EE.UU.: el lo­bo y el co­me­ta se dan la mano

Trabajadores - - INTERNACIONALES - Yi­mel Díaz Mal­mier­ca y Ama­lia Ra­mos Ivi­sa­te

En fe­bre­ro pa­sa­do el fun­da­dor del si­tio Wi­ki­Leaks, Ju­lian As­san­ge, in­te­rro­ga­do por el dia­rio ar­gen­tino Pá­gi­na 12, de­fi­nió a Do­nald Trump co­mo “un po­pu­lis­ta de de­re­cha, una cla­se de po­lí­ti­co con am­plios an­te­ce­den­tes en la his­to­ria de Amé­ri­ca La­ti­na”. Más ade­lan­te ca­li­fi­có a su Go­bierno co­mo “un lo­bo con piel de lo­bo” y re­co­no­cía que “es más fá­cil tra­tar con un lo­bo que no se dis­fra­za”.

La Asam­blea Ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das (ONU) se ha con­ver­ti­do en uno de los es­ce­na­rios don­de el ca­nino in­do­mes­ti­ca­ble mues­tra de for­ma des­in­hi­bi­da su ver­da­de­ro ros­tro. “Na­cio­nes Uni­das tie­ne un gran po­ten­cial, pe­ro aho­ra es so­lo un club de gen­te pa­ra re­unir­se, ha­blar y pa­sar­la bien. ¡Qué tris­te!”, co­men­tó el tui­te­ro pre­si­den­te y qui­zás por eso nom­bró a una em­ba­ja­do­ra cu­yo nom­bre (Ha­ley) nos re­mi­te, al me­nos fo­né­ti­ca­men­te, a un co­me­ta (Ha­lley) que pa­sa ca­da 76 años, y que­da en el re­cuer­do de quie­nes lo ven.

Di­fí­cil se­rá ol­vi­dar el ci­nis­mo de la di­plo­má­ti­ca cuan­do al ex­pli­car el cam­bio de vo­to de su país fren­te a la re­so­lu­ción de con­de­na al blo­queo a Cu­ba di­jo: “Pa­ra aque­llos que es­tán con­fun­di­dos acer­ca de cuál es la po­si­ción de Es­ta­dos Uni­dos, per­mí­tan­me ser cla­ra: co­mo es su de­re­cho se­gún nues­tra cons­ti­tu­ción, el pue­blo es­ta­dou­ni­den­se ha ha­bla­do. Han ele­gi­do un nue­vo pre­si­den­te, y él ha ele­gi­do un nue­vo em­ba­ja­dor en las Na­cio­nes Uni­das”.

La fra­se re­sul­ta im­pú­di­ca si te­ne­mos en cuen­ta que el pro­pio pue­blo es­ta­dou­ni­den­se ha ha­bla­do des­de mu­cho an­tes pa­ra pro­nun­ciar­se en con­tra del “em­bar­go”. Un son­deo rea­li­za­do por las fir­mas Be­nen­son Stra­tegy Group y SKDK­nic­ker­boc­ker ha­ce apro­xi­ma­da­men­te un año, con­clu­yó que fren­te a la po­si­bi­li­dad de un even­tual le­van­ta­mien­to de tan in­jus­ta política, la Ad­mi­nis­tra­ción con­ta­ría con res­pal­do bi­par­ti­dis­ta: 74 % en­tre de­mó­cra­tas y 51 % en las fi­las re­pu­bli­ca­nas, y 64 % en los in­de­pen­dien­tes.

Pe­ro hay que entender que Nik­ki Ha­ley (Nim­ra­ta Nik­ki Rand­ha­wa Ha­ley, Ca­ro­li­na del Sur, 1972) es ape­nas un ins­tru­men­to, por eso ya no im­por­tan los des­en­cuen­tros per­so­na­les con el ac­tual pre­si­den­te, a quien di­ri­gió fuer­tes crí­ti­cas du­ran­te su cam­pa­ña. Los en­fren­ta­mien­tos de en­ton­ces lle­ga­ron a tal pun­to que el pro­pio Trump afir­mó en un tuit: “¡Nik­ki Ha­ley aver­güen­za a la gen­te de Ca­ro­li­na del Sur!”, don­de era go­ber­na­do­ra.

