La gran­de­za de su sen­ci­llez

Trabajadores - - INTERNACIONALES - Ali­na Mar­tí­nez Triay

Fue mi pri­mer je­fe y to­da­vía re­cuer­do el día, cuan­do re­cién gra­dua­da, me pre­sen­té an­te él en aquel apar­ta­men­ti­co de 23 y O en el Ve­da­do ca­pi­ta­lino don­de ra­di­ca­ba en­ton­ces la re­vis­ta El Mi­li­tan­te Co­mu­nis­ta que él di­ri­gía.

Nos aco­gió a mí y a mi es­po­so que ha­bía­mos si­do ubi­ca­dos allí, co­mo a dos miem­bros más de esa fa­mi­lia en que su ca­rác­ter afa­ble y co­mu­ni­ca­ti­vo ha­bía con­ver­ti­do a los in­te­gran­tes de la re­dac­ción, don­de ca­da cual se sen­tía di­ri­gi­do por un hom­bre ca­paz, sin de­jar de ser sen­ci­llo; que pe­se a no re­ba­sar en mu­cho los trein­ta po­seía una res­pe­ta­ble tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal y re­vo­lu­cio­na­ria traí­da des­de su na­tal Ca­ma­güey y en­ri­que­ci­da en la ca­pi­tal; que exi­gía de for­ma na­tu­ral y sa­bía dar el ejem­plo con su per­so­nal con­sa­gra­ción.

Lue­go tu­vi­mos la for­tu­na de tras­la­dar­nos a la am­plia ca­so­na de la ca­lle 11 que hoy ocu­pa la edi­to­rial Pa­blo de la To­rrien­te Brau y allí fue cuan­do lo co­no­ci­mos me­jor. Fue­ron años de apren­di­za­je en que nos en­se­ñó un pe­rio­dis­mo di­fe­ren­te, co­mo era el di­ri­gi­do a los miem­bros del Par­ti­do, en lo cual él fue un maes­tro. Des­pués continué nu­trién­do­me de su ma­gis­te­rio en Tra­ba­ja­do­res.

Y es que el nues­tro era un di­rec­tor que nun­ca de­jó de es­cri­bir. Su ta­len­to le per­mi­tía in­cur­sio­nar en cual­quier gé­ne­ro, re­dac­tar con sol­tu­ra to­do ti­po de do­cu­men­tos y en tiem­pos di­fí­ci­les au­nar in­te­li­gen­cias pa­ra la re­dac­ción de los con­tun­den­tes editoriales con los que el pe­rió­di­co apo­yó la la­bor del mo­vi­mien­to sin­di­cal.

Ello no le im­pi­dió ma­ni­fes­tar su afi­ción al hu­mor, “es­con­di­da” en las ocu­rren­tes es­tam­pas de ve­rano que pu­bli­có ba­jo el cu­rio­so seu­dó­ni­mo de Jus­to Calvo Pei­na­do.

Nun­ca di­jo que no a una ta­rea y tam­po­co lo vi abru­ma­do por ellas. Era el su­yo un com­pro­mi­so vi­tal con la Re­vo­lu­ción y su Par­ti­do, que lo lle­vó a acu­dir con to­tal dis­po­si­ción adon­de fue­se ne­ce­sa­rio.

Ca­da vez que en­cuen­tro a al­guien que tran­si­tó por

Tra­ba­ja­do­res me co­men­ta lo mu­cho que apren­dió de él, por­que era de esos hom­bres que con su ac­tua­ción co­ti­dia­na, da­ba sin pro­po­nér­se­lo lecciones de va­lo­res hu­ma­nos y de pe­rio­dis­mo.

Cuan­do tu­vo que de­jar de ser nues­tro di­rec­tor pa­ra cum­plir ta­reas en el Co­mi­té Cen­tral del Par­ti­do, el co­lec­ti­vo sin­tió que ha­bía per­di­do a su guía y nos ale­gra­mos al te­ner­lo de nue­vo en­tre no­so­tros. Era pa­ra unos un pa­dre, pa­ra otros un her­mano ma­yor. Bas­ta­ba so­lo un to­que en la puer­ta de su ofi­ci­na pa­ra lo­grar el ac­ce­so pleno a su con­se­jo y sa­bi­du­ría.

Su en­tre­ga al tra­ba­jo no le ha­cía des­cui­dar a su fa­mi­lia. Re­cuer­do que él, ha­bi­tual­men­te ecuá­ni­me, en una opor­tu­ni­dad, es­tan­do en El Mi­li­tan­te... nos sor­pren­dió al lla­mar­nos a gri­tos, des­de el pie de la em­pi­na­da es­ca­le­ra de la ofi­ci­na don­de tra­ba­já­ba­mos, y al aso­mar­nos nos anun­ció eu­fó­ri­co: ¡Son dos! ¿Dos qué? Pre­gun­ta­mos, y la res­pues­ta, des­bor­dan­te de ale­gría, fue que su es­po­sa iba a dar­le ji­ma­guas. Fui­mos tes­ti­gos des­pués del in­men­so amor con que aco­gió a las cria­tu­ras, aun­que ya él ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do an­tes la di­cha de ser pa­dre, y tam­bién del ca­ri­ño que en­tre­gó al hi­jo de su es­po­sa Nury, al que crió co­mo pro­pio.

No lo en­va­ne­cie­ron nun­ca los re­co­no­ci­mien­tos ni las apro­ba­cio­nes. Asu­mió con su pro­ver­bial mo­des­tia co­mo un mé­ri­to del co­lec­ti­vo los elo­gios que hi­zo Fi­del al pe­rió­di­co cuan­do era dia­rio, y an­te las dos vi­si­tas del Co­man­dan­te en Je­fe a la re­dac­ción pa­ra ase­gu­rar que

Tra­ba­ja­do­res no des­apa­re­ce­ría con el pe­río­do es­pe­cial, ce­rró fi­las pa­ra ha­cer en­tre to­dos un se­ma­na­rio a la al­tu­ra de su con­fian­za.

Con el de­cur­sar de los años apa­re­cie­ron las en­fer­me­da­des sin que de­ja­ra de cum­plir con sus obli­ga­cio­nes. Ope­ra­do de la vis­ta me pe­día que le le­ye­ra los ma­te­ria­les a pu­bli­car en el pe­rió­di­co.

Cuan­do se hi­zo evidente que los ma­les que lo aque­ja­ban le im­pe­di­rían sos­te­ner su ha­bi­tual rit­mo de tra­ba­jo, se aco­gió al re­ti­ro, pa­ra brin­dar su va­lio­sa ex­pe­rien­cia a la re­vis­ta CTC.

Así era mi pri­mer di­rec­tor y hoy me sien­to mo­ti­va­da a evo­car­lo con pa­la­bras de Mar­tí: “Lue­go de muer­tos los hom­bres, va­cían­se, sin car­ne y sin con­cien­cia de su me­mo­ria, en la exis­ten­cia uni­ver­sal: en re­mo­li­nos suben; ca­mino al Sol ca­mi­nan; di­cho­sa­men­te bo­gan”. Jor­ge Luis Ca­ne­la Ciu­ra­na se­gui­rá en­se­ñán­do­nos siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.