Mi enemi­go es el ca­pi­tal

Trabajadores - - INTERNACIONALES - | Yi­mel Díaz Mal­mier­ca

Diá­lo­go con Phi­lip­pe Mar­tí­nez, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Con­fe­de­ra­ción Ge­ne­ral de Tra­ba­ja­do­res de Fran­cia

Phi­lip­pe Mar­tí­nez se ha con­ver­ti­do en una de las vo­ces más es­cu­cha­das del sin­di­ca­lis­mo eu­ro­peo. De él se di­ce que pre­ten­de po­ner a “Fran­cia de ro­di­llas” y “al Go­bierno con­tra las cuer­das”, pe­ro en reali­dad su gue­rra a muer­te es con­tra el ca­pi­tal: “el peor enemi­go de los obre­ros”, afir­ma.

Des­de ha­ce tres años con­du­ce la Con­fe­de­ra­ción Ge­ne­ral de Tra­ba­ja­do­res (CGT) de Fran­cia, que no es la más gran­de pe­ro sí la más com­ba­ti­va de ese país. Su ver­bo con­ven­ce e ins­pi­ra. Re­cien­te­men­te reali­zó una bre­ve vi­si­ta a Cu­ba, in­vi­ta­do por su ho­mó­lo­go cu­bano Uli­ses Gui­lar­te De Na­ci­mien­to.

apro­ve­chó la oca­sión.

Tra­ba­ja­do­res ¿Por qué se con­vir­tió en di­ri­gen­te sin­di­cal?

De re­cién gra­dua­do me in­tere­sa­ba ha­cer ca­rre­ra. Em­pe­cé a tra­ba­jar co­mo téc­ni­co en la Re­nault, una gran em­pre­sa, pe­ro rá­pi­da­men­te las co­sas co­men­za­ron a sa­lir mal. Fue así que to­qué a la puer­ta de los sin­di­ca­lis­tas y me les uní. Pro­ven­go de una fa­mi­lia don­de la política no es aje­na: pa­dre sin­di­ca­lis­ta, ma­dre sin­di­ca­lis­ta y co­mu­nis­ta, un pri­mo que fue dipu­tado fran­cés du­ran­te 40 años… No obs­tan­te, nun­ca me pre­sio­na­ron pa­ra que me su­ma­ra. En­tré al sin­di­ca­to so­lo dos años des­pués de ha­ber em­pe­za­do a tra­ba­jar.

En su ofi­ci­na de la CGT hay un cua­dro del Che Gue­va­ra y otro con la ban­de­ra re­pu­bli­ca­na es­pa­ño­la, de­di­ca­do “A los ami­gos de los com­ba­tien­tes en la Es­pa­ña Re­pu­bli­ca­na 1936-1939”. ¿Qué sig­ni­fi­can esos sím­bo­los pa­ra us­ted?

El cua­dro del Che fue un re­ga­lo de unos com­pa­ñe­ros bel­gas del sin­di­ca­to del me­tal al cual nos unen bue­nas re­la­cio­nes y que, por cier­to, tam­bién son ami­gos de Cu­ba. Al la­do de la ima­gen hay una fra­se que en es­pa­ñol di­ce al­go así co­mo Me­jor lu­char que ca­llar­se. La ban­de­ra re­pu­bli­ca­na es mi his­to­ria, la de mi pa­dre y mis tíos que son es­pa­ño­les y par­ti­ci­pa­ron en esa gue­rra. Jun­to a ellos hay otro que tie­ne un bi­go­te y di­ce en in­glés “Are you se­rious?”, ese fue un ob­se­quio de mis hi­jos.

Des­de que asu­mió el man­do de la CGT, el re­cla­mo por las 32 ho­ras la­bo­ra­les se­ma­na­les en lu­gar de las 35 es­ta­ble­ci­das, ha si­do una cons­tan­te, así co­mo el de­re­cho a la des­co­ne­xión tec­no­ló­gi­ca. Son dos aris­tas de un mis­mo te­ma: la jor­na­da la­bo­ral jus­ta…

Des­de el 2015, y so­bre to­do du­ran­te el 2016, el en­ton­ces pre­si­den­te Fra­nçois Ho­llan­de im­pul­só una ley que res­tó de­re­chos a los tra­ba­ja­do­res. El nue­vo pre­si­den­te, En­ma­nuel Ma­cron, se ha pro­pues­to lo mis­mo. Esa ha si­do mi ba­ta­lla prin­ci­pal en es­tos años.

Pa­ra no­so­tros más de­re­chos es tra­ba­jar me­nos. En Fran­cia hay ca­si 6 mi­llo­nes de per­so­nas en pa­ro to­tal o par­cial. Unos la­bo­ran mu­cho y otros na­da, en­ton­ces hay que ha­cer una re­gla: tra­ba­jar me­nos y com­par­tir las ho­ras la­bo­ra­bles. No es so­lo cues­tión de sa­la­rio. El tra­ba­jo es­truc­tu­ra la vi­da de las per­so­nas, y a eso se su­ma dis­fru­tar de los hi­jos, de la vi­da, ha­cer cultura.

