Su vida en el Himno

El pró­xi­mo día 18 se ce­le­bra­rá el bi­cen­te­na­rio del na­ta­li­cio de Pe­dro Fi­gue­re­do Cis­ne­ros, Pe­ru­cho, au­tor de la pa­trió­ti­ca mar­cha que, de­ve­ni­da Himno Na­cio­nal, or­gu­llo­sos apren­de­mos des­de ni­ños y nos acom­pa­ña du­ran­te to­da la vida

Trabajadores - - PORTADA - | Fe­li­pa Suárez Ramos

MUY LE­JOS es­ta­ba de ima­gi­nar Pe­ru­cho que la mú­si­ca por él com­pues­ta en la no­che del 13 de agos­to de 1867, a la cual pu­so le­tra el 20 de oc­tu­bre de 1868, lle­ga­ría a con­ver­tir­se en la obra mu­si­cal cu­ba­na más to­ca­da y can­ta­da de to­dos los tiem­pos, y se­ría pro­cla­ma­da himno de la pa­tria, co­mo fru­to de la de­ci­sión de los hi­jos de es­te ar­chi­pié­la­go de li­be­rar­se del yu­go co­lo­nial es­pa­ñol.

En el úl­ti­mo ver­so de la pri­me­ra es­tro­fa Pe­ru­cho es­cri­bió: “que mo­rir por la pa­tria, es vi­vir”, y así lo ex­pre­só una vez más cuan­do, pri­sio­ne­ro de los es­pa­ño­les y con­de­na­do a muerte, era con­du­ci­do an­te el pe­lo­tón de fu­si­la­mien­to.

Cul­to, sen­si­ble y pa­trio­ta

Na­ci­do en Ba­ya­mo, el 18 de fe­bre­ro de 1818, en el seno de una fa­mi­lia ilustre y ri­ca en­ca­be­za­da por Án­gel Fi­gue­re­do y Eu­la­lia Cis­ne­ros, cur­só los pri­me­ros es­tu­dios, in­clui­dos los de piano y vio­lín, en el Con­ven­to de San­to Do­min­go; en la Real y Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad de San Ge­ró­ni­mo de La Ha­ba­na, don­de en 1838 se ti­tu­ló co­mo ba­chi­ller en Fi­lo­so­fía, tras lo cual ini­ció es­tu­dios de ba­chi­ller en De­re­cho y pa­ra con­tri­buir a su­fra­gar­los se de­di­có a afi­nar pia­nos. Con­clu­yó su se­gun­do ba­chi­lle­ra­to en 1840, y al año si­guien­te se tras­la­dó a Es­pa­ña pa­ra in­gre­sar a la Uni­ver­si­dad de Barcelona, pri­me­ro, y a la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Ma­drid, des­pués, de don­de egre­só con el tí­tu­lo de abo­ga­do, el 5 de enero de 1844.

De re­gre­so en Ba­ya­mo, lue­go de re­co­rrer du­ran­te va­rios me­ses dis­tin­tos paí­ses de Eu­ro­pa, se de­di­có a ad­mi­nis­trar las pro­pie­da­des fa­mi­lia­res, y en esas fun­cio­nes tra­tó de ali­viar las con­di­cio­nes de vida de los es­cla­vos, a al­gu­nos de los cua­les con­ce­dió la li­ber­tad. En 1845 con­tra­jo ma­tri­mo­nio con Isa­bel Váz­quez Mo­reno, de cu­ya unión na­cie­ron 11 hi­jos; tres años más tar­de fue de­sig­na­do al­cal­de or­di­na­rio se­gun­do de Ba­ya­mo. En unión de Car­los Ma­nuel de Cés­pe­des del Cas­ti­llo, con quien ini­cia­ra pro­fun­da amis­tad en 1851, fun­dó la so­cie­dad cul­tu­ral La Fi­lar­mó­ni­ca, a la cual se su­ma­ron otros des­ta­ca­dos in­te­lec­tua­les ba­ya­me­ses, en­tre ellos Juan Cle­men­te Ze­nea, Jo­sé For­na­ris, Jo­sé Joa­quín Pal­ma y Jo­sé Ma­ría Iza­gui­rre. Al año si­guien­te lo de­sig­na­ron re­gi­dor del ayun­ta­mien­to y de­le­ga­do de la Ma­ri­na, y en 1853, an­te las sos­pe­chas de in­fi­de­li­dad que so­bre él re­caían, pa­ra evi­tar la de­por­ta­ción se tras­la­dó a La Ha­ba­na.

