La ca­ra ocul­ta del Kur­dis­tán

Trabajadores - - INTERNACIONALES - | Juan Duf­flar Amel Kur­dis­tán ira­quí Mo­sul Kir­kuk Kha­na­quin Bag­dad

Tras el can­den­te con­flic­to ori­gi­na­do por el re­fe­ren­do in­de­pen­den­tis­ta del Kur­dis­tán ira­quí —que in­vo­lu­cra a Tur­quía, Si­ria e Irán— han cre­ci­do las evi­den­cias de que el Go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos es uno de sus pro­ta­go­nis­tas, y de que pre­ten­de con ello ini­ciar una nue­va gue­rra con­tra Damasco, re­cu­rrien­do es­ta vez al uso de com­ba­tien­tes kur­dos.

In­for­ma­cio­nes del Süd­deust­che Zei­tung re­ve­la­ron que des­de el cuar­tel ge­ne­ral de la fuer­za aé­rea es­ta­dou­ni­den­se en Eu­ro­pa, con se­de en Rams­tein, Ale­ma­nia, se reali­zó un sus­tan­cio­so en­vío de ar­mas a los “re­bel­des” si­rios.

Se­gún el dia­rio ale­mán, el armamento —prin­ci­pal­men­te fu­si­les de asal­to Ka­lach­ni­kov, mor­te­ros y mu­ni­cio­nes fa­bri­ca­dos en la an­ti­gua Unión So­vié­ti­ca— fue trans­fe­ri­do del ar­se­nal de la ma­ri­na de gue­rra de Es­ta­dos Uni­dos en Cra­ne, In­dia­na, al de las tro­pas te­rres­tres de EE. UU. en Mie­sau, Ale­ma­nia.

El ma­ño­so tras­la­do del ar­se­nal, que ya no pertenecía a la Fe­de­ra­ción Ru­sa, tie­ne los vi­sos de ser una ope­ra­ción ocul­ta de la Agen­cia Cen­tral de In­te­li­gen­cia (CIA) y el Pen­tá­gono.

Se­gún ana­lis­tas po­lí­ti­cos, es­te trá­fi­co ile­gal es la con­ti­nua­ción de la Ope­ra­ción Tim­ber Sy­ca­mo­re —con­ce­bi­da por el ge­ne­ral Da­vid Pe­traeus en sus tiem­pos de di­rec­tor de la CIA— ini­cia­da en el 2013, mu­cho an­tes del Es­ta­do Is­lá­mi­co (Daesh) y de la tam­bién or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta Al-Nus­ra, des­pren­di­mien­to de Al Qae­da.

El pa­pel desem­pe­ña­do por la ba­se aé­rea de Rams­tein fue re­ve­la­do en di­ciem­bre del 2015 por el dia­rio ser­bio Ve­cern­je No­vos­ti, pe­ro so­lo en los días pre­vios a las elec­cio­nes fe­de­ra­les ale­ma­nas —que tu­vie­ron lu­gar la pa­sa­da se­ma­na— el Süd­deust­che Zei­tung abor­dó el as­pec­to ju­rí­di­co de la de­nun­cia.

Otras re­ve­la­cio­nes del es­pi­no­so asun­to in­di­can que el man­do de las ope­ra­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses pi­dió a cua­tro em­pre­sas con­tra­tis­tas que no de­cla­ra­ran la na­tu­ra­le­za de los car­ga­men­tos que trans­por­ta­ban, a sa­bien­das de que el Go­bierno ale­mán po­dría opo­ner­se a la im­ple­men­ta­ción de ese trá­fi­co en su te­rri­to­rio.

Por su par­te, la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de Ale­ma­nia abrió una in­ves­ti­ga­ción pre­li­mi­nar pa­ra de­ter­mi­nar si el Pen­tá­gono y el Go­bierno de la Can­ci­ller, An­ge­la Mer­kel, irres­pe­ta­ron o no la le­gis­la­ción, que en ese Es­ta­do prohí­be el tras­pa­so de ar­mas a paí­ses en gue­rra.

Mer­kel, se­gún se­ña­lan otros me­dios de pren­sa, au­to­ri­zó an­te­rior­men­te el en­vío a Arabia Sau­di­ta, y se es­pe­cu­la que es po­co pro­ba­ble que el Go­bierno ig­no­ra­ra que los des­ti­na­ta­rios fi­na­les del armamento eran los yiha­dis­tas que ope­ran con­tra Si­ria.

Aun­que el ejér­ci­to si­rio, con la asis­ten­cia mi­li­tar de Ru­sia y las mi­li­cias li­ba­ne­sas del Hez­bo­llah, han te­ni­do no­ta­bles vic­to­rias mi­li­ta­res con­tra el EI y Al-Nus­ra, Was­hing­ton se em­pe­ci­na en dar­le con­ti­nui­dad a una gue­rra de agre­sión que des­de el año 2011 ha co­bra­do más de 500 mil muer­tes, mi­lla­res de he­ri­dos, ca­si 2 mi­llo­nes de re­fu­gia­dos y una enor­me de­vas­ta­ción ma­te­rial.

Pa­ra la con­se­cu­ción de sus pla­nes y de­rro­car al pre­si­den­te Bas­har

Al As­sad, EE. UU. des­ti­na aho­ra 500 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra com­prar ar­mas, sub­ver­si­vo em­pe­ño don­de le acom­pa­ña su fiel alia­do, el Es­ta­do de Is­rael.

Am­bos Go­bier­nos pa­re­cen ol­vi­dar que las pri­ma­ve­ras ára­bes con que inau­gu­ra­ron sus ac­cio­nes in­je­ren­cis­tas en la re­gión re­sul­ta­ron un fra­ca­so; y que otros pro­ta­go­nis­tas co­mo Ru­sia, Irán y Hez­bo­llah, jun­to al pue­blo si­rio, se han re­ve­la­do co­mo un bas­tión in­fran­quea­ble pa­ra evi­tar que el Orien­te Me­dio se con­vier­ta en una ex­ten­sión del po­der y las am­bi­cio­nes im­pe­ria­lis­tas­sio­nis­tas.

Erbil

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.