Es­ta­mos en una épo­ca don­de el Go­bierno y la pa­tro­nal con­si­de­ran que no se pue­den acor­tar las jor­na­das, pe­ro la IG Me­tall, que es la fe­de­ra­ción de los me­ta­lúr­gi­cos en Ale­ma­nia, ha ido más allá y ha re­cla­ma­do 28 ho­ras. El te­ma es­tá aho­ra so­bre la me­sa de la comunidad eu­ro­pea.

Otro asun­to es la des­co­ne­xión tec­no­ló­gi­ca. Mu­chos, so­bre to­do in­ge­nie­ros y cua­dros, ha­cen has­ta 40 ho­ras se­ma­na­les y ade­más de­ben se­guir pen­dien­tes del correo elec­tró­ni­co en las no­ches y los fi­nes de se­ma­na. En al­gu­nas em­pre­sas he­mos con­se­gui­do fir­mar acuer­dos pa­ra blo­quear los co­rreos fue­ra de la jor­na­da la­bo­ral, pe­ro son po­cas. Que­da ba­ta­lla to­da­vía.

Fran­cia tie­ne ape­nas un 10 % de sin­di­ca­ción, una de las ta­sas más ba­jas de Eu­ro­pa, sin em­bar­go ha da­do mues­tras de una gran ca­pa­ci­dad de la mo­vi­li­za­ción social en las ca­lles. ¿Có­mo ex­pli­ca eso?

Te­ne­mos un sin­di­ca­lis­mo de mi­li­tan­tes, de ac­to­res en la lu­cha. En paí­ses con más afi­lia­dos exis­te un sin­di­ca­lis­mo de ser­vi­cio. Por ejem­plo, en Ale­ma­nia e In­gla­te­rra tie­nes que es­tar afi­lia­do a un sin­di­ca­to pa­ra ac­ce­der al pa­go por pa­ro o a la se­gu­ri­dad social.

Ser del sin­di­ca­to aca­rrea bas­tan­tes pro­ble­mas, no to­dos es­tán dis­pues­tos, pe­ro a las mo­vi­li­za­cio­nes sí va mu­cha gen­te por­que en Eu­ro­pa se tie­ne la cer­te­za de que las co­sas cam­bian cuan­do hay gen­te en las ca­lles.

¿Cuál ha si­do el re­sul­ta­do po­lí­ti­co de las mo­vi­li­za­cio­nes más re­cien­tes?

En­tre ellas, que el an­ti­guo pre­si­den­te no lo es más. No obs­tan­te, es in­ne­ga­ble que hay fa­llo de la política en Fran­cia, pues los par­ti­dos de iz­quier­da no pro­po­nen una al­ter­na­ti­va real al ca­pi­tal y más allá de los sin­di­ca­tos, no hay una pers­pec­ti­va cla­ra.

Es­te año tu­vi­mos elecciones ge­ne­ra­les, y en­tre las eva­lua­cio­nes pos­te­rio­res des­ta­can tres ele­men­tos: uno, po­ca gen­te ha ido a vo­tar; dos, no han op­ta­do por un hom­bre, sino con­tra otros; y tres, hay un pe­li­gro real en la ex­tre­ma de­re­cha que es­con­de, de­trás de pa­la­bras fá­ci­les, ideas co­mo la de echar a los in­mi­gran­tes.

¿Con­si­de­ra que se es­tá ago­tan­do el mo­de­lo po­lí­ti­co?

Cla­ro, cuan­do vi­ves 20 o 30 años y te das cuen­ta de que vo­tas por uno u otro can­di­da­to y al fi­nal siem­pre es lo mis­mo, pues la gen­te de­ja de con­fiar, echa a los pre­si­den­tes y sa­le uno apa­ren­te­men­te jo­ven que, en reali­dad, de­fien­de ideas tan vie­jas co­mo el mis­mo ca­pi­tal.

¿Qué al­ter­na­ti­vas reales que­dan?

En el sin­di­ca­to tra­ba­ja­mos por al­ter­na­ti­vas so­cia­les: jor­na­das de 32 ho­ras se­ma­na­les, me­jo­res sa­la­rios, se­gu­ri­dad social… El res­to co­rres­pon­de a los po­lí­ti­cos, los de­jo ha­cer. No es res­pon­sa­bi­li­dad del sin­di­ca­to.

¿No se con­si­de­ra un po­lí­ti­co?

