Lo es­pa­ñol

Trabajadores - - CULTURA - | Yu­ris Nó­ri­do

El I Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Dan­zas Es­pa­ño­las y Fla­men­co con­clu­yó ayer en el Gran Tea­tro de La Ha­ba­na Ali­cia Alon­so. Aplau­sos pa­ra el Ba­llet Es­pa­ñol de Cu­ba y su di­rec­tor Eduar­do Vei­tía por la ini­cia­ti­va, que hon­ra una ex­tra­or­di­na­ria tra­di­ción en­tre no­so­tros.

El nú­me­ro y la ca­li­dad de las agru­pa­cio­nes cu­ba­nas par­ti­ci­pan­tes dan fe del arrai­go de esas dan­zas en el pa­no­ra­ma na­cio­nal.

Tres dé­ca­das cum­ple la com­pa­ñía que di­ri­ge Vei­tía, y su pre­sen­cia ha si­do per­ma­nen­te en los es­ce­na­rios; tam­bién su la­bor de for­ma­ción de bai­la­ri­nes y co­reó­gra­fos, mu­chos de los cua­les aho­ra in­te­gran di­ver­sos elen­cos del país.

El Ba­llet Es­pa­ñol de Cu­ba ha si­do can­te­ra y pun­tal. Pero, por for­tu­na, otras for­ma­cio­nes en­ri­que­cen el es­pec­tro de la tra­di­ción es­pa­ño­la aquí. Lo más in­tere­san­te: la va­rie­dad de sus pre­su­pues­tos es­té­ti­cos y con­cep­tua­les.

Des­de la vi­sión “mes­ti­za” y “con­ta­mi­na­da” del Ba­llet Lizt Al­fon­so has­ta el ho­me­na­je más rai­gal de la com­pa­ñía Ecos. Son pro­pues­tas di­sí­mi­les, pero ja­más ex­clu­yen­tes.

Con­ven­dría, eso sí, mar­car las dis­tin­cio­nes, una la­bor que de­be­rían asu­mir asi­mis­mo la crí­ti­ca y la aca­de­mia.

¿Has­ta qué pun­to se asu­men las dan­zas es­pa­ño­las res­pe­tan­do sus pau­tas y sus im­pli­ca­cio­nes cul­tu­ra­les? ¿Cuán­do co­mien­za la tan lle­va­da y traí­da “fu­sión”? ¿Qué tan “le­gí­ti­mo” es to­mar ele­men­tos ais­la­dos de al­gu­nas de esas ex­pre­sio­nes fol­cló­ri­cas pa­ra re­crear­los en nue­vos en­tra­ma­dos co­reo­grá­fi­cos?

He ahí un cam­po pa­ra los es­tu­dios teó­ri­cos en Cu­ba pa­ra los es­tu­dian­tes de la ca­rre­ra de Dan­zo­lo­gía de la Fa­cul­tad de Dan­za de la Uni­ver­si­dad de las Ar­tes.

Lo que sí que­da cla­ro es que el fla­men­co (que más que una ma­ni­fes­ta­ción de la dan­za y la mú­si­ca, es una cul­tu­ra), que los bai­les tra­di­cio­na­les de las di­fe­ren­tes re­gio­nes de la pe­nín­su­la, que to­do ese gra­ce­jo y esa es­pec­ta­cu­la­ri­dad tie­nen un pú­bli­co ga­ran­ti­za­do en el país.

El de­seo de tan­tas fa­mi­lias de que sus hi­jos in­te­gren círcu­los pa­ra la en­se­ñan­za de los bai­les es­pa­ño­les se ex­pli­ca en el éxi­to y la per­sis­ten­cia de nues­tras prin­ci­pa­les com­pa­ñías.

No se pue­de en­ten­der el fol­clor cu­bano ig­no­ran­do la gran hue­lla de Es­pa­ña. Ese “diá­lo­go” tras­atlán­ti­co no ha de­caí­do nunca. No po­drá de­caer, por­que es uno de los pun­ta­les de nues­tra cul­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.