Cu­ba, los “to­va­rich” y un mis­mo ideal

Trabajadores - - NACIONALES - Ali­na Mar­tí­nez Triay

Un her­mo­so epi­so­dio de nues­tra his­to­ria re­ve­la la tem­pra­na her­man­dad de los re­vo­lu­cio­na­rios cu­ba­nos con la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre: la vi­si­ta de Ju­lio An­to­nio Me­lla al bar­co Vats­law Vo­rovsky, an­cla­do en la bahía de Cár­de­nas en agos­to de 1925.

Me­lla se con­mo­vió de que en la des­pe­di­da, los ma­ri­nos ru­sos en­to­na­ran La In­ter­na­cio­nal, y es­cri­bió: “No pu­di­mos con­te­ner nues­tro en­tu­sias­mo, y pues­tos de pie, rí­gi­dos, la mi­ra­da en el ho­ri­zon­te de nues­tro país no li­ber­ta­do to­da­vía del ca­pi­ta­lis­mo, en­to­na­mos en es­pa­ñol y en te­rri­to­rio ru­so, La In­ter­na­cio­nal, mien­tras los ‘to­va­rich’ la can­ta­ban en su pro­pio idio­ma con un vi­gor y una ca­den­cia ta­les que ja­más ol­vi­da­re­mos. (…) A tra­vés de la mú­si­ca de to­dos los re­bel­des, del himno triun­fal de los pro­le­ta­rios, se abra­za­ron las al­mas de aque­llos ma­ri­nos, héroes ca­si to­dos de la Re­vo­lu­ción Ro­ja, y la de to­dos los pro­le­ta­rios cu­ba­nos, que al­ber­gan en su pecho la mis­ma fe en el Ideal”.

En Cu­ba, co­mo en to­do el or­be, el triun­fo de la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre le in­fun­dió al mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio nue­vos bríos, a pe­sar de las ca­lum­nias que so­bre ella di­fun­día la pren­sa bur­gue­sa.

Los tra­ba­ja­do­res cu­ba­nos re­ci­bie­ron la noticia con jú­bi­lo y no so­lo en­via­ron des­de los pri­me­ros mo­men­tos a Ru­sia men­sa­jes de apo­yo y so­li­da­ri­dad, sino que ade­más exi­gie­ron el ce­se de las in­ter­ven­cio­nes mi­li­ta­res con­tra el re­cién na­ci­do Es­ta­do so­vié­ti­co.

Una mues­tra elo­cuen­te de es­te apo­yo fue que el pri­mer con­gre­so pro­le­ta­rio des­pués de la vic­to­ria de Oc­tu­bre, efec­tua­do en 1920, acor­dó en­viar­le un fra­ter­nal saludo y con­si­de­ró a la Ru­sia Ro­ja co­mo un faro de luz, ejem­plo, guía y es­tí­mu­lo pa­ra las mal­tra­ta­das mu­che­dum­bres obre­ras, an­sio­sas de re­den­ción y de jus­ti­cia.

Un año des­pués Car­los Ba­li­ño, an­te el lla­ma­do de Le­nin de ayu­dar a los obre­ros de Ru­sia blo­quea­da pa­ra com­ba­tir el ham­bre, de­cla­ró con­ven­ci­do: “Los obre­ros de Cu­ba par­ti­rán su pan con los ca­ma­ra­das ru­sos… por de­ber y por con­cien­cia”. Y en­tre 1921 y 1922 los obre­ros e in­te­lec­tua­les pro­gre­sis­tas cu­ba­nos crea­ron los Co­mi­tés Pro Ru­sia pa­ra re­cau­dar fon­dos con ese fin.

Mu­chos des­ta­ca­dos lu­cha­do­res de la épo­ca se con­vir­tie­ron en fie­les de­fen­so­res del Es­ta­do so­vié­ti­co. La reac­ción an­te la muer­te de Le­nin de­mos­tró la ad­mi­ra­ción que des­per­tó en nues­tros tra­ba­ja­do­res la ha­za­ña que él ha­bía en­ca­be­za­do.

