Tra­ba­jar bien des­de la pri­me­ra vez

Trabajadores - - PORTADA - | Vi­vian Bus­ta­man­te Mo­li­na

Pa­ra el sec­tor de la cons­truc­ción es ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa que la re­gla sea di­se­ñar, pro­du­cir ma­te­ria­les y eje­cu­tar obras con ca­li­dad, lo que de­pen­de del in­te­rés, la exi­gen­cia y el com­pro­mi­so de to­dos. Es­tos se­rán ele­men­tos a de­ba­tir los días 16 y 17 pró­xi­mos, en la Pri­me­ra Con­fe­ren­cia del Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Cons­truc­ción

En es­ta se­ma­na los cons­truc­to­res es­ta­rán in­mer­sos en su Pri­me­ra Con­fe­ren­cia Na­cio­nal, que tra­za­rá pau­tas en el fun­cio­na­mien­to sin­di­cal, la aten­ción in­te­gral al tra­ba­ja­dor y la efi­cien­cia en el sec­tor

¿Cuán­tos re­cur­sos y sin­sa­bo­res se evi­ta­rían si ca­da quien cum­plie­ra bien, des­de la pri­me­ra vez, sus fun­cio­nes la­bo­ra­les? Es­te pre­cep­to se com­ple­ji­za al hur­gar en las in­ver­sio­nes cons­truc­ti­vas, de­ci­si­vas pa­ra el avan­ce de la eco­no­mía y la so­cie­dad.

¿Có­mo des­te­rrar vi­cios y las­tres sub­je­ti­vos y ge­ne­ra­li­zar las bue­nas ex­pe­rien­cias en ese pro­ce­so de res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da? ¿Qué pa­pel co­rres­pon­de al sin­di­ca­to co­mo re­pre­sen­tan­te de los tra­ba­ja­do­res y tam­bién for­ma­dor de va­lo­res la­bo­ra­les, pa­trió­ti­cos y mo­ra­les? Esas y otras pre­gun­tas sobre el te­ma ocu­pa­ron los de­ba­tes du­ran­te las asam­bleas rea­li­za­das des­de la ba­se, pre­vias a las se­sio­nes fi­na­les de la Pri­me­ra Con­fe­ren­cia Na­cio­nal del Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­res de la Cons­truc­ción (SNTC), fi­ja­da pa­ra los pró­xi­mos días 16 y 17.

Las re­fle­xio­nes pa­ra Tra­ba­ja­do­res de Car­los de Dios Oquen­do, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del SNTC, de­mues­tran cuán im­por­tan­te es la ta­rea per­ma­nen­te de los di­ri­gen­tes sin­di­ca­les, obli­ga­dos a es­tar más pre­pa­ra­dos a fin de ac­tuar con efi­ca­cia en ca­da fren­te, por­que nin­gún te­ma les pue­de ser ajeno, por lo cual en­fa­ti­za­ron en un prin­ci­pio bá­si­co: el for­ta­le­ci­mien­to de las es­truc­tu­ras en la ba­se.

“Re­sul­tó pri­me­ro una mi­ra­da ha­cia lo in­terno —en­fa­ti­za—, ya que es­ta­mos com­pro­me­ti­dos a mejorar en la afi­lia­ción de los tra­ba­ja­do­res es­ta­ta­les y de las otras for­mas de ges­tión, en la ca­li­dad de las asam­bleas de afi­lia­dos y tra­ba­ja­do­res, en el co­no­ci­mien­to y apli­ca­ción de la le­gis­la­ción la­bo­ral, en la au­to­pre­pa­ra­ción…

“En cuan­to al pro­ce­so in­ver­sio­nis­ta el sin­di­ca­to tie­ne que exi­gir más pa­ra que se eli­mi­nen los pro­ble­mas con la con­ci­lia­ción y la con­tra­ta­ción, por el ase­gu­ra­mien­to de los su­mi­nis­tros en tiempo, la dis­ci­pli­na tec­no­ló­gi­ca, la or­ga­ni­za­ción de las obras, la nor­ma­ción del tra­ba­jo y la au­to­ri­dad téc­ni­ca de los es­pe­cia­lis­tas y ope­ra­rios”.

Las bre­chas en ese sen­ti­do tri­bu­tan al des­or­den, la fal­ta de ca­li­dad, el de­li­to y la co­rrup­ción.