Hoy to­do eso es agua pa­sa­da. Trump, al nom­brar­la fun­cio­na­ria en no­viem­bre del pa­sa­do año, pro­nos­ti­có que Ha­ley “se­rá una gran lí­der pa­ra re­pre­sen­tar­nos en la es­ce­na mun­dial”. Fue así que la hija de in­mi­gran­tes in­dios y sin ex­pe­rien­cia an­te­rior en la are­na in­ter­na­cio­nal, se con­vir­tió en la pri­me­ra mu­jer de­sig­na­da pa­ra un pues­to cla­ve y en­car­na ac­tual­men­te la ima­gen de mano du­ra que la Ca­sa Blan­ca quie­re ex­hi­bir en la ONU.

En ese or­ga­nis­mo la da­ma ha mos­tra­do sus uñas des­de el pri­mer mo­men­to. El pa­sa­do 5 de ju­lio, cuan­do se abor­da­ba el te­ma de los mi­si­les de prue­ba lan­za­dos por la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca de Co­rea, es­pe­tó: “Te­ne­mos que res­pal­dar a nues­tros alia­dos y ase­gu­rar­nos de que nues­tros alia­dos nos res­pal­dan. Y quie­nes no nos res­pal­den, que se­pan que va­mos a apun­tar sus nom­bres, y va­mos a res­pon­der co­mo co­rres­pon­da”.

Aho­ra, en me­dio del vi­ra­je que vi­ven las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas de Cu­ba y Es­ta­dos Uni­dos, la ex­go­ber­na­do­ra de Ca­ro­li­na del Sur (20112017) se ríe del mul­ti­la­te­ra­lis­mo y afir­ma que “ca­da año, el tiem­po de es­ta Asam­blea se des­per­di­cia con­si­de­ran­do es­ta Re­so­lu­ción.

“Es­ta Asam­blea no tie­ne po­tes­tad pa­ra po­ner fin al em­bar­go de Es­ta­dos Uni­dos, sos­tu­vo. Es­te se ba­sa en las le­yes de los Es­ta­dos Uni­dos, que so­lo el Con­gre­so pue­de cam­biar. No, lo que la Asam­blea Ge­ne­ral es­tá ha­cien­do hoy, lo que ha­ce ca­da año en es­ta épo­ca, es tea­tro po­lí­ti­co”.

“Ella mien­te —de­nun­ció el mi­nis­tro Bruno Ro­drí­guez Pa­rri­lla al ha­cer uso de la pa­la­bra an­te la Asam­blea —, usa el mis­mo es­ti­lo que pre­va­le­ce hoy en la política es­ta­dou­ni­den­se. To­do em­pe­zó an­tes de que exis­tie­ra, in­clu­so, la na­ción cu­ba­na. (…). Al triun­fo de la Re­vo­lu­ción cu­ba­na, el Go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos fi­jó co­mo ob­je­ti­vo el cam­bio de ré­gi­men. No es nue­va la política enun­cia­da por el pre­si­den­te Trump el 16 de ju­nio, es la mis­ma política, es una vie­ja política an­cla­da en el pa­sa­do. (…). Ig­no­ra ella el pe­so de la ver­dad, sub­es­ti­ma la fuer­za de una idea jus­ta en el fondo de una cue­va, más po­de­ro­sa que un ejér­ci­to, co­mo de­cía Jo­sé Mar­tí”.

Qui­zás sea tiem­po pa­ra que la “nue­va she­riff de la ONU”, co­mo gus­ta pre­sen­tar­se, ba­je la voz y sea cohe­ren­te con el con­se­jo que le die­ra a su je­fe cuan­do ha­cía fre­né­ti­ca cam­pa­ña pre­si­den­cial: “Hay gen­te que pien­sa que tie­nes que al­zar la voz en una ha­bi­ta­ción pa­ra di­fe­ren­ciar­te. Creo que eso no es ver­dad. En oca­sio­nes, lo me­jor que pue­des ha­cer es dis­mi­nuir el vo­lu­men. Cuan­do el so­ni­do es más ba­jo, pue­des de he­cho es­cu­char lo que al­guien es­tá di­cien­do. Y eso pue­de ha­cer una in­men­sa di­fe­ren­cia”.

Do­nald Trump. | Ca­ri­ca­tu­ra: To­ma­do de Te­le Mundo Nik­ki Ha­ley.

| Ca­ri­ca­tu­ra: Don­key Ho­tey

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.