Em­ba­ra­za­da y sin tra­ba­jo

Trabajadores - - BUZÓN ABIERTO - Ariad­na A. Pé­rez

La san­tia­gue­ra So­na­llis Ca­bre­ra Ley­va se sien­te des­pro­te­gi­da. Des­pués de pa­sar un año con­tra­ta­da por tiem­po de­ter­mi­na­do en el Hos­pi­tal Pro­vin­cial Sa­tur­nino Lo­ra, que­dó des­em­plea­da cuan­do se per­ca­ta­ron de su em­ba­ra­zo. Por eso es­cri­be a Bu­zón abierto en bus­ca de la jus­ti­cia que con­si­de­ra fal­tó en su ca­so.

La de­ta­lla­da mi­si­va ex­pli­ca que co­men­zó a tra­ba­jar en el mes de agos­to del 2016, en el De­par­ta­men­to de Ad­mi­sión, por una con­tra­ta de tres me­ses, que le fue re­no­va­da en tres oca­sio­nes, a pe­sar de que no re­ci­bió co­pia ofi­cial.

En mar­zo in­for­ma­ron que exis­tían dos pla­zas va­can­tes en el de­par­ta­men­to y le di­je­ron que en­tre­ga­ra la do­cu­men­ta­ción ne­ce­sa­ria a Re­cur­sos Hu­ma­nos (RR. HH.) pa­ra ha­cer­la fi­ja. Es­to nun­ca ocu­rrió, sim­ple­men­te le re­no­va­ron el con­tra­to por tiem­po de­ter­mi­na­do.

Pa­sa­do un mes, su je­fe in­me­dia­to le re­cor­dó a So­na­llis pa­gar el sin­di­ca­to; pe­ro la se­cre­ta­ria ge­ne­ral de la sec­ción sin­di­cal le ar­gu­men­ta que no es­ta­ba en el po­ten­cial y por tan­to no te­nía que ha­cer­lo.

Ese in­ci­den­te la aler­tó. Al­go no mar­cha­ba bien y se di­ri­gió nue­va­men­te a Per­so­nal pa­ra ve­ri­fi­car lo re­fe­ren­te a la pla­za. Allí le acla­ra­ron que fal­ta­ba un do­cu­men­to de su su­pe­rior pa­ra pro­ce­der. Cuan­do le pre­gun­tó, es­te afir­mó que ya era fi­ja y cul­pó a RR.HH.; le hi­zo entender que ellos ha­bían pues­to a otra per­so­na por error y la tran­qui­li­zó di­cien­do que “ya to­do es­ta­ba re­suel­to”.

No obs­tan­te, la lec­to­ra si­guió in­ves­ti­gan­do y a tra­vés de un fa­mi­liar lo­gró sa­ber que no era tal equi­vo­ca­ción; su je­fe orien­tó ha­cer fi­ja a una com­pa­ñe­ra en lu­gar de a ella.

Pa­ra su sor­pre­sa, al cum­plir nue­ve me­ses en el cen­tro, se dio cuen­ta que es­ta­ba em­ba­ra­za­da, pe­ro si­guió cum­plien­do con el tra­ba­jo. En ese tiem­po con­fie­sa ha­ber­se sen­ti­do incómoda por­que los co­le­gas le ha­bían di­cho que por su es­ta­do po­dían ce­rrar­le au­to­má­ti­ca­men­te el con­tra­to.

Du­ran­te la aten­ción a su em­ba­ra­zo, le orien­ta­ron asis­tir a la con­sul­ta de Ge­né­ti­ca y le pres­cri­bie­ron un cer­ti­fi­ca­do mé­di­co por una se­ma­na, lue­go se re­in­cor­po­ró el 6 de agos­to. Po­cos días des­pués, mien­tras mar­ca­ba su en­tra­da al hos­pi­tal, la com­pa­ñe­ra de Re­cur­sos Hu­ma­nos que se en­con­tra­ba en el tar­je­te­ro le pre­gun­tó si es­ta­ba em­ba­ra­za­da. Al res­pon­der So­na­llis afir­ma­ti­va­men­te le di­jo “que no po­día tra­ba­jar más, pues al ser con­tra­to no po­día es­tar em­ba­ra­za­da y que su je­fe no le da­ría la pla­za”.

De to­dos mo­dos ella si­guió la­bo­ran­do esa se­ma­na y el vier­nes fue ci­ta­da por el je­fe su­pe­rior, quien le co­mu­ni­có que ese era su úl­ti­mo día, pues la com­pa­ñe­ra por la que es­ta­ba con­tra­ta­da re­gre­sa­ría la próxima se­ma­na de su li­cen­cia de ma­ter­ni­dad.

Des­pués de leer el Có­di­go del Tra­ba­jo y el Re­gla­men­to la re­mi­ten­te con­si­de­ra que a la en­ti­dad le co­rres­pon­de asu­mir el pa­go de la li­cen­cia re­tri­bui­da por ma­ter­ni­dad por­que tra­ba­jó 10 me­ses de for­ma inin­te­rrum­pi­da, arri­bó a las 22 se­ma­nas de ges­ta­ción y cuan­do le ce­rra­ron el con­tra­to no se ha­bía ven­ci­do su tér­mino y tam­po­co fue avi­sa­da con an­te­la­ción de es­ta de­ci­sión. Ella sien­te que la han dis­cri­mi­na­do por su es­ta­do.

Al fi­nal de la car­ta la san­tia­gue­ra de­ja un gru­po de in­te­rro­gan­tes, que por su in­te­rés com­par­ti­mos y es­pe­ra­mos sean res­pon­di­das por las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes.

1) ¿Por qué si es­tu­ve vin­cu­la­da inin­te­rrum­pi­da­men­te du­ran­te 12 me­ses y exis­tían pla­zas va­can­tes no se me otor­gó una?

2) ¿Se pue­de ce­rrar el con­tra­to por tiem­po de­ter­mi­na­do a un tra­ba­ja­dor en es­te es­ta­do sin pre­vio avi­so?

3) ¿Dón­de que­da la pro­tec­ción que el Es­ta­do cu­bano siem­pre les ha da­do a la mu­jer y ma­dre tra­ba­ja­do­ra?

4) ¿Có­mo voy a man­te­ner a mi be­bé, si he que­da­do des­pro­te­gi­da y en es­tos mo­men­tos sí me es di­fí­cil tra­ba­jar pa­ra sos­te­ner­me?

| Ilus­tra­ción: Yoan Ma­nuel Fi­gue­re­do Lla­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.