La no­che que Ir­ma vi­si­tó el zoo­ló­gi­co

Trabajadores - - NACIONALES - | Al­ber­to Nú­ñez Be­tan­court | fo­tos: Joa­quín Her­nán­dez Me­na

De có­mo los tra­ba­ja­do­res de la ins­ti­tu­ción vi­vie­ron el azo­te del hu­ra­cán y re­pa­ra­ron los da­ños en bre­ve tiem­po

EL CRUJIR DE los ár­bo­les se­me­ja un con­cier­to. Son más de un cen­te­nar los que en prin­ci­pio re­sis­ten el azo­te del hu­ra­cán Ir­ma. Una vein­te­na no aguan­ta, que­da de­rri­ba­da. Pa­ra Jor­ge Fé­lix, Joel, Fé­lix Ma­rio y otros mu­chos tra­ba­ja­do­res del com­ple­jo Jardín Zoo­ló­gi­co de La Ha­ba­na la no­che ma­dru­ga­da del 9 al 10 de sep­tiem­bre del 2017 pa­re­ció in­ter­mi­na­ble.

Des­de que se in­di­có la fa­se in­for­ma­ti­va pa­ra la ca­pi­tal nos ac­ti­va­mos, re­cuer­da el mé­di­co ve­te­ri­na­rio Jor­ge Fé­lix Ma­rre­ro Ál­va­rez, sub­di­rec­tor de Bie­nes­tar Ani­mal. De in­me­dia­to co­men­za­mos a eva­cuar las aves: ca­cati­llos, pe­ri­cos, co­to­rri­tas del sol…, que son muy pro­pen­sas al es­trés, y en ca­so de su­frir da­ños pue­den pa­de­cer de inape­ten­cia, caí­da del plu­ma­je, dis­mi­nu­ción en la pues­ta de hue­vos.

Ya al atar­de­cer los vien­tos co­men­za­ron a sen­tir­se más fuer­tes, aña­de. En lo ade­lan­te, sin co­me­ter ne­gli­gen­cias, asu­mi­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de re­co­rrer las áreas de los ani­ma­les, pues ellos son nues­tra ra­zón de ser.

Ca­da rui­do los mo­vi­li­za­ba de re­pen­te ha­cia un lu­gar. En­tre los que se mo­vían de aquí pa­ra allá, de un la­do pa­ra otro, es­tu­vo Fé­lix Ma­rio Ro­drí­guez, téc­ni­co ve­te­ri­na­rio que per­ma­ne­ció en la ins­ti­tu­ción a sa­bien­das de que en su ca­sa, ubi­ca­da en el mu­ni­ci­pio de Cen­tro Ha­ba­na, muy cer­ca del ma­le­cón, el agua pe­ne­tra­ba has­ta su­pe­rar el me­tro de al­tu­ra.

La com­pen­sa­ción por los da­ños lle­gó des­pués con la so­li­da­ri­dad de sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, la com­pren­sión de los di­rec­ti­vos en el ma­ne­jo del ho­ra­rio de la­bor en los días su­ce­si­vos, la en­tre­ga o prés­ta­mo de uno u otro re­cur­so, so­bre to­do el pre­cia­do col­chón…

Ama­ne­cer

La luz de la ma­ña­na hi­zo vi­si­ble el des­tro­zo. Los pro­ta­go­nis­tas de la jor­na­da inusual se mi­ra­ron y ca­da uno ob­ser­vó ex­pre­sión de asom­bro en los otros ros­tros. Los cons­tan­tes che­queos se ha­bían rea­li­za­do en tiem­po real, pe­ro era me­nes­ter com­pro­bar la vi­da de ca­da uno de los 750 ani­ma­les de las 101 es­pe­cies pre­sen­tes en el em­ble­má­ti­co zoo­ló­gi­co de la ave­ni­da 26. Afor­tu­na­da­men­te no hu­bo ni una so­la pér­di­da.

Dis­po­ne­mos de un plan de prevención de ries­gos, afir­ma des­de su ex­pe­rien­cia de 20 años en es­te lu­gar el mé­di­co ve­te­ri­na­rio Jo­sé An­to­nio Ca­me­jo Gó­mez, es­pe­cia­lis­ta prin­ci­pal que en el mo­men­to en pun­to del pa­so del fe­nó­meno me­teo­ro­ló­gi­co se en­con­tra­ba de va­ca­cio­nes. “De in­me­dia­to me in­cor­po­ré. Uno se enamo­ra de los ani­ma­les. Sen­ti­mos una res­pon­sa­bi­li­dad muy gran­de; pri­me­ro pre­ser­var la vi­da de la fauna aquí reuni­da, y ade­más pro­por­cio­nar se­gu­ri­dad a la po­bla­ción por­que el cen­tro es­tá en­cla­va­do en me­dio de la ciu­dad, y no po­de­mos per­mi­tir que se es­ca­pen ani­ma­les. Te ima­gi­nas pri­ma­tes, gran­des fe­li­nos…, por las ca­lles”.

La prue­ba que im­pu­so Ir­ma arro­jó que ca­da espacio ofre­ce pro­tec­ción y se con­vier­te en re­fu­gio don­de los ani­ma­les es­tán res­guar­da­dos.

Re­cu­pe­ra­ción

Los da­tos que nos brin­da Juan Gar­cía Duar­te, di­rec­tor de Lo­gís­ti­ca del Jardín Zoo­ló­gi­co, re­fle­jan el ni­vel de la­bor pa­ra re­sar­cir los per­jui­cios: El vo­lu­men de desechos al­can­zó los 5 mil 418 me­tros cú­bi­cos y fue eva­cua­do en 453 via­jes rea­li­za­dos por 150 vehícu­los.

