Un fa­mo­so del sóft­bol

Trabajadores - - DEPORTES - | Joel Gar­cía

Aun­que ha vi­vi­do en La Ha­ba­na por más de seis dé­ca­das, Ar­man­do Aguiar (1949- ) na­ció en Pal­mi­ra, Cien­fue­gos, y no fue el sóft­bol su pri­mer amor en el deporte. Béis­bol y bo­xeo le ro­ba­ron la aten­ción de ni­ño y ado­les­cen­te, sin gran­des re­sul­ta­dos, a pe­sar de ha­ber no­quea­do en pe­lea in­for­mal a un fut­bo­lis­ta de ape­lli­do Des­paig­ne.

La en­tra­da al Ser­vi­cio Mi­li­tar en 1970 le per­mi­tió dar el gi­ro de­fi­ni­ti­vo ha­cia el lla­ma­do deporte de la bola blan­da. La li­ga allí era muy fuer­te y re­sul­ta­ba ca­si inevi­ta­ble no par­ti­ci­par en es­ta. Em­pe­zó en el cen­ter field, y aca­bó ju­gan­do to­das las po­si­cio­nes. En 1974 se ofi­cia­li­zó el pri­mer to­pe in­ter­na­cio­nal de es­ta dis­ci­pli­na des­pués del triun­fo re­vo­lu­cio­na­rio y lo lla­ma­ron a la pre­se­lec­ción.

Sin em­bar­go, 48 ho­ras an­tes de la par­ti­da ha­cia Pa­na­má le pi­die­ron cum­plir mi­sión in­ter­na­cio­na­lis­ta en An­go­la en fun­ción de sa­ni­ta­rio ma­yor de un pe­lo­tón y por su­pues­to no du­dó en cam­biar el ba­te por el fu­sil. A su re­gre­so, en ju­lio de 1976, de­fi­ni­ti­va­men­te se ca­só con el deporte que me­jor co­no­cía, no so­lo co­mo ju­ga­dor, sino tam­bién en fun­ción de en­tre­na­dor, es­ta úl­ti­ma fun­ción di­ri­gi­da a for­mar una se­lec­ción fe­me­ni­na.

Du­ran­te tres lus­tros (1986-2000) asu­mió la di­rec­ción téc­ni­ca del con­jun­to que ha­bía con­tri­bui­do a en­gen­drar. Cam­peo­nas de los Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be, me­da­llis­tas pan­ame­ri­ca­nas y cla­si­fi­ca­das pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos de Síd­ney son al­gu­nos de los pre­mios más en­cum­bra­dos ba­jo su man­da­to. Mi­les de ho­ras de­di­ca­das a la de­fen­sa, el ba­teo y el pit­cheo so­lo se com­pen­sa­ron con el ca­ri­ño y el agra­de­ci­mien­to eterno al ce­sar sus fun­cio­nes.

Al fren­te del equi­po ca­pi­ta­lino im­pu­so ré­cord de 36 vic­to­rias en un cam­peo­na­to nacional, pe­ro ja­más acep­tó ser la ca­be­za de la es­cua­dra nacional por­que pre­fe­ría el tra­ba­jo de bus­car la for­ma deportiva y desa­rro­llar la téc­ni­ca. Una de­ci­sión in­jus­ta lo pri­vó de dis­fru­tar en Aus­tra­lia el sép­ti­mo lu­gar olím­pi­co de las mu­cha­chas, gol­pe de­mo­le­dor por más ex­pli­ca­cio­nes da­das o tra­ba­jos fu­tu­ros que le en­co­men­da­ron co­mo co­la­bo­ra­dor deportivo en Cu­ra­zao, Co­lom­bia e Ita­lia, así co­mo ase­sor prin­ci­pal de la Con­fe­de­ra­ción Pa­na­me­ri­ca­na y de los cur­sos de So­li­da­ri­dad Olím­pi­ca.

Ho­nor a quien ho­nor me­re­ce, Ar­man­do Aguiar se con­vir­tió en el 2005 en el pri­mer cu­bano exal­ta­do al Sa­lón de la Fa­ma de la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Sóft­bol, pre­mio que re­co­no­ce el apor­te y los re­sul­ta­dos de en­tre­na­do­res, ju­ga­do­res, ár­bi­tros y fe­de­ra­ti­vos.

To­da­vía es po­si­ble ver­lo den­tro de un te­rreno o im­par­tien­do una con­fe­ren­cia. Su ca­ris­ma en­vuel­ve a su al­re­de­dor ad­mi­ra­ción, sen­ci­llez y tra­ba­jo. Pa­ra ha­blar del de­sa­rro­llo de es­ta dis­ci­pli­na en Cu­ba hay que men­cio­nar­lo, aun­que él ter­mi­ne di­cien­do siem­pre: “¿Y tú crees que mi his­to­ria va­le la pe­na pu­bli­car­la?”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.