Re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal en Ja­pón: más le­ña al fue­go

Trabajadores - - INTERNACIONALES - | Ama­lia Ra­mos Ivi­sa­te

Ade­más de una ola de pro­tes­tas y crí­ti­cas por evi­tar in­cli­nar­se an­te el em­pe­ra­dor ja­po­nés Akihi­to y lan­zar con im­pa­cien­cia co­mi­da a las car­pas koi del Pa­la­cio de Aka­sa­ka, du­ran­te una ce­re­mo­nia ofi­cial, la vi­si­ta del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump a Ja­pón ha pues­to el de­do en la lla­ga de un te­ma tan de­li­ca­do co­mo el rear­me de ese país.

En su re­co­rri­do, par­te de la pri­me­ra gi­ra del man­da­ta­rio por Asia —la más lar­ga rea­li­za­da en el con­ti­nen­te por un lí­der de la nación nor­te­ña en 25 años—, el mag­na­te neo­yor­kino ins­tó a los ni­po­nes a com­prar “una can­ti­dad ma­si­va de equi­pos mi­li­ta­res” ba­jo el pre­tex­to de au­men­tar su ca­pa­ci­dad de­fen­si­va fren­te a los en­sa­yos nu­clea­res de la República Po­pu­lar De­mo­crá­ti­ca de Co­rea.

El asun­to se tor­na par­ti­cu­lar­men­te po­lé­mi­co en el con­tex­to que vi­ve el Estado orien­tal lue­go de que el pri­mer mi­nis­tro, Shin­zo Abe, anun­cia­ra en ma­yo pa­sa­do su in­ten­ción de re­for­mar la Cons­ti­tu­ción pa­ci­fis­ta, dic­ta­da por la ocu­pa­ción es­ta­dou­ni­den­se tras la de­rro­ta ja­po­ne­sa en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Co­mo era de es­pe­rar, el pronunciamiento de Abe cau­só cri­te­rios divididos den­tro de la so­cie­dad asiá­ti­ca. De acuer­do con una en­cues­ta pu­bli­ca­da por el dia­rio The Nik­key en el mis­mo mes, el 46 % de los par­ti­ci­pan­tes res­pon­die­ron en con­tra de las trans­for­ma­cio­nes, en tan­to otro 45 % apo­yó las en­mien­das al tex­to. En me­dio de ese de­ba­te, la ba­lan­za pa­re­ce fa­vo­re­cer a los que apues­tan por la re­vi­sión, pues a fi­na­les de oc­tu­bre la coa­li­ción del pre­mier ja­po­nés ob­tu­vo una am­plia vic­to­ria en las elecciones le­gis­la­ti­vas, un re­sul­ta­do que abre las puer­tas a las po­si­bles re­for­mas.

¿Qué sig­ni­fi­ca­ría mo­di­fi­car la Car­ta Magna?

En­tra­da en vi­gor el 3 de ma­yo de 1947, la Cons­ti­tu­ción ja­po­ne­sa aca­ba de cum­plir sie­te dé­ca­das. La in­tro­duc­ción de cam­bios a sus cláu­su­las po­dría afec­tar su re­co­no­ci­do ca­rác­ter pa­ci­fis­ta, que que­dó ex­pre­sa­do en el ar­tícu­lo 9, cuan­do se “re­nun­cia pa­ra siem­pre a la gue­rra co­mo de­re­cho so­be­rano de la nación y a la ame­na­za o al uso de la fuer­za co­mo me­dio de so­lu­ción en dispu­tas in­ter­na­cio­na­les”.

Mu­chos con­si­de­ran esa le­tra co­mo una hu­mi­lla­ción, pues fue es­cri­ta en con­di­ción de país ven­ci­do al tér­mino de la ma­yor con­tien­da bé­li­ca de la his­to­ria. Otra frac­ción de la so­cie­dad me­nos ex­tre­ma, pero que tam­bién apo­ya las en­mien­das im­pul­sa­das por el Par­ti­do Li­be­ral De­mó­cra­ta, en el po­der, con­si­de­ran esa dis­po­si­ción con­tro­ver­ti­da en la co­yun­tu­ra ac­tual, de­bi­do a la ten­sión que vi­ve la cer­ca­na pe­nín­su­la co­rea­na.