En 1858, tras mo­rir el pa­dre, re­tor­nó al te­rru­ño na­tal, mas po­co des­pués, por opi­nar so­bre la in­com­pe­ten­cia del al­cal­de, fue con­de­na­do a 14 me­ses de re­clu­sión do­mi­ci­lia­ria, tiem­po en el que, ade­más de man­te­ner co­mu­ni­ca­ción se­cre­ta con Car­los Ma­nuel de Cés­pe­des, se de­di­có a com­po­ner mú­si­ca, es­cri­bir ar­tícu­los acer­ca de la cul­tu­ra cu­ba­na y es­tu­diar ar­te mi­li­tar.

En 1867, Fran­cis­co Vi­cen­te Aguilera fun­dó la lo­gia ma­só­ni­ca Re­den­ción, en la cual con­flu­ye­ron aque­llos que, cons­cien­tes de que la li­ber­tad de la pa­tria so­lo po­dría con­quis­tar­se me­dian­te las ar­mas, se pro­nun­cia­ban por la lucha in­de­pen­den­tis­ta. El pun­to de reunión era el ho­gar de Pe­ru­cho, don­de el 12 de agos­to de ese año se en­con­tra­ron pa­ra cons­ti­tuir el Co­mi­té Re­vo­lu­cio­na­rio de Ba­ya­mo, ofi­cial­men­te fun­da­do la no­che si­guien­te, en la casa de Aguilera, con es­te co­mo pre­si­den­te; Fran­cis­co Ma­ceo Oso­rio, se­cre­ta­rio, y Pe­ru­cho, vo­cal.

En esa oca­sión, los par­ti­ci­pan­tes pi­die­ron a Pe­ru­cho que com­pu­sie­ra un himno; de ello se ocu­pó esa mis­ma no­che y lo ti­tu­ló La Ba­ya­me­sa. Al día si­guien­te, en su vivienda, lo in­ter­pre­tó al piano en pre­sen­cia de los asis­ten­tes a la pre­sen­ta­ción del re­fe­ri­do co­mi­té.

De pro­fun­do sen­ti­mien­to in­de­pen­den­tis­ta, Pe­ru­cho Fi­gue­re­do no du­dó en su­mar­se a la re­vo­lu­ción ini­cia­da por Cés­pe­des el 10 de oc­tu­bre de 1868. Por ello, en unión de Jo­sé Ma­ceo Oso­rio y Do­na­to Már­mol, en su in­ge­nio Las Man­gas or­ga­ni­zó a los ba­ya­me­ses com­pro­me­ti­dos, ar­ma­dos con ri­fles, ma­che­tes y lan­zas de ya­ya, y les ase­gu­ró que con Cés­pe­des mar­cha­ría “a la glo­ria o al ca­dal­so”. Reuni­do con es­te en Ba­rran­ca, el día 15, am­bos y el do­mi­ni­cano Luis Mar­cano pla­ni­fi­ca­ron la to­ma de Ba­ya­mo; Pe­ru­cho fue nom­bra­do je­fe del es­ta­do ma­yor del Ejér­ci­to Li­ber­ta­dor. Rum­bo a esa ciu­dad par­tió al día si­guien­te, con 200 hom­bres ar­ma­dos y su hi­ja Can­de­la­ria, de 17 años de edad, co­mo aban­de­ra­da.

