En la obra de Cho­co, la cu­ba­nía

Trabajadores - - CULTURA -

del bem­bé; de la gua­gua y de la bo­de­ga; de los que cor­tan ca­ña o cul­ti­van la tie­rra; de los obre­ros que su­dan en el ta­ller o en la fá­bri­ca; de los ne­gros, mu­la­tos, chi­nos y blan­cos que, des­de los tiem­pos de la co­lo­ni­za­ción, son los gran­des cro­nis­tas de es­ta na­ción sin mie­dos; de los que tie­nen fe y si­guen lu­chan­do; de los ni­ños, los jó­ve­nes y las mu­je­res; y tam­bién de los que no tie­nen his­to­rias… Ese es Cho­co, el Ne­gro Gi­gan­te de la Plás­ti­ca In­su­lar, ama­ble y res­pe­tuo­so, en cu­yo ar­te se ha­lla, al de­cir del poe­ta y pre­si­den­te de la Unión de Es­cri­to­res y Ar­tis­tas de Cu­ba, Mi­guel Bar­net, “la esen­cia de lo cu­bano”.

Alumno ave­za­do de An­to­nia Ei­riz, cuan­do cur­só es­tu­dios en la Es­cue­la Nacional de Ins­truc­to­res de Ar­te, en los ini­cia­les años de la dé­ca­da de los 60 del pa­sa­do si­glo, la obra de es­te creador re­me­mo­ra el es­pí­ri­tu ex­pe­ri­men­tal, las tex­tu­ras y los co­lo­res aprehen­di­dos de la cé­le­bre pin­to­ra cu­ba­na.

En­tre las an­to­ló­gi­cas se­ries de gra­ba­dos y pin­tu­ras de Cho­co se en­cuen­tran las de los cor­ta­do­res de ca­ña, “que pue­den o no ser cam­pe­si­nos, por­que tam­bién pue­den ser obre­ros que se de­di­can tem­po­ral­men­te a es­ta la­bor”, tal ex­pre­só en una oca­sión; así co­mo las de már­ti­res y héroes de la pa­tria. Pe­ro qui­zás su obra más ri­ca en ma­ti­ces de cu­ba­nía, lí­ri­co re­fle­jo de la cultura e idio­sin­cra­sia nacional, es aque­lla que se nu­tre del mundo que le ro­dea, de los pe­que­ños y gran­des de­ta­lles que con­for­man la exis­ten­cia hu­ma­na, de los que sur­gen, co­mo me­tá­fo­ras de la vi­da in­su­lar, sus idea­rios es­té­ti­cos.

Sus na­rra­cio­nes ico­no­grá­fi­cas tras­cien­den en un dis­cur­so en el que con­vi­ven es­tos per­so­na­jes que pro­vo­can me­di­ta­ción, a tra­vés de un ar­te emi­nen­te­men­te con­cep­tual y pro­fun­do. En otros de sus tra­ba­jos hay iro­nía, hu­mor, sen­sua­li­dad y pa­sión. To­dos co­mo ale­gó­ri­cas cró­ni­cas de nues­tro devenir his­tó­ri­co-social.

La pin­tu­ra de Cho­co, a quien con­tra­dic­to­ria­men­te no le ape­te­ce el cho­co­la­te y cu­yo apo­do tal vez es­té ins­pi­ra­do en el in­ten­so co­lor de su piel, re­cuer­da nues­tras raí­ces, a los an­ces­tros que, di­rec­ta­men­te pro­ce­den­tes del Áfri­ca, lle­ga­ron a es­te ar­chi­pié­la­go, cruel­men­te sub­yu­ga­dos por los co­lo­ni­za­do­res es­pa­ño­les. An­te mu­chas de sus obras, en las que se ob­ser­van unas largas y del­ga­das tex­tu­ras, co­mo hi­los grue­sos o cor­do­nes que sur­gen ca­pri­cho­sa­men­te tras los tra­zos del pig­men­to so­bre la te­la o la car­tu­li­na, se re­fle­jan las ve­nas del con­ti­nen­te ne­gro.

En sus tra­ba­jos pre­do­mi­nan los co­lo­res os­cu­ros, o con­tras­tan­te­men­te fríos, co­mo los azu­les de Olo­kun y Ye­ma­yá —“de la que di­cen soy su hi­jo”, apun­tó—, y los ocres te­nues o fuer­tes, co­mo el co­lor de la tie­rra en el mon­te de Ele­guá y Ogún… En la obra de Cho­co es­tá la his­to­ria de dio­ses, de dolor y amor del Áfri­ca, en los en­cen­di­dos ro­jos de la car­ne de Chan­gó y en los sen­sua­les ama­ri­llos de Ochún.

El Cho­co es miem­bro de la Uneac, del Ta­ller Ex­pe­ri­men­tal de Grá­fi­ca de La Ha­ba­na y de la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Ar­tis­tas Plás­ti­cos. Tam­bién es­tu­dió en la Es­cue­la Nacional de Ar­te y se gra­duó de li­cen­cia­do en His­to­ria del Ar­te en la Uni­ver­si­dad de La Ha­ba­na. Ha rea­li­za­do una im­por­tan­te la­bor do­cen­te en ins­ti­tu­cio­nes de la es­pe­cia­li­dad en Cu­ba y Es­pa­ña. Su obra se ex­po­ne en mu­seos y ga­le­rías del mundo co­mo: Mu­seo Nacional de Be­llas Ar­tes de Cu­ba; Mu­seo de Áfri­ca, Chica­go, EUA; Mu­seo de la Es­tam­pa, Mé­xi­co DF; Mu­seo Ko­chi, Ja­pón; Fun­da­ción Mi­ró, Pal­ma de Ma­llor­ca, Es­pa­ña; Co­lec­ción pri­va­da Cé­sar Ga­vi­ria en Co­lom­bia y en ins­ti­tu­cio­nes de Sue­cia y de otros paí­ses de to­dos los con­ti­nen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.