Es­te año es el mo­men­to ade­cua­do pa­ra “dar un pa­so his­tó­ri­co”, la si­tua­ción de se­gu­ri­dad se es­tá agra­van­do, aler­tó Abe. No obs­tan­te, ade­más de ser ra­ti­fi­ca­das por una ma­yo­ría de dos ter­cios en ca­da Cá­ma­ra del Par­la­men­to, las pro­pues­tas ten­drían que ser so­me­ti­das a un re­fe­rén­dum po­pu­lar, lo cual di­fi­cul­ta­ría un po­co más el pro­ce­so de apro­ba­ción.

En ju­lio del 2014 el Go­bierno ni­pón pro­mo­vió una “re­in­ter­pre­ta­ción” de la Car­ta Magna que le per­mi­te a la nación asiá­ti­ca defen­der a sus alia­dos en ca­so de ser ne­ce­sa­rio. De tal ma­ne­ra, se pue­de ejer­cer la “au­to­de­fen­sa co­lec­ti­va”, un con­cep­to con­tem­pla­do por el De­re­cho In­ter­na­cio­nal, y que le po­si­bi­li­ta par­ti­ci­par en ope­ra­cio­nes de se­gu­ri­dad de Na­cio­nes Uni­das, así co­mo en­viar a zo­nas en con­flic­to sus Fuer­zas de Au­to­de­fen­sa (co­mo se le de­no­mi­na al Ejér­ci­to).

En aque­lla opor­tu­ni­dad, Shin­zo Abe jus­ti­fi­ca­ba su de­ci­sión en la ne­ce­si­dad de con­ver­tir a Ja­pón en una fi­gu­ra “más ac­ti­va” en ma­te­ria de se­gu­ri­dad den­tro de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, lo cual de­ja­ba ver un cla­ro in­te­rés en otor­gar un pa­pel más re­le­van­te a sus fuer­zas mi­li­ta­res an­te la con­so­li­da­ción de Chi­na en la re­gión.

Sin em­bar­go, di­ver­sos gru­pos ci­vi­les, sin­di­ca­tos y ca­te­drá­ti­cos del de­re­cho no es­tu­vie­ron de acuer­do con esa vi­sión y sa­lie­ron a las ca­lles en se­ñal de pro­tes­ta; un es­ce­na­rio que se ha re­pe­ti­do re­cien­te­men­te por las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas que po­drían oca­sio­nar las re­for­mas al tex­to ori­gi­nal.

A pe­sar de las in­con­for­mi­da­des, el lí­der ja­po­nés pa­re­ce de­ci­di­do an­te la mi­ra­da fe­liz de su alia­do nor­te­ame­ri­cano, quien ve for­ta­le­cer­se sus in­tere­ses en la zo­na con es­ta pos­tu­ra. Se­gún las de­cla­ra­cio­nes de Abe, los pro­nós­ti­cos no son na­da ha­la­güe­ños pa­ra los que op­tan por man­te­ner sin al­te­ra­cio­nes la ley de le­yes: “Cree­mos que te­ne­mos que re­for­zar la ca­pa­ci­dad de­fen­si­va de Ja­pón, tan­to en ca­li­dad co­mo en can­ti­dad”, afir­mó el pre­mier.

La vi­si­ta de Trump a Ja­pón no so­lo des­per­tó crí­ti­cas por su es­ti­lo grotesco, sino por in­ci­tar al rear­me de un país que man­tie­ne su cons­ti­tu­ción pa­ci­fis­ta des­de el tér­mino de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. | fo­to: www.la­van­guar­dia.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.