Sen­ti­do ho­me­na­je

Trabajadores - - PORTADA - Pe­dro Pé­glez Gon­zá­lez

Jor­ge Luis Ca­ne­la Ciu­ra­na, el di­rec­tor de más lar­ga eje­cu­to­ria en Tra­ba­ja­do­res, fa­lle­ció el pa­sa­do vier­nes. De los 47 años con que cuen­ta el pe­rió­di­co, du­ran­te 22 fue su prin­ci­pal di­ri­gen­te

El aro­ma que su­ge­ría su ape­lli­do iba bien con su tem­pe­ra­men­to par­si­mo­nio­so y sus pau­sa­dos mo­da­les de ca­ba­lle­ro, y en na­da con­tra­de­cía, an­tes bien le­gi­ti­ma­ba, la ver­ti­ca­li­dad de su ca­rác­ter, la so­li­dez de sus con­vic­cio­nes y el em­pe­ño irre­nun­cia­ble por lle­var­las a vías de he­cho en el día a día.

No se pien­se, sin em­bar­go, en una per­so­na­li­dad al­mi­do­na­da. Jor­ge Luis Ca­ne­la Ciu­ra­na (Ca­ma­güey, 22 de no­viem­bre de 1939-La Ha­ba­na, 3 de no­viem­bre del 2017), era per­so­na con ex­qui­si­to sen­ti­do del hu­mor, y era da­do a cul­ti­var­lo con de­lei­te, tan­to en las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les co­ti­dia­nas, co­mo en el ofi­cio de es­cri­bir, de lo cual dan fe zo­nas po­co co­no­ci­das de su obra de le­tras, en sus tra­ba­jos pe­rio­dís­ti­cos y tam­bién —me­nos co­no­ci­dos to­da­vía— en sus tex­tos en ver­sos, pre­fe­ri­ble­men­te en es­tro­fas co­mo la dé­ci­ma.

De mo­do que el com­pa­ñe­ro que aca­ba­mos de per­der fí­si­ca­men­te, a cau­sa de di­la­ta­das y pe­no­sas do­len­cias, no era so­la­men­te el di­rec­tor de más lar­ga eje­cu­to­ria en Tra­ba­ja­do­res —de los 47 años con que cuen­ta el pe­rió­di­co, du­ran­te 22 fue su prin­ci­pal di­ri­gen­te, en dos eta­pas: 1986-1992 y 1995-2011—, sino el je­fe ca­paz, acu­cio­so y so­se­ga­do, cu­yo ejem­plo de pri­me­ra fi­la los su­bor­di­na­dos se sen­tían es­ti­mu­la­dos a se­guir, y a quien po­dían acu­dir con la cer­te­za de ser es­cu­cha­dos de­te­ni­da­men­te; de quien se po­día es­pe­rar con igual fran­que­za tan­to el asen­ti­mien­to co­mo la re­pro­ba­ción —en ló­gi­ca de­pen­den­cia de la ra­zón que asis­tie­ra a ca­da cual— y, al mis­mo tiem­po, el ami­go dia­rio que re­cor­da­ba siem­pre los res­pec­ti­vos cumpleaños y era el pri­me­ro en fe­li­ci­tar. In­clu­so, pa­ra mu­chos, fue el her­mano en­tra­ña­ble, con quien se po­día com­par­tir des­de la pa­sión mi­li­tan­te más con­ven­ci­da has­ta las preo­cu­pa­cio­nes fa­mi­lia­res y, por qué no, el más re­cien­te chis­te de la ca­lle.

Ca­ne­la se ini­ció en la pren­sa en 1958, en Ra­dio Ca­de­na Agra­mon­te, en su na­tal ciu­dad. Tras el triun­fo de Enero de 1959, con­ti­nuó por siem­pre en­tre­ga­do a las mi­sio­nes que de él fue de­man­dan­do ca­da mo­men­to de nues­tra más re­cien­te his­to­ria.

El ejer­ci­cio del pe­rio­dis­mo lo lle­vó a fun­cio­nes de di­rec­ción den­tro del sec­tor. En los años 80 se desem­pe­ñó en la res­pon­sa­bi­li­dad prin­ci­pal de la re­vis­ta El Mi­li­tan­te Co­mu­nis­ta, de la cual pa­só, tam­bién co­mo di­rec­tor, al pe­rió­di­co de la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res de Cu­ba (CTC).

Su re­le­vo de ese car­go, en 1992, se de­bió a la so­li­ci­tud del De­par­ta­men­to Ideo­ló­gi­co del Co­mi­té Cen­tral del Par­ti­do, que lo re­qui­rió en esa es­fe­ra pa­ra pun­tua­les res­pon­sa­bi­li­da­des, tras el cum­pli­mien­to sa­tis­fac­to­rio de las cua­les vol­vió a en­ca­be­zar el co­lec­ti­vo de Tra­ba­ja­do­res en 1995, has­ta ser re­le­va­do en el 2011 en aten­ción a las do­len­cias que ya es­ta­ban afec­tan­do sen­si­ble­men­te su sa­lud fí­si­ca.

No obs­tan­te ello, no op­tó por el des­can­so al que era acree­dor. Pre­fi­rió con­ti­nuar pres­tan­do sus in­va­lua­bles ser­vi­cios co­mo pe­rio­dis­ta, en­tre ellos el de di­rec­tor de la re­vis­ta CTC, de pe­rio­di­ci­dad más lle­va­de­ra con los pa­de­ci­mien­tos que lo aque­ja­ban, y allí se man­tu­vo mien­tras las fuer­zas fí­si­cas se lo per­mi­tie­ron. Nun­ca per­dió el víncu­lo con es­te se­ma­na­rio, que en el 2015 pu­so en sus ma­nos el Se­llo Con­me­mo­ra­ti­vo 45 Aniver­sa­rio.

Sus fa­mi­lia­res y alle­ga­dos sa­ben —sin ne­ce­si­dad in­clu­so de es­tas lí­neas— cuán­to qui­so a Jor­ge Luis Ca­ne­la su co­lec­ti­vo de Tra­ba­ja­do­res, y por tan­to sa­ben cuán­to com­par­ti­mos con ellos el dolor de su par­ti­da fí­si­ca y su per­ma­nen­cia in­mar­ce­si­ble en el cen­tro de nues­tros pe­chos y en el cen­tro de nues­tros em­pe­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.