Du­ran­te tres días, del 18 al 20, se com­ba­tió en Ba­ya­mo, don­de la guar­ni­ción es­pa­ño­la, ba­jo el man­do del co­ro­nel Ju­lián Udae­ta, go­ber­na­dor mi­li­tar de la ciu­dad, fue de­rro­ta­da. De acuer­do con la le­yen­da, ese úl­ti­mo día, mon­ta­do so­bre su ca­ba­llo, Pe­ru­cho pu­so le­tra a la mú­si­ca que com­pu­sie­ra 14 me­ses an­tes, y los ba­ya­me­ses la can­ta­ron a viva voz; era aque­lla que al es­cu­char­la, el 11 de ju­nio de 1868, du­ran­te el Te Deum con mo­ti­vo de la fes­ti­vi­dad del Cor­pus Ch­ris­ti, lle­vó a Udae­ta a ex­pre­sar­le a Pe­ru­cho que la pie­za te­nía “mu­cho de lo tris­te y dulce que se can­ta­ba por Ba­ya­mo” y a ve­ces era “co­mo una mú­si­ca de gue­rra que enar­de­ce el co­ra­zón”.

Víc­ti­ma de una trai­ción

El man­do es­pa­ñol se lan­zó a re­cu­pe­rar Ba­ya­mo. An­te la in­mi­nen­te caí­da de su ciu­dad en po­der del enemi­go, los ha­bi­tan­tes op­ta­ron por que­mar­la el 12 de enero de 1869. La fa­mi­lia de Pe­ru­cho se re­fu­gió en la fin­ca de un pri­mo suyo nom­bra­do Luis, y al sa­ber que esa pro­pie­dad ha­bía si­do ata­ca­da por los es­pa­ño­les el 18 de ju­nio, ha­cia allí se en­ca­mi­na­ron. Los fa­mi­lia­res de Pe­ru­cho se ha­bían in­ter­na­do en los bos­ques. En­con­tra­dos por Luis, fue­ron es­con­di­dos en la fin­ca San­ta Ro­sa de Ca­bai­guán, don­de el 3 de agos­to se les unió Pe­ru­cho, quien te­nía los pies des­tro­za­dos y pa­de­cía de fie­bre ti­foi­dea.

Co­mo su es­ta­do em­peo­ra­ba, sie­te días más tar­de la es­po­sa pi­dió ayu­da a Luis Ta­ma­yo, an­ti­guo sol­da­do de las tro­pas de Pe­ru­cho, que al ser cap­tu­ra­do por una pa­tru­lla es­pa­ño­la trai­cio­nó a su ex­je­fe, y el 12 de agos­to con­du­jo al enemi­go al si­tio don­de se en­con­tra­ba el en­ton­ces des­va­li­do pa­trio­ta.

Pe­ru­cho so­lo pu­do ser de­te­ni­do tras ago­tár­se­le las ba­las de su re­vól­ver, y un in­ten­to de sui­ci­dio frus­tra­do por su de­bi­li­dad fí­si­ca. Con­du­ci­do a Jo­ba­bo ama­rra­do a un ca­ba­llo, en una ca­ño­ne­ra fue tras­la­da­do a San­tia­go de Cu­ba, don­de un tri­bu­nal mi­li­tar lo acu­só de trai­dor y lo con­de­nó a muerte, sen­ten­cia eje­cu­ta­da el 17 de agos­to de 1870. Con él fue­ron ul­ti­ma­dos los tam­bién pa­trio­tas Ro­dri­go e Ig­na­cio Ta­ma­yo, pa­dre e hi­jo.

Así mu­rió aquel hom­bre cul­to, sen­si­ble, an­ti­es­cla­vis­ta y aman­te de la li­ber­tad y su fa­mi­lia, que cuan­do era con­du­ci­do al lu­gar don­de se­ría fu­si­la­do, sin ape­nas po­der ca­mi­nar de­bi­do a las lla­gas en los pies y la de­bi­li­dad que lo aque­ja­ban, su­po er­guir­se y es­pe­tar al ad­ver­sa­rio: “Mo­rir por la pa­tria es vi­vir”, co­mo in­di­ca­ra en los ver­sos de la me­lo­día por él com­pues­ta, la cual al es­ta­ble­cer­se el 5 de no­viem­bre de 1900, la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te pro­cla­mó Himno Na­cio­nal cu­bano, ese que in­fla­ma nues­tros co­ra­zo­nes y nos ha­ce sen­tir or­gu­llo­sos de ha­ber na­ci­do en es­ta tie­rra. Ese es el su­bli­me le­ga­do de Pe­ru­cho.

| Ilustración: Elsy Fró­me­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.