Los sin­di­ca­lis­tas no so­mos po­lí­ti­cos, ha­ce­mos política. Cuan­do es­tás con­tra un go­bierno, ha­ces política. Cuan­do di­ces que el di­ne­ro que sa­le de las em­pre­sas tie­ne que ir al bol­si­llo de los obre­ros y no so­lo al de los due­ños, ha­ces política. Pe­ro no pre­ten­de­mos to­mar el po­der pa­ra ser dipu­tados o pre­si­den­tes. Eso es co­sa de po­lí­ti­cos. Ca­da uno con su res­pon­sa­bi­li­dad.

¿No le ha­ce fal­ta en­ton­ces aga­rrar el sar­tén por el man­go?

En Fran­cia he­mos te­ni­do go­bier­nos de de­re­cha y du­ran­te su man­da­to au­men­ta­mos los suel­dos en un 30 % y se re­du­jo la edad de ju­bi­la­ción has­ta los 60 años. Eso fue po­si­ble por­que ha­bía lu­cha, los go­bier­nos tu­vie­ron que es­cu­char.

En los úl­ti­mos años va­rios paí­ses han su­fri­do re­for­mas la­bo­ra­les des­fa­vo­ra­bles pa­ra los tra­ba­ja­do­res. En el Vie­jo Con­ti­nen­te se­ña­lan a un mis­mo ins­ti­ga­dor: las di­rec­ti­vas y tra­ta­dos de la Unión Eu­ro­pea…

En Eu­ro­pa exis­te un es­tán­dar al­to de de­re­chos la­bo­ra­les si los com­pa­ra­mos con otras re­gio­nes del mundo, pe­ro año tras año los han ido so­ca­van­do. Em­pe­za­ron por Grecia, Es­pa­ña, Por­tu­gal y Ale­ma­nia. Más re­cien­te­men­te Bél­gi­ca y tam­bién Fran­cia. Es evidente que la comunidad eu­ro­pea pre­sio­na a los Go­bier­nos, es el or­ga­nis­mo in­te­gra­dor del ca­pi­tal y si es­te se ar­ti­cu­la a ni­vel con­ti­nen­tal pues las con­se­cuen­cias son muy ma­las. La res­pues­ta hay que dar­la a ni­vel sin­di­cal, pe­ro uni­dos, que na­die tra­ba­je so­lo pa­ra que nos qui­ten lo me­nos po­si­ble.

En­tre un obre­ro que la­bo­ra en Ru­ma­nia, por ejem­plo, y otro en Fran­cia, la di­fe­ren­cia sa­la­rial pue­de ser del tri­ple. Eso lo usan los pa­tro­nes y di­cen: “Si quie­res tra­ba­jar tie­nes que co­brar me­nos, sino vie­nen aque­llos y ocu­pan tu pues­to”, pe­ro el sin­di­ca­to exis­te pa­ra unir a los tra­ba­ja­do­res, no pa­ra di­vi­dir­los, sea cual sea el se­xo, el idio­ma, el co­lor de la piel… Yo mis­mo soy de ape­lli­do Mar­tí­nez, mi fa­mi­lia ha ve­ni­do de Es­pa­ña pa­ra tra­ba­jar, y hoy soy el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de uno de los sin­di­ca­tos más im­por­tan­tes de Fran­cia.

Es­ta es su ter­ce­ra vi­si­ta a Cu­ba, pe­ro la pri­me­ra de un se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la CGT en 25 años. ¿Qué se pue­de es­pe­rar de los víncu­los con la CTC a par­tir de aho­ra?

El sin­di­ca­lis­mo in­ter­na­cio­nal no es di­plo­ma­cia, eso es pa­ra los mi­nis­tros, a no­so­tros nos to­ca cru­zar ex­pe­rien­cias, ha­blar y tra­ba­jar en temas con­cre­tos. En Cu­ba vi­si­ta­mos una em­pre­sa mix­ta con la com­pa­ñía fran­ce­sa Bouy­gues Bâ­ti­ment In­ter­na­tio­nal que la­bo­ra en la cons­truc­ción de ho­te­les.

El asun­to nos in­tere­sa­ba par­ti­cu­lar­men­te, pues esa com­pa­ñía no se dis­tin­gue por su com­pro­mi­so social en Fran­cia, ni gus­ta de los sin­di­ca­lis­tas, pe­ro aquí he­mos vis­to que tie­nen un Con­ve­nio Co­lec­ti­vo de Tra­ba­jo de buen ni­vel, lo cual nos ha pa­re­ci­do bien.

Eso es so­lo un ejem­plo de lo que po­de­mos ha­cer a par­tir del acuer­do que he­mos fir­ma­do las dos con­fe­de­ra­cio­nes pa­ra im­pul­sar ac­cio­nes con­jun­tas en­tre los sin­di­ca­tos na­cio­na­les de us­te­des y nues­tras fe­de­ra­cio­nes, en sec­to­res co­mo la cons­truc­ción, edu­ca­ción, sa­ni­dad, y otros. En ese con­tex­to veo el por­ve­nir de la CTC y la CGT.

| fo­to: Re­né Pé­rez Mas­so­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.