Ba­li­ño, ese cu­bano de oro

Trabajadores - - NACIONALES - Ali­na Mar­tí­nez Triay

Jo­sé Mar­tí ca­li­fi­có a Car­los Ba­li­ño co­mo “un cu­bano que pa­de­ce con al­ma her­mo­sa por las pe­nas de la hu­ma­ni­dad y so­lo po­dría pe­car por la im­pa­cien­cia de re­di­mir­las”. Y en otra oca­sión di­jo de él: “Ese cu­bano de oro, ese le­van­ta­do Ba­li­ño, re­don­do de men­te y co­ra­zón…”.

Al re­pa­sar la tra­yec­to­ria de aquel hom­bre que na­ció en La Ha­ba­na el 13 de fe­bre­ro de 1848, ad­mi­ra su ca­pa­ci­dad pa­ra mul­ti­pli­car­se con el fin de con­quis­tar dos ob­je­ti­vos bá­si­cos pa­ra la na­ción cu­ba­na: la in­de­pen­den­cia na­cio­nal y la eman­ci­pa­ción so­cial. A esos fi­nes de­di­có sus do­tes de es­cri­tor en pe­rió­di­cos pro­le­ta­rios, de poe­ta de los opri­mi­dos, de tra­duc­tor de obras cu­yo con­te­ni­do re­sul­ta­ba es­cla­re­ce­dor pa­ra sus her­ma­nos de cla­se, de fun­da­dor de or­ga­ni­za­cio­nes…

Los ver­sos y ar­tícu­los que es­cri­bió des­de la ado­les­cen­cia ya re­ve­la­ban su pen­sa­mien­to avan­za­do. Tu­vo que aban­do­nar sus es­tu­dios en la Aca­de­mia de Ar­tes Plás­ti­cas de San Ale­jan­dro pa­ra bus­car tra­ba­jo, ya que su pa­dre ha­bía si­do en­car­ce­la­do por sus ac­ti­vi­da­des cons­pi­ra­ti­vas con­tra la me­tró­po­li es­pa­ño­la. Ba­li­ño emi­gró a Es­ta­dos Uni­dos, don­de se con­vir­tió en obre­ro ta­ba­que­ro. Par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te en el mo­vi­mien­to obre­ro y a tra­vés de di­ver­sas pu­bli­ca­cio­nes pro­le­ta­rias dio a co­no­cer sus ideas a fa­vor de la li­ber­tad de Cu­ba y por la cau­sa de los opri­mi­dos. Con Mar­tí fun­dó el Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Cu­bano y pre­si­dió va­rios clu­bes pa­trió­ti­cos.

En fe­cha tan tem­pra­na co­mo 1894 de­nun­ció el pe­li­gro que re­pre­sen­ta­ba el ex­pan­sio­nis­mo es­ta­dou­ni­den­se pa­ra nues­tro país, co­mo le ex­pre­só en una car­ta al pa­trio­ta Ra­fael Se­rra: “Yo sé que us­ted de­fen­de­rá la Re­pú­bli­ca de Cu­ba, in­de­pen­dien­te y so­be­ra­na, y.que ha­rá gue­rra sin cuar­tel a la idea ane­xio­nis­ta, que si se rea­li­za­ra, pon­dría a las cla­ses des­he­re­da­das de Cu­ba, los pro­duc­to­res, ba­jo la fé­rrea plan­ta de la plu­to­cra­cia ame­ri­ca­na”. Es­te pe­li­gro lo reite­ró cuan­do tra­du­jo y pro­lo­gó la obra de H. Da­vis La nue­va es­cla­vi­tud.

Ba­li­ño re­tor­nó a la pa­tria en 1902 y tu­vo que pro­cu­rar­se el sus­ten­to en pe­que­ños chin­cha­les de fa­bri­car ta­ba­cos, al no ser ad­mi­ti­do en las gran­des fá­bri­cas. Con­ti­nuó es­cri­bien­do en pe­rió­di­cos obre­ros, apo­yó la huel­ga de los apren­di­ces y las lu­chas de los ta­ba­que­ros. Al si­guien­te año fun­dó el pri­mer gru­po mar­xis­ta or­ga­ni­za­do en nues­tro país, el Club de Pro­pa­gan­da So­cia­lis­ta de la is­la de Cu­ba, y en 1905 pu­bli­có el fo­lle­to Ver­da­des So­cia­lis­tas, la ex­po­si­ción más com­ple­ta del so­cia­lis­mo es­cri­ta has­ta en­ton­ces en es­ta tie­rra.

