­cu­lar con la Me­ta 8,5, que lla­ma a ga­ran­ti­zar la igual­dad de re­mu­ne­ra­ción por tra­ba­jo de igual va­lor de aquí al 2030. A fin de cuen­tas, em­po­de­rar a las mu­je­res es em­po­de­rar las so­cie­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.