El au­ge de las lu­chas que ge­ne­ró en nues­tro sue­lo el triun­fo de la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre y de las ideas so­cia­lis­tas tu­vo su ex­pre­sión en la fun­da­ción del pri­mer Par­ti­do Co­mu­nis­ta y de la Con­fe­de­ra­ción Nacional Obre­ra de Cu­ba (CNOC), más tar­de trans­for­ma­da en la Con­fe­de­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res de Cu­ba (CTC).

En los años 40, cuan­do la Unión So­vié­ti­ca fue agre­di­da por los na­zis, se pro­du­je­ron nu­me­ro­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes de so­li­da­ri­dad con el pue­blo so­vié­ti­co. Los tra­ba­ja­do­res adop­ta­ron co­mo con­sig­na nacional en­viar 40 mil sa­cos de azú­car y un mi­llón de ta­ba­cos a la URSS y el Co­mi­té por Cu­ba fue­ra de la gue­rra im­pe­ria­lis­ta, pre­si­di­do por Lá­za­ro Pe­ña, con­vo­có a la crea­ción del Fren­te Nacional An­ti­fas­cis­ta, que ge­ne­ró otras mu­chas do­na­cio­nes y ac­ti­vi­da­des de apo­yo. Fue es­ta nues­tra mo­des­ta con­tri­bu­ción a la proeza de la URSS de de­rro­tar el fas­cis­mo.

La vic­to­ria ru­sa de 1917 ejer­ció una pro­fun­da in­fluen­cia en los pro­ta­go­nis­tas de nues­tra úl­ti­ma y de­fi­ni­ti­va eta­pa de li­be­ra­ción.

Cuan­do el 13 de agos­to de 1976, Fi­del fue con­de­co­ra­do con la Or­den de la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre, ca­li­fi­có co­mo una de las más gran­des sa­tis­fac­cio­nes de su vi­da “ha­ber ad­qui­ri­do una con­cien­cia re­vo­lu­cio­na­ria, un pen­sa­mien­to co­mu­nis­ta, y ha­ber lu­cha­do ba­jo la ins­pi­ra­ción que sig­ni­fi­ca­ron las ideas de Le­nin y de la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre pa­ra to­dos los hom­bres de nues­tra ge­ne­ra­ción”.

La Unión So­vié­ti­ca, hija de aque­lla epo­pe­ya, no du­dó en ten­der­nos su mano ami­ga cuan­do el im­pe­ria­lis­mo qui­so li­qui­dar a la na­cien­te Re­vo­lu­ción cu­ba­na: nos com­pró el azú­car cuan­do nos re­ti­ra­ron ar­bi­tra­ria­men­te la cuo­ta azu­ca­re­ra; nos en­vió pe­tró­leo cuan­do Es­ta­dos Uni­dos nos cor­tó el su­mi­nis­tro; an­te los pla­nes in­ter­ven­cio­nis­tas del im­pe­rio, nos pro­por­cio­nó ar­mas pa­ra nues­tra de­fen­sa… y du­ran­te dé­ca­das es­ta­ble­ció con la Ma­yor de las An­ti­llas re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas ejem­pla­res. Por ello, co­mo afir­mó el Co­man­dan­te en Je­fe, sin la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre ha­bría si­do im­po­si­ble nues­tro triun­fo, sin la so­li­da­ri­dad so­vié­ti­ca no ha­bría­mos po­di­do so­bre­vi­vir fren­te a la agre­si­vi­dad yan­qui.

Al cum­plir­se 100 años del acon­te­ci­mien­to que cam­bió el cur­so de la his­to­ria, lo ce­le­bra­mos con una sa­na mez­cla de or­gu­llo, por ha­ber apo­ya­do esa cau­sa en mo­men­tos di­fí­ci­les, de eter­na gra­ti­tud por la ayu­da de­ci­si­va que le pres­tó a Cu­ba ese he­roi­co pue­blo y de sa­tis­fac­ción por ha­ber si­do con­se­cuen­te con las ideas de Oc­tu­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.