Así es. De­pen­de de la ac­ti­tud y desem­pe­ño de to­dos, con in­de­pen­den­cia de su fun­ción; e in­ter­ve­nir pa­ra erra­di­car las cau­sas que los con­di­cio­nan de­ben ser ocu­pa­ción sis­te­má­ti­ca y enér­gi­ca de los di­ri­gen­tes sin­di­ca­les.

La ca­li­dad con­lle­va ca­pa­ci­ta­ción, dis­po­ni­bi­li­dad de re­cur­sos y nue­vas tec­no­lo­gías, y tam­bién de en­rai­zar la cul­tu­ra de ha­cer las co­sas bien des­de la pri­me­ra vez.

Los cri­te­rios sobre am­bas te­má­ti­cas, ex­pues­tos en las asam­bleas, ten­drán su ex­pre­sión en un plan a apro­bar en la Con­fe­ren­cia, li­de­rea­do por el SNTC, el Fren­te de Pro­yec­tos y la Unión Na­cio­nal de Ar­qui­tec­tos e In­ge­nie­ros de la Cons­truc­ción de Cu­ba.

¿Qué otros as­pec­tos des­ta­can en­tre lo más ana­li­za­do?

La ne­ce­si­dad de que los tra­ba­ja­do­res es­tén vin­cu­la­dos a los sis­te­mas de pa­go por re­sul­ta­dos y a des­ta­jo, lo cual ya es obli­ga­to­rio; ade­más de las in­con­for­mi­da­des con el sa­la­rio, de­bi­do a su es­truc­tu­ra y di­fe­ren­cias de in­gre­so por igual ac­ti­vi­dad.

Es­te tó­pi­co es mues­tra de que no so­lo se dis­cu­tió, sino de que hay si­tua­cio­nes re­suel­tas. Fue jus­to el re­cla­mo de quie­nes la­bo­ran en las ac­ti­vi­da­des de apro­ve­cha­mien­to hi­dráu­li­co y en acue­duc­to y al­can­ta­ri­lla­do, los más pe­na­li­za­dos en el sec­tor por la Re­so­lu­ción No. 6. A par­tir del 2018 la efec­ti­vi­dad del tra­ba­jo no se les me­di­rá por las ven­tas, en tan­to su ob­je­to so­cial es el aho­rro y uso efi­cien­te del agua.

Asi­mis­mo, co­mo el pro­ce­so asam­blea­rio co­men­zó a fi­nes del año pre­ce­den­te, al­gu­nos go­bier­nos pro­vin­cia­les pu­die­ron in­cluir pa­ra el 2017 pe­ti­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res del sis­te­ma de la vi­vien­da res­pec­to a me­jo­ras en la ali­men­ta­ción, ro­pa y cal­za­do; mien­tras que los de Cie­go de Ávi­la y Ca­ma­güey son los más avan­za­dos en sa­tis­fa­cer de­man­das de los pro­duc­to­res lo­ca­les de ma­te­ria­les de cons­truc­ción, en cuan­to a que las em­pre­sas les ase­gu­ren ma­te­ria pri­ma e in­su­mos y la trans­por­ta­ción de sus pro­duc­cio­nes.

¿Qué opi­na sobre la apli­ca­ción de la Re­so­lu­ción No. 15?

Se al­can­zan en par­te los ob­je­ti­vos por los cua­les en­tró en vi­gor des­de oc­tu­bre del 2016, pa­ra ele­var la efec­ti­vi­dad de los pro­ce­sos cons­truc­ti­vos en las obras que van a ge­ne­rar ma­yor im­pac­to en la eco­no­mía del país: acor­tar los cro­no­gra­mas de eje­cu­ción, de­te­ner la fluc­tua­ción de la fuer­za la­bo­ral y lo­grar el re­in­gre­so de un per­so­nal pre­pa­ra­do que se ha­bía ido por pro­ble­mas sa­la­ria­les.

El SNTC ha aten­di­do y eva­lua­do cons­tan­te­men­te su apli­ca­ción, y si bien au­men­ta el ren­di­mien­to, es­te re­sul­ta in­su­fi­cien­te pa­ra ha­blar de re­duc­ción sus­tan­cial en el tiempo de cons­truc­ción de las obras, y aun­que se fre­nó el éxo­do, si­gue sien­do pro­ble­ma el com­ple­ta­mien­to de la fuer­za, con ope­ra­rios que po­sean la ca­li­dad re­que­ri­da y com­po­si­ción pa­ra im­ple­men­tar el do­ble turno.