“Nos pro­pu­si­mos tra­ba­jar in­ten­sa­men­te, de día y de no­che; re­ci­bi­mos mu­cho apo­yo de los ór­ga­nos de di­rec­ción del mu­ni­ci­pio de Pla­za de la Re­vo­lu­ción, de la de­le­ga­ción de la Agri­cul­tu­ra, y en par­ti­cu­lar de la coope­ra­ti­va de cré­di­tos y ser­vi­cios Or­lan­do López, siem­pre cer­ca­na a no­so­tros. So­lo así pu­di­mos abrir al pú­bli­co a los seis días de la des­aten­ta vi­si­ta de Ir­ma”.

De tal fae­na da fe Ro­sa Anay Ca­me­jo, or­ga­ni­za­do­ra del bu­ró sin­di­cal: “Los tra­ba­ja­do­res res­pon­den, y cuan­do se tra­ta de una co­yun­tu­ra es­pe­cial los ejem­plos de coo­pe­ra­ción abun­dan; aquí se ex­ten­die­ron los ho­ra­rios, hi­ci­mos un plan pa­ra la aten­ción ele­men­tal a los dam­ni­fi­ca­dos”.

Guia­dos por May­da Gon­zá­lez Ca­bre­ra, es­pe­cia­lis­ta en Re­la­cio­nes Pú­bli­cas de la ins­ti­tu­ción, los re­por­te­ros de lle­ga­mos a la pra­de­ra don­de an­ta­ño se lo­ca­li­za­ba un ejem­plar de ele­fan­te. Des­de ha­ce un buen tiem­po ese lu­gar lo ocu­pa otro ani­mal de ta­lla ma­yor. Las vo­ces de man­do del cui­da­dor re­ve­lan el nom­bre del ri­no­ce­ron­te: “Da­le Yam­bo; en­tra Yam­bo”. Lue­go nos ex­pli­ca que la cla­ve pa­ra lo­grar obe­dien­cia es­tá más en el tono que en la fra­se pro­pia­men­te.

Yo le ten­go más te­mor a la pren­sa que a ese ani­mal, ex­pre­sa jo­co­sa­men­te el téc­ni­co ve­te­ri­na­rio Joel Lá­za­ro Her­nán­dez Duar­te, al tiem­po que se­ña­la ha­cia el lla­ma­ti­vo ma­mí­fe­ro que de vez en cuan­do le ha­ce pa­sar al­gún aprie­to.

De aque­lla no­che con Ir­ma el jo­ven re­cuer­da que al ver a tan­tos com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo con la dis­po­si­ción de en­fren­tar lo que ve­nía, él tam­bién de­ci­dió que­dar­se. “Los vien­tos so­pla­ron fuer­te to­da la ma­dru­ga­da. Es­tu­vi­mos aten­tos a ca­da de­ta­lle. Ocu­rrió al­go que nos de­jó bo­quia­bier­tos: uno de los ár­bo­les caí­dos —una cao­ba— se frag­men­tó de tal for­ma que prác­ti­ca­men­te que­dó he­cho ta­blo­nes”.

Re­sul­ta ad­mi­ra­ble la de­di­ca­ción que ofre­cen los pro­fe­sio­na­les y téc­ni­cos del Jardín Zoo­ló­gi­co por pro­pi­ciar la sa­tis­fac­ción de los ani­ma­les has­ta el pun­to de acer­car lo más po­si­ble la vi­da en cau­ti­ve­rio a las con­di­cio­nes na­tu­ra­les de há­bi­tat de ca­da es­pe­cie.

Tra­ba­ja­do­res

No por ca­sua­li­dad en­tre mu­chos re­sul­ta­dos enor­gu­lle­ce el he­cho de lo­grar la re­pro­duc­ción es­ta­ble du­ran­te de­ce­nios de gru­pos co­mo la co­lo­nia de chim­pan­cés, gran­des rep­ti­les (co­co­dri­lo ame­ri­cano y cu­bano) y esa va­rie­dad en­dé­mi­ca de Amé­ri­ca, hoy ame­na­za­da, que es el ja­guar.

Tras la tem­pes­tad, el Zoo­ló­gi­co de 26 mues­tra hoy una ima­gen re­no­va­da. Ca­mino ha­cia los 80 años de exis­ten­cia a ce­le­brar­se en el 2018, el co­lec­ti­vo de tra­ba­ja­do­res se ra­ti­fi­ca co­mo pro­mo­tor de una edu­ca­ción me­dioam­bien­tal que bien sa­be­mos re­sul­ta de­ci­si­va en nues­tro em­pe­ño de de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble.

Los fi­nes de se­ma­na el pro­me­dio de vi­si­tan­tes os­ci­la en­tre los 5 mil y 6 mil per­so­nas.

El rit­mo en las la­bo­res de re­cu­pe­ra­ción per­mi­tió la reaper­tu­ra en so­lo seis días.

El jo­ven téc­ni­co Joel Lá­za­ro, orgulloso de cui­dar a Yam­bo ca­da día.

Jun­to al mé­di­co ve­te­ri­na­rio Jor­ge Fé­lix (a la iz­quier­da), Ano­má y Ada, pe­que­ños chim­pan­cés de dos años, fru­to de la la­bor de re­pro­duc­ción.

Los tra­ba­ja­do­res res­pon­die­ron con la­bor y so­li­da­ri­dad, apun­ta Ro­sa Anay, di­ri­gen­te sin­di­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.