De­re­chos vio­la­dos

Trabajadores - - BUZÓN ABIERTO -

So­bre la ne­ce­si­dad de res­pe­tar los de­re­chos la­bo­ra­les nos es­cri­bie­ron va­rios tra­ba­ja­do­res en los úl­ti­mos días. Vio­la­cio­nes de ho­ra­rios, pa­gos, tiem­po de ali­men­ta­ción son al­gu­nos de los temas de las car­tas que nos re­mi­ten con la con­fian­za de ser es­cu­cha­dos.

Una de las mi­si­vas des­de la comunidad gran­men­se de Va­do del Ye­so, en el mu­ni­ci­pio de Río Cau­to, ex­pre­sa el re­cla­mo de Dai­sel­ma Ama­ya Ca­si­llo, en re­pre­sen­ta­ción de sus com­pa­ñe­ros de la uni­dad El Tu­li­pán.

Es­te co­lec­ti­vo la­bo­ra un pro­me­dio “de más de 55 ho­ras se­ma­na­les y al cul­mi­nar el mes co­bran a ra­zón de 190.6 ho­ras, cuan­do en reali­dad ex­ce­den las 240”, ex­pli­ca la re­mi­ten­te.

Al res­pec­to abun­da que ca­re­cen de me­dios de re­fri­ge­ra­ción y, en con­se­cuen­cia, de­ben man­te­ner las ven­tas has­ta pa­sa­das las 10:00 p.m. “in­clu­yen­do los do­min­gos si re­ci­ben cár­ni­cos los sá­ba­dos o la ca­nas­ta básica los fi­nes de se­ma­na”; has­ta de­di­can tiem­po ex­tra pa­ra ha­cer “los cua­dres de ven­tas del día y la lim­pie­za”.

Por si fue­ra po­co, tam­bién son afec­ta­dos con el pa­go de la es­ti­mu­la­ción aun­que so­bre­cum­plan los pla­nes. “Esa es otra odi­sea —va­lo­ra— si no se equi­vo­can y lo re­por­tan a otra uni­dad, lo uti­li­zan en la com­pra de ma­te­ria­les pa­ra la em­pre­sa o, co­mo es­te mes, que lo dis­tri­bu­ye­ron en­tre to­dos los es­ta­ble­ci­mien­tos”.

Con ra­zón Dai­sel­ma se cues­tio­na de qué va­le el sa­cri­fi­cio, si otros son los que dis­fru­tan los be­ne­fi­cios de su co­lec­ti­vo.

Si­mi­lar si­tua­ción vi­ven los agen­tes de se­gu­ri­dad de Sep­sa de San­tia­go de Cu­ba, re­la­ta Yoel Ro­drí­guez. Es­te re­mi­ten­te lue­go de leer en nues­tras pá­gi­nas de in­ter­na­cio­na­les un ar­tícu­lo so­bre el tra­ba­jo for­zo­so vio un pa­ra­le­lo con sus jor­na­das.

Lle­va­mos tres años tra­ba­jan­do los días de des­can­so, apar­te de las 16 ho­ras noc­tur­nas, ma­ni­fies­ta. So­lo re­ce­sa­mos 4 ho­ras, y nos obli­gan a la­bo­rar 16 ho­ras en la no­che y así cua­tro tur­nos adi­cio­na­les, des­pués de cum­pli­do el tiem­po men­sual.

Nos ex­pli­ca­ron que se­gún el Có­di­go de Tra­ba­jo, quien no reali­ce las ho­ras ex­tras es san­cio­na­do, por eso re­co­gi­mos fir­mas y en­via­mos las que­jas a la em­pre­sa. La res­pues­ta fue la fal­ta de per­so­nal.

Yoel no en­tien­de có­mo des­pués de tan­tos años de Re­vo­lu­ción ellos ten­gan que lu­char por­que se res­pe­ten sus de­re­chos. “El des­can­so es ne­ce­sa­rio y pa­re­ce que los agen­tes de se­gu­ri­dad no po­de­mos dis­fru­tar­lo. La so­lu­ción no pue­de ser pe­dir la ba­ja”, afir­ma.

Otra de las car­tas re­ci­bi­das ex­pre­sa la preo­cu­pa­ción del ma­qui­nis­ta Car­los Al­fon­so Gui­ller­mo, de la Ba­se de Tre­nes de Ca­ma­güey, en re­la­ción con los ho­ra­rios de ali­men­ta­ción de las fe­rro­mo­zas ba­ya­me­sas, pues se in­cum­plen con los tiem­pos de de­sa­yuno, al­muer­zo y me­rien­da.

El lec­tor acla­ra que en su cen­tro esos pro­ble­mas no ocu­rren pe­ro por so­li­da­ri­dad con sus co­le­gas quie­re sa­ber qué es­ta­ble­ce la ley al res­pec­to. | Ariad­na A. Pé­rez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.