¿Son es­ti­mu­la­dos los cons­truc­to­res des­ta­ca­dos?

In­te­gra­mos al Sis­te­ma de Con­de­co­ra­cio­nes y Tí­tu­los Ho­no­rí­fi­cos del Con­se­jo de Estado los re­co­no­ci­mien­tos pro­pios del sec­tor, co­mo la Dis­tin­ción Ar­man­do Mes­tre y el Se­llo Faus­tino Pé­rez. En las úl­ti­mas se­ma­nas se men­cio­na reite­ra­da­men­te la en­tre­ga de las ban­de­ras de Ha­za­ña y Proeza La­bo­ral, pa­ra la es­ti­mu­la­ción in­di­vi­dual y co­lec­ti­va de los cons­truc­to­res que so­bre­sa­lie­ron en su la­bo­rio­si­dad an­tes, du­ran­te y des­pués del azo­te del hu­ra­cán Ir­ma.

Por so­lo ci­tar al­gu­nos ejem­plos, los tra­ba­ja­do­res de re­cur­sos hi­dráu­li­cos que em­pe­za­ron des­de la vi­gi­lan­cia hi­dro­ló­gi­ca y el sis­te­ma de aler­ta tem­pra­na; lo rea­li­za­do pa­ra reanu­dar el ser­vi­cio eléc­tri­co co­mo la ac­tua­ción de los bu­zos, de la Em­pre­sa Obras Ma­rí­ti­mas, en la cen­tral ter­mo­eléc­tri­ca de Ma­tan­zas; y la re­cu­pe­ra­ción de las ins­ta­la­cio­nes e in­fraes­truc­tu­ra tu­rís­ti­ca.

Es loa­ble có­mo se ha mul­ti­pli­ca­do la des­tre­za de los ope­ra­rios en fun­ción de las ne­ce­si­da­des, por­que mon­ta­do­res asu­men ta­reas de te­cha­do­res y los al­ba­ñi­les las de ma­si­lle­ros, ade­más de los in­cre­men­tos en la pro­duc­ción lo­cal de ma­te­ria­les de cons­truc­ción en va­rias pro­vin­cias.

Tam­bién re­co­no­ce­mos la par­ti­ci­pa­ción de es­tu­dian­tes de po­li­téc­ni­cos y de ca­rre­ras uni­ver­si­ta­rias afi­nes con la cons­truc­ción, en las co­mi­sio­nes que a ni­vel de te­rri­to­rio hi­cie­ron los dic­tá­me­nes pa­ra eva­luar las afec­ta­cio­nes de la vi­vien­da, en­tre otras ac­cio­nes.

¿Un ejem­plo de las po­ten­cia­li­da­des en el sec­tor?

Los mo­vi­mien­tos de Maes­tros de la Cons­truc­ción y Van­guar­dis­ta de la Ma­qui­na­ria. El pri­me­ro se lo­gró ge­ne­ra­li­zar, so­lo res­ta lle­var­lo a to­das las ac­ti­vi­da­des, que no sea so­lo en­tre los al­ba­ñi­les. El se­gun­do vol­vió a co­brar vi­da y cre­ce por su im­por­tan­cia, no so­lo con vis­tas a man­te­ner de al­ta el equi­pa­mien­to ob­so­le­to, sino por­que hay que dar me­jor uso y cui­da­do a las nue­vas téc­ni­cas, uno de los re­tos pa­ra es­te sec­tor, tan com­pro­me­ti­do con el pre­sen­te y fu­tu­ro del país.

Los di­ri­gen­tes sin­di­ca­les re­quie­ren es­tar bien pre­pa­ra­dos pa­ra ac­tuar con efi­ca­cia, re­pre­sen­tar a los tra­ba­ja­do­res y tam­bién cum­plir su pa­pel de for­ma­do­res de va­lo­res la­bo­ra­les, pa­trió­ti­cos y mo­ra­les, afir­ma Car­los de Dios Oquen­do, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del SNTC. | fo­to: Jo­sé Raúl Ro­drí­guez Ro­ble­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.