Du­ran­te ese tiem­po no so­lo reali­zó la­bo­res de di­vul­ga­ción y teó­ri­cas, sino que se vin­cu­ló ade­más a los mo­vi­mien­tos huel­guís­ti­cos en di­ver­sas localidades de la na­ción. Co­mo bien se ha afir­ma­do, pa­ra mu­chos sin­di­ca­tos y pu­bli­ca­cio­nes obre­ras fue un con­se­je­ro lú­ci­do y mo­des­to, de re­co­no­ci­do pres­ti­gio in­te­lec­tual.

“No hay pa­ra el obre­ro modo de sal­var­se ais­la­da­men­te; no me­jo­ra­rá su con­di­ción, sino cuan­do mejore la de to­dos; no se eman­ci­pa­rá, sino cuan­do se eman­ci­pen to­dos”, sub­ra­yó, de ahí su in­te­rés por do­tar­lo de una or­ga­ni­za­ción que en­ca­mi­na­ra sus lu­chas ha­cia ese fin.

Ba­jo su in­fluen­cia se ra­di­ca­li­zó el Par­ti­do Obre­ro crea­do por un gru­po de tra­ba­ja­do­res y cuan­do es­te se fun­dió con el Club pa­ra for­mar el Par­ti­do Obre­ro So­cia­lis­ta, Ba­li­ño in­te­gró su di­rec­ción. Años más tar­de de­jó sus fi­las una vez que la or­ga­ni­za­ción se ma­ni­fes­tó con­tra­ria al ac­ce­so de los tra­ba­ja­do­res na­ti­vos al em­pleo.

Fue miem­bro de la Agru­pa­ción So­cia­lis­ta de La Ha­ba­na, cu­ya pre­si­den­cia lle­gó a ocu­par y co­mo par­te de ella in­te­gró el Co­mi­té Pro Ru­sia en so­li­da­ri­dad con la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre.

Co­mo di­rec­tor de la re­vis­ta Es­par­ta­co, cu­yo pro­pó­si­to era di­fun­dir las ideas del so­cia­lis­mo, for­mó par­te del gru­po de pres­ti­gio­sos re­vo­lu­cio­na­rios que fun­da­ron el 18 de mar­zo de 1923 la pri­me­ra or­ga­ni­za­ción del país ba­sa­da en los prin­ci­pios le­ni­nis­tas, la Agru­pa­ción Co­mu­nis­ta de La Ha­ba­na, la cual pre­pa­ró las con­di­cio­nes pa­ra la ce­le­bra­ción de un con­gre­so, don­de se cons­ti­tu­yó en agos­to de 1925, el pri­mer Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Cu­ba, del cual re­sul­tó elec­to miem­bro de su Co­mi­té Cen­tral.

Un año an­tes ha­bía crea­do y di­ri­gi­do el pri­mer pe­rió­di­co mar­xis­ta-le­ni­nis­ta cu­bano, Lucha de Cla­ses, con­ver­ti­do en ór­gano del Par­ti­do. Fue igual­men­te fun­da­dor de la Li­ga An­tim­pe­ria­lis­ta.

En me­dio de la bru­tal re­pre­sión que la dic­ta­du­ra ma­cha­dis­ta desató con­tra los di­ri­gen­tes obre­ros y co­mu­nis­tas, Ba­li­ño, muy en­fer­mo, fa­lle­ció el 18 de ju­nio de 1926, a los 78 años, 60 de los cua­les ha­bía de­di­ca­do a la lucha re­vo­lu­cio­na­ria.

En la re­se­ña pu­bli­ca­da so­bre su de­ce­so en el Me­mo­ran­dum Ti­po­grá­fi­co, se de­cía que po­co an­tes de mo­rir dic­ta­ba a uno de sus hi­jos pa­ra que la pu­bli­ca­ra, la tra­duc­ción de un fo­lle­to es­cri­to en in­glés so­bre los asun­tos de Ru­sia.

El Bo­le­tín del Ci­ga­rre­ro en el que es­cri­bió asi­dua­men­te, le de­di­có una sen­ti­da no­ta ne­cro­ló­gi­ca ba­jo el tí­tu­lo de La caí­da del ro­ble, don­de se se­ña­la­ba: “Aque­lla tum­ba mo­des­ta, sen­ci­lla, co­mo el mo­ra­dor de ella, será nues­tra mez­qui­ta pro­le­ta­ria, y si al­gu­na vez la de­bi­li­dad nos ha­ce re­tro­ce­der, re­cor­de­mos a Car­los Ba­li­ño, re­cor­de­mos sus 60 años de ser­vi­cios, la­bor que aho­ra pue­de aqui­la­tar­se en todo su va­lor”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.